El 20% de los jóvenes de América Latina y el Caribe ni estudian ni trabajan

Salón de Las Américas de la OEA.
Salón de Las Américas de la OEA.
Un informe de la OIT también indica que los jóvenes más pobres vienen de familias limitadas y muchas veces se ven obligados a tomar decisiones sin mayor información u orientación.
El 20% de los jóvenes de América Latina y el Caribe ni estudian ni trabajan

Tercer modelo dominicano del Sistema Interamericano III MODISI.- Es para mi un honor participar en la ceremonia de la inauguración del Tercer Modelo Dominicano del Sistema Interamericano, MODOSI 2013, y compartir esta ocasión con tantos jóvenes interesados en los temas mas importantes que afectan nuestro Hemisferio.

Estoy convencido que estas simulaciones son una excelente oportunidad para la capacitación y la práctica de habilidades de liderazgo, comunicación y negociación, que estoy seguro serán muy útiles para toda la vida.

Este modelo les dará el espacio para debatir y negociar políticas sobre temas reales, y de gran importancia para nuestra región, tales como: la generación de mayor ingreso y empleo decente; los elementos para combatir el abuso de las drogas; y, la protección y promoción del derecho a la libertad de expresión.

Hoy día quisiera compartir con ustedes algunos datos que les ayudarán a comprender la importancia de incluir a los jóvenes de Latinoamérica y el Caribe en prácticas que les ayuden a desarrollar capacidades y experiencia política en la juventud.

Queridos estudiantes, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) los jóvenes representan dos tercios de la población de América Latina y el Caribe, conformando el grupo de habitantes más numeroso en este Hemisferio.

Por otro lado, un estudio conjunto de la CEPAL y UNICEF indica que 45% de los jóvenes menores de 18 años vive en la pobreza y no tiene acceso a la educación, servicios de salud, seguridad y otros servicios básicos que les permita funcionar como ciudadanos productivos en sus países.

Otro informe de la OIT indica que el 20% de los jóvenes de América Latina y el Caribe ni estudian ni trabajan. Esta realidad conlleva graves consecuencias para su progreso personal, social y económico.

El informe también indica que los jóvenes más pobres vienen de familias limitadas y muchas veces se ven obligados a tomar decisiones sobre sus estudios, trabajo o familias sin mayor información u orientación.

Es claro para mí que esta falta de información impide que nuestros jóvenes logren sus objetivos profesionales de manera exitosa.

Finalmente el último estudio de la OIT, indica que el desempleo juvenil es el doble o en algunos casos el triple al de los adultos en ciertos países.

Para mí, no hay duda, de la estrecha relación que existe entre la pobreza, la falta de oportunidades e información, y su conexión con el crimen y la violencia.

El combate a la pobreza juvenil necesita de acciones coordinadas para prevenir que los jóvenes se pongan en situaciones de riesgo.

Situaciones como las actividades ilegales, consumo de drogas o vínculos con las pandillas.

Por eso, nuestros gobiernos deben asignar prioridad al fortalecimiento de políticas públicas en las áreas de desarrollo, seguridad, educación y capacitación, de manera positivo para nuestros jóvenes.

Tenemos que dedicar más atención al tema de la juventud en riesgo, a la promoción de programas de capacitación y asesoría, y la actividad emprendedora. Creo que necesitamos invertir más en la mujer y en la juventud.

Estos dos grupos son clave si queremos poner fin al ciclo de la pobreza que se traspasa de una generación a otra.

Hay que reconocer que la educación es un agente importante del cambio y un instrumento para la generación del conocimiento.

Debemos de responder a los desafíos educativos y de capacitación.

Así mismo, debemos fortalecer la red educativa interregional para compartir conocimientos, experiencia y capacitación bilingüe. Estas alianzas serán claves para formar nuevos líderes en las Américas.

El otro tema importante, que revisarán durante este Modelo es la promoción y protección de la libertad de expresión, elemento esencial para el funcionamiento de los sistemas democráticos.

Primero, nos garantiza la capacidad de pensar y de expresar nuestra noción del mundo.

Nos ayuda a construir el modelo de vida que deseamos seguir y el tipo de sociedad en la que queremos vivir.

Por eso todo nuestro potencial creativo, en nuestras vidas y sociedades, depende del respeto y promoción de la libertad de expresión ya que nos permite compartir nuestras ideas con los demás.

Segundo, el derecho a la libertad de expresión tiene una relación fundamental con la democracia, porque permite desarrollo de sistemas democráticos, abiertos al dialogo, y a la libre circulación de información, ideas y expresiones de todo tipo.

Este mismo valor se encuentra firmemente expresado en el Artículo 4 de la Carta Democrática Interamericana: la libertad de expresión y la libertad de prensa son “elementos esenciales en el ejercicio de la democracia”; y

Finalmente, la libertad de expresión es la base de otros derechos fundamentales, como la libertad de participación, de religión, de educación, de identidad cultural y de igualdad, entre otros.

En resumen, el respeto y preservación del derecho a la libertad de expresión es una condición necesaria para el funcionamiento de nuestras democracias.

Durante los próximos tres días, ustedes los jóvenes, estarán debatiendo y analizando temas que presentan desafíos y a la vez oportunidades de encontrar soluciones conjuntas.

Son temas que requieren análisis y negociación de posiciones para llegar a consensos a través de un diálogo democrático y civil.

Queremos propuestas y resoluciones desde el punto de vista de la juventud, con una visión original y nueva.

Quisiera agradecer a FUNGLODE, a la Asociación de las Naciones Unidas de la República Dominicana, y a la Global Foundation for Democracy and Development por esta iniciativa en beneficio de la juventud dominicana, y por hacer posible la colaboración de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos en esta actividad.

Les deseo mucho éxito en sus actividades y me dará mucho gusto leer las resoluciones producto de su trabajo en el MODOSI 2013.

El 20% de los jóvenes de América Latina y el Caribe ni estudian ni trabajan
Comentarios