La nueva edición AMÉRICA de MUNDIARIO se rige por un decálogo editorial

Primera página de AMÉRICA el 10 de abril de 2018. / Mundiario
Primera página de AMÉRICA el 10 de abril de 2018. / Mundiario

MUNDIARIO se define, desde su fundación en enero de 2013, como el primer periódico global de análisis y opinión. Cuenta con medio millar de autores en 25 países.

La nueva edición AMÉRICA de MUNDIARIO se rige por un decálogo editorial

Desde esta semana MUNDIARIO publica AMÉRICA, su edición para Estados Unidos y América Latina, que pretende convertirse en "un medio de comunicación de referencia", desde "un posicionamento crítico y analítico". Su coordinadora es Tatiana Ferrín, hispano-venezolana, que tiene 10 años de experiencia en el periodismo en medios digitales. Ha trabajado en diarios de Venezuela y Miami (Florida, EE UU) y ahora coordina AMÉRICA, así como el área de Política de MUNDIARIO. En una entrevista explicó el proyecto AMÉRICA / MUNDIARIO DE MIAMI PARA AMÉRICA LATINA que abandera el periodista José Luis Gómez, fundador de MUNDIARIO

AMÉRICA es, pues, una de las ediciones de MUNDIARIO.COM, que aborda temas tanto de América Latina como de EE UU. Para ambas áreas hemos concebido un Decálogo Editorial propio, complementario del de MUNDIARIO, su cabecera de referencia.

En AMÉRICA partimos de la base de que la democracia en América Latina se sitúa frente a una crisis de representación, delegación y participación. Cada vez son más los ciudadanos que se perciben lejos de sus representantes, cuestión que ha motivado niveles de abstencionismo en los procesos electorales que alcanzan picos elevados, que deviene y genera ciudadanos con escasa formación, o ningún interés en la participación política.  A ello se ha sumado la ausencia de proyectos de carácter programático con los que los partidos políticos sean capaces de generar adhesión en los electores, razón por la cual se vota cada vez más por figuras personalistas y no por las organizaciones partidarias. Estos hechos han reducido los partidos a máquinas electorales que se ponen en marcha únicamente en tiempo de elecciones. Es este contexto el que tiende a favorecer prácticas de carácter populista en la región. Por ello, consideramos que la responsabilidad de los medios de comunicación no debe limitarse a informar, sino también a acompañar el proceso político de los países latinoamericanos, velando por el correcto cumplimiento de los valores democráticos, las normas, y el irrestricto respeto a los derechos humanos en la región.

Por esta razón compartimos con nuestros lectores este Decálogo editorial para América Latina como parte de un ejercicio de transparencia. El mismo respalda una serie de criterios entre los que prima el valor de la democracia y el respaldo al marco general de reglas, procedimientos, participación, delimitaciones y requisitos para consolidarla. MUNDIARIO se define, desde su fundación en enero de 2013, como el primer periódico global de análisis y opinión. Cuenta con medio millar de autores en 25 países.

El Decálogo para América Latina que nos parece razonable incluye los siguientes puntos:

> PARTICIPACIÓN. Fomentar el carácter participativo de la democracia en los distintos países de América Latina, tomando en cuenta los diferentes ámbitos de la actividad pública que contribuyan a la consolidación de los valores democráticos y la libertad de los pueblos.

> MODELO PRODUCTIVO. Estimular un modelo basado en la solidaridad y la cooperación del aparato productivo del Estado, sobre la base de un crecimiento económico y un desarrollo social que estén fundados en la justicia y la equidad, cuyos ideales son comunes y se refuerzan mutuamente.

> MEDIO AMBIENTE. Enfatizar que un entorno natural íntegro es crucial para el desarrollo integral del ser humano, lo que a su vez contribuye a la democracia y la estabilidad política. Además de ello fomentar el respeto y la explotación responsable de los recursos naturales de América Latina de parte de compañías nacionales y/o extranjeras.

> EDUCACIÓN. Garantizar la educación como un medio eficaz para fomentar la conciencia de los ciudadanos con respecto a su país, y de esa manera poder avanzar en el logro de una participación significativa en el proceso de toma de decisiones que tiendan al desarrollo de los recursos humanos para el logro de un sistema democrático sólido.

> SEGURIDAD SOCIAL. Perseverar en el fortalecimiento de un sistema de seguridad social que se mantenga firme en el combate contra la pobreza, especialmente en lo que respecta a la eliminación de la pobreza extrema, ya que su consecución es cardinal para la consolidación de la democracia en la región.

> HOMBRES Y MUJERES. Equiparar social y económicamente a mujeres y hombres, en el marco de un plan contra la violencia sexista.

> ORGANISMOS REGIONALES. Fortalecer la asociación de los distintos países latinoamericanos tanto en materia política como económica, enfatizando los beneficios de la integración efectiva como un bloque común que se desenvuelve en un mundo globalizado.

> INCLUSIÓN. Tolerar la diversidad étnica y cultural de los distintos países de América Latina, reconociendo su situación especial como un subcontinente multilingüe y multicultural.

> CIUDADANÍA. Mejorar la representatividad de los ciudadanos y regular la rendición de cuentas de los diputados, funcionarios y cualquier representante electo ante sus electores.

> CORRUPCIÓN Y LIBERTADES. Luchar contra la corrupción y fiscalizar las cuentas de los partidos políticos y de los grandes contratistas de la Administración. Evitar las desviaciones de poder, respetar la separación de poderes y garantizar la libertad de expresión.

Este decálogo complementa el Decálogo de Principios de Mundiario.com y orienta la línea editorial de MUNDIARIO en España, con independencia del Gobierno. En ningún caso eso supondrá que MUNDIARIO renuncie a publicar opiniones discrepantes con algún punto de su propio decálogo, siempre que sus autores lo hagan mediante críticas razonadas. MUNDIARIO hace público este decálogo por respeto a sus lectores, a quienes se debe en todo momento. @mundiario

La nueva edición AMÉRICA de MUNDIARIO se rige por un decálogo editorial
Comentarios