Boris Johnson: ¿qué pasa si dimite el primer ministro del Reino Unido?

Boris Johnson, primer ministro británico. Mundiario
Boris Johnson, primer ministro británico. / Mundiario

La rebelión interna en el Partido Conservador podría marcar el principio del fin de un debilitado Boris Johnson, que hasta ahora no da señales de estar dispuesto a dimitir.

Boris Johnson: ¿qué pasa si dimite el primer ministro del Reino Unido?

Boris Johnson está en la cuerda floja… otra vez. El primer ministro del Reino Unido salvó por la mínima una moción de censura impulsada en el seno del Partido Conservador a raíz del Partygate hace un mes, pero una nueva crisis en el Gobierno vuelve a poner en jaque al premier británico: la salida simultanea de los ministros de Salud y Economía, dos pesos pesados de su gabinete, por la “falta de competencia y seriedad” en Downing Street.

“La ciudadanía confía con razón en que el Gobierno se conduzca de un modo apropiado, competente y serio”, ha recriminado a Johnson el extitular de Economía, Rishi Sunak, este martes en su carta de renuncia. “El tono que uno marca como líder, y los principios que representa, se refleja en sus colegas, en el partido y, finalmente, en el país”, ha sentenciado, por su parte, Sajid Javid, el antiguo responsable de Sanidad, quien además ha añadido que “tristemente, en las circunstancias actuales, la ciudadanía ha llegado a la conclusión de que el Partido Conservador ya no es competente ni defiende el interés nacional (...) Me entristece decir que la situación no cambiará bajo tu liderazgo, y en conclusión, has perdido mi confianza”.

Escándalo tras escándalo

La caída de Sunak y Javid, dos hombres fuertes dentro del equipo del primer ministro británico, se ha sumado al escándalo por la designación del diputado Chris Pincher, señalado en varias ocasiones de acoso sexual a jóvenes asesores, como número dos del grupo parlamentario.

“No debe haber lugar ni en este Gobierno ni en el partido para depredadores sexuales o personas que abusan de su poder”, ha subrayado Johnson tras disculparse por el nombramiento de Pincher, que presentó su dimisión el lunes en medio de la polémica. Y aunque en un principio Downing Street intentó desvincular al primer ministro del escándalo, el premier finalmente ha tenido que admitir que estaba al tanto de los actos que había cometido Pincher en el pasado, lo que ha colmado la paciencia de los conservadores.  

¿Y ahora qué?

Así, la rebelión interna contra un debilitado Boris Johnson ha dado paso a un escenario incierto en el Reino Unido. De momento, el británico no ha dado señales de estar dispuesto a dimitir, pero los analistas destacan que existen varias posibilidades para forzar su salida.

La primera de estas está condicionada a la renuncia de varios miembros del gabinete, tantos como para presionar –o prácticamente obligar- al primer ministro a renunciar. Sin embargo, este escenario se antoja complicado, ya que de acuerdo con informes de varios medios británicos, varios miembros de alto perfil del gabinete, como la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss; el secretario de Defensa, Ben Wallace y el secretario de Leveling Up, Michael Gove, ya han anunciado que apoyarán a Johnson hasta el final.

Por otro lado, los legisladores más descontentos han iniciado los trámites para intentar modificar la normativa conservadora. ¿El objetivo? Lanzar un nuevo voto de confianza contra el premier británico -algo que no está permitido actualmente porque las reglas establecen que haya 12 meses de inmunidad-, para forzar su salida. Las elecciones en las que se elegirá a los miembros del llamado Comité 1922, responsable de fijar las reglas, están a la vuelta de la esquina, lo que también podría jugar en contra de Johnson.

Si el líder del Partido Conservador finalmente fuera expulsado, la formación se vería obligada a iniciar un proceso para su sustitución. El primer paso es elegir a los candidatos, que deberán ser nominados por otros dos legisladores conservadores. En una siguiente etapa, los conservadores deben votar (cuantas veces sea necesario) hasta que solo queden dos candidatos. Los dos finalistas se someterán a una votación por correo de la membresía más amplia del Partido Conservador. El candidato más votado será nombrado nuevo líder del partido y, de facto, primer ministro del Reino Unido, ya que la formación cuenta con mayoría en la Cámara de los Comunes, por lo que no tendría que convocar elecciones anticipadas.

¿Y cuánto tiempo puede tardar todo esto? Dependerá, básicamente, de cuánto se extiendan las rondas de votaciones para elegir a los dos candidatos finales. A Theresa May le tomó menos de tres semanas convertirse en la líder del partido después de que su predecesor, David Cameron, renunciara en 2016. Y Boris Johnson asumió el cargo dos meses después de que May anunciara su intención de dimitir, después de enfrentarse al exministro de salud, Jeremy Hunt, en una segunda vuelta. @mundiario

Boris Johnson: ¿qué pasa si dimite el primer ministro del Reino Unido?
Comentarios