Biden y Macron acercan posturas tras la crisis de los submarinos: "Debemos mirar hacia el futuro"

Joe Biden, presidente de EE UU y Emmanuel Macron, presidente de Francia.
Joe Biden, presidente de EE UU y Emmanuel Macron, presidente de Francia, en una reunión en la embajada francesa en Roma este 29 de octubre. / Twitter @EmmanuelMacron
Washington reconoce que fue "torpe" al gestionar el pacto Aukus y París muestra su disposición a pasar de página tras la “traición”.
Biden y Macron acercan posturas tras la crisis de los submarinos: "Debemos mirar hacia el futuro"

Bandera blanca. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, han acercado posturas este viernes, en la antesala a la cumbre del G-20, en una reunión que ha marcado el primer encuentro entre las partes desde que estalló el conflicto diplomático por el acuerdo de defensa Aukus.

En su visita a la embajada francesa en Roma este 29 de octubre, el inquilino de la Casa Blanca ha admitido que Washington fue “torpe” al gestionar una nueva alianza militar con Australia, un movimiento que París calificó como una “puñalada por la espalda” y que dio paso a la crisis de los submarinos.

 “Lo que hicimos fue torpe, no se hizo con mucha gracia (…) Tenía la impresión de que Francia había sido informada mucho antes de que el acuerdo (con Australia) no se estaba llevando a cabo", subrayó el demócrata en el encuentro.

En la misma sintonía se ha expresado el mandatario francés, que ha mostrado su disposición a pasar de página tras la “traición” de EE UU: el pacto terminó enterrando un millonario acuerdo firmado en 2016 entre Francia y Australia para la compra de submarinos franceses.Debemos mirar hacia el futuro (…) Lo que realmente importa ahora es lo que haremos juntos en las próximas semanas, en los próximos meses", insistió Macron. “Hemos aclarado lo que teníamos que aclarar”.

Crisis de los submarinos

La crisis diplomática interoceánica motivada por el pacto Aukus estalló en septiembre, apenas vio la luz el acuerdo de defensa cerrado entre Reino Unido, Estados Unidos y Australia para contrarrestar la presencia de China en el mar de China Meridional.

Francia decidió llamar a consultas a sus embajadores en Washington y Canberra (una medida diplomática por la que un país expresa su descontento con otro) tras conocer el pacto alternativo tripartito que, según París, había sido sellado con “doblez, desprecio y mentira”.

El ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, aseguró entonces que la “traición” de Australia y EE UU había destruido el pilar esencial de cualquier relación diplomática o comercial: la confianza. “Esto no se hace entre aliados”, añadió. “Tendrá consecuencias”, remachó.

Y aunque poco después el Palacio del Elíseo anunció el retorno de su representante diplomático a la capital estadounidense, el Gobierno de Emmanuel Macron dejó claro “aún faltaba mucho camino para recobrar la confianza” en Estados Unidos.

"Es una reunión importante porque después del asunto Aukus nos hemos embarcado en un verdadero proyecto conjunto", ha dicho el presidente de Francia este viernes ante la prensa y junto a Joe Biden, que ha reiterado que París es un "socio extremadamente valioso”. "Estados Unidos no tiene un aliado más viejo, más leal, más decente que Francia. Han estado con nosotros desde el principio y siempre estaremos ahí para ellos", añadió en Twitter.

Eso sí, la Casa Blanca ya ha dado a entender que Washington no planea dar marcha atrás en su acuerdo de submarinos con Australia… y tampoco ofrecer a la Administración Macron algún tipo de compensación económica por las pérdidas ocasionadas. @mundiario

  

Biden y Macron acercan posturas tras la crisis de los submarinos: "Debemos mirar hacia el futuro"
Comentarios