Ayuso rompe la unidad del PP en la despedida de Casado al pedir expulsiones en el partido

Isabel Díaz Ayuso.
Isabel Díaz Ayuso.

No ha llegado a citar nombres, pero sus dardos parecían dirigidos contra el aún presidente del PP en modo salida, Pablo Casado, y quien hasta el martes de la semana pasada era el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Ayuso rompe la unidad del PP en la despedida de Casado al pedir expulsiones en el partido

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha aprovechado la reunión de los 400 miembros de la junta del PP para pedir que sean expulsados del partido, con carácter inmediato, aquellas personas que han participado en la “campaña” de fuego amigo que, ha dicho, fue montada contra ella a vueltas con un contrato de su hermano con el gobierno que preside.

Por su parte, otros barones del PP se conjuraron para pedir unidad en torno a Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia, que esperará todavía unos días para anunciar su candidatura a la presidencia del PP en lugar de Pablo Casado.

Díaz Ayuso no ha llegado a citar nombres, pero sus dardos parecían dirigidos contra el aún presidente del PP en modo salida, Pablo Casado, y quien hasta el martes de la semana pasada era el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

“Jamás se benefició a ningún familiar, y menos mío”, dijo Isabel Díaz Ayuso en este discurso:

“Este es el discurso quizás más difícil que voy a pronunciar en toda mi vida, pero creo que este es el lugar y el momento de hacerlo. En primer lugar, quiero preguntarme, creo que debemos hacerlo, cómo hemos llegado a este despropósito. Lamento que estemos en este punto (...) Por eso todo lo que hagamos durante este mes es clave para España y para nosotros. Nada salva a un partido cuando cae en la irrelevancia. El 4 de mayo lo teníamos todo. Una izquierda contra las cuerdas, desacreditada, despojada de los efectos de su propia propaganda. Pero sobre todo, un centroderecha ilusionado, convencido y fuerte. Pero da la sensación de que algunos pensaron más en protegerse por si llegaban momentos como este (...) Lo que estaba pasando en la casa va mucho más allá de lo sucedido conmigo.

Hay muchos afiliados y dirigentes agraviados por todo el país a los que se les ha negado la voz. Si no se dejaran controlar por el mando, se les trataba como intrusos en su propio partido. Ojalá se hubiera investigado con tanto detalle a Pedro Sánchez y otros miembros de la izquierda como a miembros del partido, a la Comunidad o a mi familia (...)

La Comunidad de Madrid, fuertemente castigada durante la primera ola [de la pandemia] mediante la inacción del Gobierno, tuvo que hacer lo imposible para conseguir material con el que proteger a los sanitarios y salvar vidas. No nos gastamos el dinero del contribuyente en prostíbulos o mariscadas. Peleamos los cierres ilegales de Madrid que mostramos al país la clase de gobierno que tenemos.

Mi Consejo de Gobierno jamás hizo otra cosa que actuar con rectitud y gran profesionalidad. Jamás benefició a ningún familiar y menos mío, ni familia, ni amigos. Y no encontraréis un ejemplo que me desmienta, ni en el contrato famoso del que se ha estado hablando en cada redacción, porque había una persona encargada de esta casa para que se supiera, porque fue un contrato ajeno a mí. Y me enteré en Génova de su existencia un año y medio más tarde.

(...) Cuando en Madrid morían 700 personas, nos dejamos literalmente la salud por salvar vidas y eso es algo que han reconocido los ciudadanos en las urnas. Y espero que mi partido también. He vivido durante meses cómo periodista sugerían que desde mi partido se me llamaba corrupta y avisaban ‘verás cuando salga lo de la hermana y su familia’. Por cierto: algo que se sigue haciendo y que quiero denunciar aquí, porque aún se llama la prensa pidiendo que se investigue más y más.

A quién le importa cómo se sienta un chaval de 18 años, mi sobrino que tiene que volver a clase cada o una cuñada y unas niñas, vive en un pequeño pueblo o una madre. ¿Por qué esto es así? Una madre jubilada, viuda, sobre la que se arrojan insidias y a la que también se le ha señalado como una corrupta; o unos primos que por tener un apellido Ayuso están perdiendo clientes o ascensos en su trabajo, o personas que ya no están ni siquiera en el entorno personal, están siendo cuestionadas en sus puestos de trabajo. A todos les han robado el anonimato. Mi familia ha estado dedicada durante largos años a crear puestos de trabajo en el mismo sector. Estoy cansada del trato que se le ha dado de tener que ver con supuestas tramas y corruptelas, pero también estoy cansada de tener que hablar de ello desde que comenzó mi primera legislatura. Mis antiguos socios de gobierno, los demás partidos de la oposición, la prensa, el entorno del Gobierno, no me han podido dar un rato más infame.

Pero es que, además, yo nunca he tenido ninguna vinculación, ni laboral, ni comercial o económicas con absolutamente nadie de mi familia. Y si nos han de juzgar por nuestra labor y se ha de respetar la presunción de inocencia (...) Lo que no sé es cuántas Ritas Barberá quiere dejar este partido más en la cuneta. Y cómo pretende tener el respeto de los ciudadanos cuando no lo tenemos con los nuestros.

Porque es cierto que el daño causado es para todos. La Comunidad de Madrid es clave para el PP nacional y ahora se enfrenta a un desgaste insoportable. Estamos en manos del PSOE, a los tiempos que les convenga, a los que nos quieren destruir. Ahora, la Fiscalía [tendrá el caso] el tiempo que deseen ellos, y quedará en nada. Pero, ¿cuánto tiempo van a tardar en dar carpetazo al caso? Nos enfrentamos a comisiones donde se nos llevará como corruptos. A acoso mediático, a penas de telediario. El resto de la legislatura en Madrid no se va a hablar de otra cosa (...)

Y eso yo me lo esperaba de la izquierda, pero no de mi propio partido, que ha sospechado de mí después de 18 años de entrega en cuerpo y alma. Y esto es muy difícil de asimilar. Y si seguimos aquí muchos, yo la primera, lo hacemos porque lo merecen nuestros votantes, a los que tantas veces hemos sentido su existencia (...) Tuve que hacer de tripas corazón en la Convención de Valencia y el Congreso de Andalucía y en las elecciones de Castilla y León, y en sus elecciones de Castilla-La Mancha; siempre estuve ahí, siempre he estado donde se me ha querido, mientras los mismos decían por lo bajo ‘Le queda poco para caer.

Desde mi casa se ha hecho lo imposible por echarme de la política y es primero lo personal. ¿Cuándo dejaremos de dar triunfos a nuestros adversarios políticos? y ¿en qué punto nos encontramos? Nos encontramos en un momento muy delicado y yo haré todo lo que pueda, como siempre hago desde la retaguardia, que es la Comunidad de Madrid, para recuperar todo lo perdido y ser un ejemplo más para los ciudadanos. Un ejemplo del gobierno que se está perdiendo España hasta que el Partido Popular, hasta que nosotros lleguemos a la Moncloa.

Pero son hechos tan gravísimos que para volver a recuperar la confianza de la opinión pública habrá que investigar y expulsar a sus autores y saber por qué un estúpido anónimo acaba en forma de SMS en los teléfonos de nuestros adversarios políticos, o que el desierto es un alcalde que trabaja donde casualmente se presentó la declaración de aquel empresario de las mascarillas y que ha sido justo desde ahí desde donde puede parecer que esas cifras, los datos o si esto tiene que ver con el nombramiento del Tribunal Constitucional o de Cuentas, como sostienen muchos medios de comunicación.

Y esto no lo sé yo si lo que sé es que esto nunca se había visto en nuestra casa y que nunca se había repetido así contra un gobierno autonómico. Nunca había visto estas prácticas y no creo tampoco en las heridas cerradas en falso. Y por eso lo que sí que pido es que todo el que haya formado parte de esta campaña sea inmediatamente puesto en la calle." @mundiario

Ayuso rompe la unidad del PP en la despedida de Casado al pedir expulsiones en el partido
Comentarios