La ONU lamenta la muerte de un migrante en México y pide una investigación

Caravana de migrantes
Una caravana de migrantes llega la localidad de Matías Romero en Oaxaca, México, el 1 de noviembre de 2018, la mayoría en camino hacia la frontera sur de Estados Unidos. / OIM / Rafael Rodríguez
El colapso migratorio en la frontera entre México y Estados Unidos ha desatado focos de violaciones de derechos humanos por parte de algunos funcionarios contra los migrantes. 
La ONU lamenta la muerte de un migrante en México y pide una investigación

La crisis migratoria en América Latina, así como en el resto del mundo, sigue estando bajo la mira de las Naciones Unidas. Y es que la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos y la Organización Internacional para las Migraciones en México lamentaron la muerte de un migrante por disparos de la Guardia Nacional, que también hirieron a otras personas, en la madrugada del 31 de octubre en el municipio de Pijijiapan, Chiapas.

La situación se torna muy incierta debido a los bajos o nulos niveles de seguridad en el trayecto migratorio de miles de mexicanos y centroamericanos rumbo a Estados Unidos. Es por ello que las agencias de la ONU consideran que es “esencial” que haya “una investigación pronta y efectiva” que “establezca la responsabilidad e impida la impunidad” por estas acciones “reñidas con la ley”.

Según informaciones de prensa, publicadas por el centro de prensa de Naciones Unidas, la Guardia Nacional mexicana informó este lunes de que agentes dispararon contra un vehículo en el que viajaban migrantes, lo que dejó varios heridos y un muerto. Organizaciones de la sociedad civil que acompañan a la caravana migrante que cruza estos días el país, compuesta por unas 5000 personas, aseguraron que el fallecido, un hombre cubano, formaba parte de ese grupo, aunque este punto no ha sido confirmado por las autoridades.

Los derechos humanos de los migrantes

ONU Derechos Humanos y la Organización Internacional para las Migraciones recuerdan que la actuación de la policía debe estar siempre alineada con los “estándares internacionales de absoluta necesidad y precaución/prevención en el uso de la fuerza y armas de fuego”. Este llamado de la ONU es una clara exhortación al respecto de los derechos humanos y las garantías del Estado de derecho en beneficio de los migrantes. 


Quizás también te interesa: 

El ICE en EE UU tiene a más de 16.000 migrantes detenidos sin antecedentes


 

“La Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración deberían implementar acciones inmediatas para prevenir este tipo de hechos, como transparentar los informes de uso de la fuerza y órdenes operativas a los elementos policiales”, dijeron en el comunicado. Este caso, añaden, “reafirma la importancia de garantizar que los derechos humanos se encuentren en el centro de toda gestión gubernamental de la migración” y piden que se garantice a las víctimas y sus familiares “sus derechos a la verdad, justicia, reparación y no repetición”.

Alta demanda migratoria en la frontera

En otro comunicado, la Organización Internacional para las Migraciones considera que "la decisión del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos de poner fin a los Protocolos de Protección de los Migrantes, que obligan a los solicitantes de asilo a permanecer en México, es un paso en la dirección correcta". Sin embargo, la frontera sur de Estados Unidos continúa en una situación de relativo colapso debido a la presencia masiva de migrantes mexicanos, hondureños, salvadoreños, venezolanos y haitianos. 

"La política de los protocolos pone en riesgo a las personas que se encuentran en la frontera y buscan ingresar a los Estados Unidos para solicitar asilo”, dijo Michele Klein Solomon, directora regional de la agencia de la ONU para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe. “La OIM apoya el anuncio del Departamento de Seguridad Nacional  de perseguir el cese definitivo de esa política”, agregó.

Los Protocolos de Protección al Migrante se iniciaron en enero de 2019 bajo la anterior administración estadounidense presidida por Donald Trump y obligaron a más de 70.000 solicitantes de asilo, la mayoría de ellos de origen centroamericano, a permanecer en México hasta que los tribunales de inmigración de Estados Unidos pudieran resolver sus casos. Por lo pronto, esa política no ha sido derogada por el actual presidente, Joe Biden. Los ingresos de migrantes de forma ilegal a través de la frontera mantienen un promedio de 120.000 entradas por mes, según estadísticas del USCIS, el servicio migratorio estadounidense. @mundiario 

La ONU lamenta la muerte de un migrante en México y pide una investigación
Comentarios