México prevé hacerse cargo de los migrantes de Centroamérica a cambio de dinero

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México; y Donald Trump, presidente de EE UU. RR SS.
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México; y Donald Trump, presidente de EE UU. RR SS.

El Gobierno de López Obrador, próximo a asumir el cargo, negocia con EE UU un proyecto donde se comprometen a asimilar a los migrantes a cambio de que el Gobierno estadounidense invierta en el sur del país y aumente las ayudas para los países centroamericanos.

México prevé hacerse cargo de los migrantes de Centroamérica a cambio de dinero

La caravana de migrantes se ha convertido en un problema para EE UU y, quizás, una bendición para México. El Gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador deja saber que es imposible contener a los miles de migrantes que intentan llegar al suelo estadounidense porque eso significaría represión y una muy mala imagen para México. Ante esto, la nueva Administración, que tomará posesión el 1 de diciembre, negocia con EE UU la posibilidad de beneficiarse económicamente a cambio de asumir la carga migratoria. Tantas personas, requieren dinero, por lo tanto, el Gobierno mexicano está intentado conseguir que el Gobierno de Trump se comprometa a invertir en el sur del país y en los países de Centroamérica. La idea podría ser firmada en mayo, para así ver resultados positivos a partir del 2020.

Mientras Trump se muestra cada vez más agresivo contra los migrantes, López Obrador llega como un rostro conciliador proponiendo un cambio de la política migratoria que podría hacer explotar a la Tijuana, ciudad que por ahora alberga a 5.000 migrantes y que pronto podría recibir a unos 9.000 más. Con la patrulla fronteriza mostrando ya los primeros signos de represión, el Gobierno entrante busca sortear el asunto asumiendo en su territorio a los migrantes.

Según las fuentes de Secretaría de Exteriores consultadas por El País, México quiere que EE UU invierta en planes de desarrollo e inversión en el sur del país, una de las zonas más olvidadas. El objetivo es obtener más de 20.000 millones de dólares en el sexenio, en inversión privada. Trump puede que esté pensando seriamente en esta solución por distintas razones. En primer lugar debe lidiar con el hecho de que los demócratas se han hecho con el control de la Cámara baja del Senado, por lo que será muy difícil lograr que se construya su famoso muro; y a la par ha tenido sortear a los jueces que una y otra vez han bloqueado muchas de sus medidas antiinmigrantes.

Otra parte del plan de México, consiste en que EE UU destine más dinero a los países del triángulo norte de Centroamérica. En estos momentos, ya se envían 600 millones de dólares al plan Alianza por la Prosperidad, surgido a raíz de la crisis de los niños migrantes de 2014, pero en la práctica se envían unos 200. Según el nuevo plan, esperan que ahora EE UU destine unos 1.500 millones de dólares. Las negociaciones comenzaron en septiembre y han sido impulsadas por el futuro canciller, Marcelo Ebrard, que espera ver resultados entre diciembre y mayo.

Ahora bien, el Gobierno de López Obrador pretende absorber la carga migratoria por medio de un plan de tres fases. El primero sería en Chiapas, donde pretenden reforestar el sur plantando un millón de hectáreas de árboles frutales que representarían unos 400.000 puestos de trabajo. La segunda fase constaría del tren maya, una polémica vía férrea de 1.500 kilómetros que recorrerá los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Finalmente, el tercer proyecto sería otro tren, el transismico, una línea férrea de que conectaría el Pacífico con el Atlántico.

Aún queda por ver la disposición final del Gobierno de Trump, si acaso el Congreso aprobaría dicha movida, si los migrantes aceptan quedarse en México y trasladarse al sur… muchos factores que se verán a futuro. @mundiario

México prevé hacerse cargo de los migrantes de Centroamérica a cambio de dinero
Comentarios