La popularidad de la Corona británica se tambalea sin Isabel II al mando

Isabel II junto al príncipe Carlos de Gales. RR SS.
Isabel II junto al príncipe Carlos de Gales. / RR SS.
La monarca británica se ha mantenido lejos de los focos a causa de sus problemas de salud que también afectan su movilidad. Muchos se preguntan si Carlos logrará sostener la monarquía.
La popularidad de la Corona británica se tambalea sin Isabel II al mando

Isabel II ha estado por 70 años en el trono inglés de forma constante entregando su vida al servicio público. La monarca de 96 años presenta por primera vez problemas de salud y de movilidad que le impiden mantener su ritmo de vida lo que le ha obligado a mantenerse lejos de los focos y ceder mucho espacio al primero y segundo de la línea de sucesión.

Nos referimos claro al príncipe Carlos de Gales y a su hijo, el príncipe Guillermo de Cambridge. Junto a sus respectivas esposas, Camilla de Cornuelles y Kate Middleton, los herederos de la monarca británica han aumento sus apariciones públicas en lo que va del año asumiendo papeles relevantes entre el público británico.

Pese a las pocas apariciones de la reina en lo que va del año, sigue gozando de una gran aceptación de parte de los británicos. En 2019 la monarquía contaba con una aceptación de hasta el 89%, pero ese porcentaje ha descendido en la actualidad hasta un 60%. En la misma encuesta consultaron si estaban a favor de la abolición de la monarquía y el 27% estuvo de acuerdo.

Un futuro incierto con Carlos

Mucho se ha especulado en torno al príncipe Carlos y su futuro. Debido a su impopularidad obtenida tras su desastroso matrimonio con Diana de Gales y su amorío con su ahora esposa Camilla de Cornualles, se rumoreó por un tiempo que la sucesión se saltaría y sería Guillermo quien tomaría las riendas de la institución tras el fallecimiento de Isabel II.

Esta realidad ha sido negada de forma tajante por la monarca que no solo muestra su apoyo a su hijo mayor, también a su nuera, expresando que era su deseo que Camilla obtuviera el tratamiento de reina consorte una vez su hijo acceda al trono y no el de princesa consorte como se comentó cuando la duquesa y el heredero se casaron.

Pero Carlos no tiene ni de cerca el nivel de popularidad que tiene su madre y tampoco con el que cuentan su hijo y Kate Middleton. Durante años, el heredero al trono ha intentado lavar su imagen aristocrática para mostrarse como un revolucionario en cuando a las causas que apoya como el medio ambiente. Carlos tiene en su contra su tormentoso matrimonio con Diana y el poco cariño que le tienen los británicos pese a que en los últimos tiempos ha empezado a asumir un papel de líder dentro de la monarquía.

No permitió que su hijo Harry continuara gozando de los beneficios de la monarquía cuando decidió ya no ser un miembro en activo y tampoco ha llegado a financiar su nueva vida en EE UU. También ha sido una figura central en las decisiones con respecto al príncipe Andrés y el escándalo de abusos sexuales pese al favoritismo que tiene Isabel II por el duque de York.

Guillermo por su parte ha demostrado estar más que dispuesto a seguir apoyando a su padre mientras se forma como futuro rey. Se ha visto más interesado en asumir su papel como príncipe de Gales y en defender a la familia de las polémicas declaraciones del duque de Sussex. Ha sido especialmente llamativo el alejamiento de los hermanos en los últimos meses a raíz de la salida de Harry del núcleo fuerte de la monarquía.

La popularidad de la monarquía no se ha visto beneficiada por la pandemia que ha ocasionado la reducción de actos se sus miembros, pero sin duda la ausencia de Isabel ha sido un golpe fatal que Carlos o Guillermo a deberán reparar. @mundiario

La popularidad de la Corona británica se tambalea sin Isabel II al mando
Comentarios