La complicada relación de la reina Letizia con Mallorca: unos días más de trabajo

Reina Letizia. / RR SS.
Reina Letizia. / RR SS.
Desde que era princesa de Asturias, doña Letizia no disfruta mucho sus viajes a Marivent, donde ha realizado sutiles cambios derrumbado varias de las tradiciones de la familia real.
La complicada relación de la reina Letizia con Mallorca: unos días más de trabajo

Los Reyes Juan Carlos I y Sofía instalaron una tradición en la Familia real que consistía en veranear en el Palacio de Marivent junto a toda su familia. Así vivimos la adolescencia de las infantas Elena y Cristina, junto al príncipe Felipe. También era un punto de encuentro entre la familia luego de que empezaron a casarse y llegaron los primeros nietos, pero hay alguien que nunca disfrutó de este viaje y esa sería la ahora reina Letizia.

Desde que se convirtió en princesa de Asturias, Letizia estaba obligada a pasar largos veranos con la familia de su esposo en Marivent, no teniendo una buena relación con sus cuñadas y ni con don Juan Carlos. Ahora que es reina, mantiene el viaje, pero para ella es claro que no son vacaciones, sino que es parte de la agenda oficial.

El problema de doña Letizia no es el lugar, en cambio, son las experiencias previas que ha vivido con los Borbones y que en la isla sigue teniendo una alta exposición, por lo que no las considera unas vacaciones lo suficientemente privadas. El contraste con la reina Sofía es especialmente llamativo, pues la emérita disfruta su paso por Marivent cada año, llegando al lugar a finales de julio y extiende su estancia hasta finales de agosto estando acompañada de su hermana, la princesa Irene.

Tras convertirse en reina en 2014, doña Letizia ha estado realizando algunos pequeños cambios que respetan la privacidad que ella exige pero también permite que el Rey Felipe VI y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Y no sorprenden sus decisiones, en Mallorca vivió ese episodio tan reportado por la prensa en 2013 donde supuestamente había un crisis matrimonial debido a que la reina llegó tres días después a la isla y luego se fue tres días antes. También fue el lugar del famoso rifirrafe con doña Sofía cuando dejaba la misa en Palma.

Luego de haber ascendido al trono, los Reyes han mantenido como residencia oficial en Mallorca Son Vent, una de las residencias que contempla Marivent, mientras que en el palacio reside doña Sofía y sus invitados. Con esto se aseguran de mantener toda la privacidad que necesitan. 

Igualmente, los Reyes han dado ejemplo de austeridad y ya no se trasladan con todo el séquito que tienen en La Zarzuela, algo que si hacía el anterior monarca. Ahora, solo el equipo esencial y más cercano, así como su seguridad. Asimismo, las vacaciones se extendían todo un mes y ahora, la familia real pasa apenas una semana en el lugar.

La familia no ha vuelto a reunirse tras los escándalos de la infanta Cristina y de don Juan Carlos, por eso, en Marivent apenas se ha visto la presencia de doña Sofía, quien sigue saliendo a los mercados y se deja ver compartiendo con los locales. Otra cuestión que Letizia no hace y que quizás le genera más críticas, ya que se deja ver como alguien más intocable y mucho menos cercana a la gente. Sin duda han sido varios los cambios, en su momento Leonor y Sofía seguramente instalarán sus propias tradiciones, pero en el caso de Letizia, es llamativo lo poco que disfruta estos viajes veraniegos. @mundiario

 

La complicada relación de la reina Letizia con Mallorca: unos días más de trabajo
Comentarios