Las pequeñas empresas de EE UU se mantienen pesimistas sobre la economía

Un restaurante al aire libre en Miami, Florida (EE UU), cerrado por la crisis económica derivada de la pandemia. / USA Today
Un restaurante al aire libre en Miami, Florida (EE UU), cerrado por la crisis económica derivada de la pandemia. / USA Today
“La baja de expectativas de enero llegó después de que el gasto de los consumidores disminuyera drásticamente a finales del 2020”, señaló el informe. Sin ventas, no hay ingresos.
Las pequeñas empresas de EE UU se mantienen pesimistas sobre la economía

La actual crisis económica mundial tiene uno de sus puntos de mayor impacto impacto, precisamente, en la primera economía del planeta; Estados Unidos. Ya no hay límite ni techo para medir la magnitud de una recesión que ha ahogado a las empresas y esos pequeños proyectos de emprendimiento que habrían generado miles de empleos de no ser por el shock de la pandemia de coronavirus. 

Y es que “las pequeñas empresas en Estados Unidos no ven luz al final del túnel de la recesión causada por la pandemia de COVID-19”, según una encuesta de la industria publicada el martes. Esto implica que existe un clima de extrema presión económica sobre los pequeños inversores ante la falta de crédito por las demoras políticas del paquete de estímulo económico, ya aprobado este martes por el Congreso, y la caída de la rentabilidad por las pocas ventas a causa del desempleo, la caída del consumo y la orientación de los ingresos solo a los bienes esenciales durante las primeras fases críticas de la pandemia durante el período de confinamiento global vivido en 2020.

“Pese a que las contrataciones aumentaron, los propietarios que esperaban mejores condiciones comerciales durante los próximos seis meses disminuyeron siete puntos al nivel más bajo desde noviembre del 2013”, dijo la firma de análisis NFIB. El nivel de recesión en EE UU alcanzó el -35% del producto interno bruto (PIB), lo que equivale a más de 7 billones del total de 20 billones de dólares que promedia el valor neto de la economía estadounidense.

“La baja de expectativas de enero llegó después de que el gasto de los consumidores disminuyera drásticamente a finales del 2020”, señaló el informe. El consumo interno cayó en un 40%, lo cual generó una auge de la demanda de subsidios federales, no solo para ayudas sociales-familiares, sino también para la obtención de créditos y microcréditos a los pequeños negocios que no pueden sostenerse sin ayuda del Gobierno, pues tienen compromisos financieros de mucha carga como impuestos, alquiler, pagos a proveedores y pagos de salarios a empleados. 


Quizás también te interesa:

Disney opta por vender el estudio de animación Blue Sky Studios


Las pequeñas empresas se han beneficiado de varias rondas de préstamos del Gobierno estadounidense y el paquete de rescate de 1,9 billones de dólares propuesto por el presidente Joe Biden ampliaría la ayuda adicional. De hecho, ya ha sido aprobado y podría desplegar esos fondos con rapidez a través del mecanismo que disponga la Administración Biden. El problema estructural es que esta medida incrementa la excesiva deuda pública de EE UU, que ya asciende a 27,6 billones de dólares y que pone en riesgo la confianza de inversionistas, pues si esa liquidez no es retornada a los acreedores con los intereses acumulados, el mercado interno podría contraerse rápidamente ante la falta de retornos de inversión con fondos federales. @mundiario

Las pequeñas empresas de EE UU se mantienen pesimistas sobre la economía
Comentarios