Sin industrias de cierto tamaño y competitivas no habrá una FP dual a gran escala

Formación profesional. / Geralt en Pixabay
Formación profesional. / Geralt en Pixabay
La formación profesional diseñada por el Consejo de Ministros tendrá toda carácter dual, con periodos de formación en las empresas del 25% al 35% en la modalidad general y un mínimo del 35% en la intensiva.
Sin industrias de cierto tamaño y competitivas no habrá una FP dual a gran escala

La formación profesional dual, la que combina la formación en los centros educativos y en una serie de empresas adheridas a sus programas, llega tarde pero al fin se abre paso en España.

El tejido empresarial español, a pesar de estar conformado mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas, está llamado a apreciar las oportunidades de la FP dual, del mismo modo que la propia sociedad. Alemania es la referencia. Su modelo, paradigmático, lleva consigo que las empresas costean parte de la formación profesional de sus jóvenes.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, apuesta por potenciar la incorporación de las empresas de cada sector, incluidas pymes y micropymes, al ecosistema de formación profesional dual o a la ampliación de la duración del módulo de formación en centros de trabajo.

La formación profesional diseñada en un proyecto de ley, ya aprobado por el Consejo de Ministros, tendrá toda carácter dual, con periodos de formación en las empresas del 25% al 35% en la modalidad general y un mínimo del 35% en la intensiva, según Pilar Alegría, ministra de Educación.

Hay iniciativas en toda España. La Xunta de Galicia ha anunciado, por ejemplo, la apertura este año, en Ourense, del Centro Gallego de Innovación de FP, al tiempo que daba a conocer una nueva estrategia que comprende el impulso de la FP dual.

A pesar de los avances, la FP dual es el gran reto de la formación profesional, lo que exige estrategia, pero también recursos y acuerdos con las empresas.

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha apelado a tres claves: el compromiso de los docentes, el esfuerzo de los alumnos y la implicación de las empresas. Los dos primeros son mejorables, como todo, pero el tercero no solo es mejorable, sino que exige una reorientación de las empresas y del propio modelo productivo.

Feijóo pone en valor la “revolución silenciosa” de la formación profesional en Galicia, que en el año 2021 hizo posible que cuatro de cada cinco titulados encontrasen trabajo y que la empleabilidad en la modalidad de FP dual fuese casi plena.

Los alemanes, que orientaron la salida de la crisis de 2008 –también en España–, ya abanderaron en su momento la implantación de la FP dual

Sin industrias de cierto tamaño y competitivas no habrá una formación profesional dual a gran escala. Hay un país de referencia en esta materia, Alemania, que así lo demuestra, como explica el libro Cómo salir de esta (II), de Mundiediciones.

Los alemanes, que orientaron la salida de la crisis de 2008 –también en España–, ya abanderaron en su momento la implantación de la FP dual, pero en las conversaciones con el Gobierno y con la patronal tropezaron con que los empresarios se declararon encantados con la idea de la FP dual, pero al final preguntaron quién iba a pagarla. Al explicarle los alemanes que tendría que haber un copago, la CEOE se mostró reticente.

Alemania inspiró entonces la implantación de la FP dual en la Seat –empresa de capital alemán–, en buena medida para predicar con el ejemplo. Pero diez años después, España sigue rezagada en materia de FP dual.

La iniciativa del conselleiro gallego de Educación de Galicia, Román Rodríguez, encaja, por tanto, con las buenas prácticas que ya se observan en la Europa más industrializada y desarrollada. Pero si el modelo se sustenta tan solo en el esfuerzo del sector público no funcionará. Podría repetirse aquí algo que ya sucede con algunas carreras universitarias: Galicia prepara jóvenes con altas capacidades y después se van a otros países o, en el mejor de los casos, a Madrid o Barcelona. La nueva estrategia gallega de FP para afrontar los retos pendientes potenciará la red de centros de referencia, la adaptación de la oferta a la realidad laboral, la colaboración con el tejido empresarial, la innovación y la digitalización y la FP dual.

Sin una industria potente no hay ninguna economía desarrollada que haya llegado muy lejos

Sin industria no hay ninguna economía desarrollada que haya llegado muy lejos, salvo en países muy pequeños capaces de vivir del turismo o de las finanzas ligadas a una fiscalidad baja. Pero la dimensión de España requiere algo más.

La normativa española de FP dual no obliga a remunerar al alumno-aprendiz por el tiempo que pasa en la empresa formándose, si bien hay algunas comunidades autónomas que establecen la obligatoriedad de hacerlo, del mismo modo que son éstas las que regulan el porcentaje mínimo de horas del currículum que debe impartirse en el centro de trabajo, a partir del mínimo del 33%. Este es uno de los principales obstáculos con los que se ha topado su implementación, junto con la composición empresarial de pequeñas empresas, que no aprecian las oportunidades que este modelo les puede aportar.

La Guía Metodológica de Buenas Prácticas que ha elaborado la Fundación Bertelsmann con la CEOE indica que el Gobierno es una pieza clave para la implementación de este modelo, pero no se podrá avanzar sin el compromiso real de la patronal. Con una tasa de inserción cercana al 70% en España, este modelo se presenta como un revulsivo para cambiar las cifras de paro juvenil, más aún después de la pandemia. @J_L_Gomez

 

 


Alberto Núñez Feijóo. / Mundiario
Alberto Núñez Feijóo. / Mundiario

AL ALZA

Ourense

La apertura este año del Centro Gallego de Innovación de la FP, en Ourense, le permitirá contar con un espacio llamado a ser “una referencia en el norte de España”, según el Gobierno de Galicia. El centro incorporará la enseñanza en realidad virtual, la impresión 3D y la industria 4.0. “Estamos hablando de un valor seguro para sumar formación, de una enseñanza cada vez más valorada y demandada y de una puerta abierta a la consecución de un empleo”, sostiene el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

A LA BAJA

El paro

La tasa de paro de los jóvenes españoles con una titulación de FP es inferior a la media. Sin embargo, España presenta una baja proporción de matriculados en programas de formación profesional en comparación con otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En Galicia, por ejemplo, la FP dual consigue una inserción laboral del 97%, una clara señal de sus bondades. Además, la FP no entiende de edades, ya que en todos los tramos la inserción supera el 83%. @mundiario

 

Sin industrias de cierto tamaño y competitivas no habrá una FP dual a gran escala
Comentarios