Buscar

MUNDIARIO

El Real Madrid se pasea en casa del Alavés sin Zidane en el banquillo

La escuadra merengue le amargó la celebración del centenario al Glorioso y descargó toda la frustración de las derrotas previas en Mendizorroza. Zizou estuvo ausente por coronavirus.
El Real Madrid se pasea en casa del Alavés sin Zidane en el banquillo
Modric, Benzema y Casemiro celebran tras la victoria ante el Alavés. / RealMadrid.com
Modric, Benzema y Casemiro celebran tras la victoria ante el Alavés. / RealMadrid.com

El Real Madrid resucitó en Mendizorroza.  El equipo merengue jugó con intensidad, garra y el dominio que ha caracterizado el cuadro de Zinedine Zidane, quien no estuvo presente tras resultar positivo por coronavirus este viernes. Sin duda el triunfo de sus dirigidos sirvió para aliviar su salud. 

El Glorioso saltó al césped con la intensión de celebrar su centenario en casa, pero el Real Madrid llegó como el villano de la historia para acabar con la fiesta. Con un resultado de 1-4 los blancos sellaron una victoria, que también sirvió para calmar los ánimos en el entorno madridista, tras haber quedado fuera de la Copa del Rey, más la caída en la Supercopa. 

Los blancos necesitaron 15 minutos para abrir el marcador en casa del Alavés, el equipo local arrancó con emoción y ganas por su día festivo, pero se llevaron un golpe de realidad, Toni Kroos ejecutó un tiro de esquina de esos que solo él sabe disparar, Casemiró recibió el esférico y la mandó a guardar con la cabeza y Pacheco no pudo detener el disparo. 

Modric, Asensio, Mendy y hasta Benzema, jugaron como nunca, participativos y atentos a cualquier situación que los adelantar aun más en el marcador, el gato falló un mano a mano con Pacheco, aunque mérito para el guardameta, mientras el lateral izquierdo de los blancos, también erró un disparo que intentó buscar el 9 de los madridistas.


Quizás te pueda interesar:

Zidane da positivo por coronavirus

Se abrió el casting para el banquillo merengue


Pero la fortuna le sonrió a Karin Benzema a los 41 minutos del partido, cuando controló de manera formidable el balón y disparó con precisión por toda la escuadra y el balón batió a Pacheo por encima, llegó así el 2-0 y la felicidad rondaba por el banquillo merengue. 

Fue un golpe anímico para el Alavés el segundo tanto, que lejos de ayudarlos a reaccionar el equipo se descuidó más en defensa y Battaglia perdió un balón de forma imperdonable frente a Kroos, el alemán asistió perfectamente a Eden Hazard quien acertó con eficacia para el 3-0 sobre el final de la primera parte. 

Tras el descanso y con los tres cambios que ejecutó Abelardo, el Alavés trató de reaccionar y Joselu consiguió descontar en el marcador tras un cabezazo que batió a Coutois quien estuvo poco exigido en el primer tiempo, pero no pudo evitar el gol del conjunto local. 

Pero tras el gol si bien el Alavés estuvo a punto de marcar el segundo tanto y el Madrid se vía ya pidiendo la hora, llegó el eterno, Luka Modric que consiguió bien ubicado a Benzema y el gato midió bien a los defensores del Glorioso y disparó la diagonal que entró en la meta defendida por Pacheco, que no pudo evitar el 4-1.

Resurrección del Real Madrid, que contó con David Bettoni en el banquillo, tras la baja de Zidane, el segundo entrenador blanco, supo encaminar una victoria para un equipo en crisis y que sin duda necesitaba de un resultado contundente como el de este sábado. @mundiario