¿Mourinho es verdaderamente una opción para dirigir a Mbappé y a Messi?

José Mourinho, entrenador de fútbol. / RR SS
José Mourinho, entrenador de fútbol. / RR SS
Si algo ha caracterizado al técnico portugués, es que no le tiembla el pulso para imponerse sobre las estrellas de los clubes en donde ha estado. Iker Casillas lo vivió cuando ambos coincidieron en el Real Madrid.
¿Mourinho es verdaderamente una opción para dirigir a Mbappé y a Messi?

José Mourinho es uno de los técnicos más importantes de los últimos veinte años. Le puede gustar más o menos a los futboleros, al igual que Pep Guardiola, pero su trayectoria y palmares hacen de él un personaje único en el panorama. 

Gracias a esa imagen especial es que ha logrado títulos en todas partes en donde ha estado. Portugal, Inglaterra, Italia y España saben cómo se las gasta el lusitano y por eso, el PSG piensa en él como reemplazo de Mauricio Pochettino.

¿Se imaginan a Mou sentado en el banquillo del Parque de los Príncipes dándole órdenes a Kylian Mbappé, Lionel Messi y compañía? Eso podría ocurrir dentro de poco, pero parece que el jeque y sus asistentes no toman en cuenta una series de detalles. Si algo ha caracterizado la carrera de Mourinho, es que no necesariamente gana títulos por el apoyo de individualidades.

Uno de los mejores ejemplos de esta afirmación fue lo que vivió tanto en el Porto como en el Inter de Milán. Con ambos clubes no solo dominó en sus respectivos campeonatos locales con mano de hierro, su éxito trascendió al plano continental y ganó sendas Champions League con plantillas sin cracks mayúsculos pero con jugadores que hicieron bloques fuertes y solidarios.

Casillas y Pogba: relaciones que terminaron mal

La experiencias previas le han enseñado al portugués que por encima de todo está el equipo, por eso apartó a Iker Casillas cuando vio que el capitán madridista no estaba en su mejor momento. No fue una decisión personal como muchos piensan, se trataba de un ejercicio de responsabilidad, porque el legendario portero estaba muy lejos de aquel santo que maravillaba al mundo con sus reflejos felinos.

Parece que nadie le ha dicho a Nasser Al-Khelaïfi, que traerse a un hombre que es capaz de tomar medidas impopulares, con tal de que el equipo rinda al máximo no es lo mejor para sus intereses, especialmente si se tiene en cuenta que renovó a Mbappé prácticamente dándole una montaña de millones de euros para que se quede, y de paso ofreciéndole tener la última palabra para confeccionar la plantilla. 

Mourinho no se casa con nadie. Se lo pueden preguntar a Casillas y también a Paul Pogba, que terminó harto de que su técnico le reprochara su falta de actitud y profesionalismo cuando coincidieron en el Manchester United, un club que no vio compensado por ninguna parte la inmensa inversión que hicieron para llevar al internacional francés de Turín a Old Trafford. 

Todos los que quieren ver muy lejos de la Champions League y de la élite en general al PSG, podrían estar felices en caso que José Mouriho sea finalmente el entrenador del actual campeón de la Ligue 1, porque hay muchas posibilidades de que salten por los aires en las primeras de cambio, todos los planes y las esperanzas de que reviva sus viejas hazañas en territorio francés, cuando Mbappé, Messi, Neymar y Donnaruma  se atrevan a poner en duda su liderazgo y ascendencia sobre ellos. @mundiario

¿Mourinho es verdaderamente una opción para dirigir a Mbappé y a Messi?
Comentarios