Nuevo estudio de la UCR revela que las mujeres consumen la mayor cantidad de psicotrópicos

Psicotrópicos en mujeres./ RR SS
Psicotrópicos en mujeres./ RR SS

Hay que considerar el impacto de los estereotipos sociales y la presión que las mujeres enfrentan para cumplir con múltiples roles en una sociedad patriarcal.

Nuevo estudio de la UCR revela que las mujeres consumen la mayor cantidad de psicotrópicos

El estudio recientemente publicado por el Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad de Costa Rica (UCR) revela que las mujeres consumen la mayor cantidad de psicotrópicos. Este es un hallazgo preocupante que merece una reflexión y un análisis cuidadoso de las posibles razones detrás de esta tendencia.

En primer lugar, es importante señalar que el consumo de psicotrópicos es un problema de salud pública que afecta a todo el mundo, independientemente del género. Los psicotrópicos son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central y pueden tener efectos beneficiosos para el tratamiento de diversas enfermedades mentales, pero también pueden ser adictivos y tener efectos secundarios graves. El abuso de estos medicamentos puede causar graves problemas de salud y aumentar el riesgo de adicción.

Es importante considerar el impacto de los estereotipos sociales y la presión que las mujeres enfrentan para cumplir con múltiples roles en una sociedad patriarcal. A menudo, se espera que las mujeres se encarguen del cuidado de los hijos, de los ancianos y de la casa, lo que puede ser agotador física y emocionalmente. Estos roles de cuido a menudo no son reconocidos o valorados en la misma medida que el trabajo remunerado, lo que puede llevar a las mujeres a sentirse infravaloradas y sobrecargadas. Además, a menudo se espera que las mujeres tengan éxito en el ámbito político, económico y laboral, lo que puede requerir un alto nivel de dedicación y sacrificio.

Todo esto puede contribuir al síndrome del impostor, una sensación de que uno no es lo suficientemente bueno y que eventualmente será descubierto como un fraude. Muchas mujeres han experimentado el síndrome del impostor en diferentes momentos de las carreras y vidas personales, lo que puede llevar a la ansiedad y la depresión. En algunos casos, esto puede conducir al consumo de psicotrópicos para tratar estos síntomas.

Es importante destacar que la presión y los estereotipos de género no son exclusivos de las mujeres. Los hombres también pueden sentirse presionados para cumplir con ciertas expectativas y roles. Sin embargo, los estudios sugieren que las mujeres experimentan estas presiones de manera más intensa y frecuente que los hombres, lo que puede contribuir a las diferencias en el consumo de psicotrópicos entre los géneros.

Por otro lado, es importante entender que los estudios que identifican la prevalencia de consumo de psicotrópicos en diferentes grupos de población deben interpretarse con precaución, ya que pueden estar sesgados por una serie de factores culturales, socioeconómicos y otros factores contextuales. Por ejemplo, el estudio de la UCR encontró que las mujeres consumen más psicotrópicos que los hombres, pero no se exploraron las razones detrás de esta tendencia.

También es posible que las mujeres estén más dispuestas a buscar ayuda para tratar sus problemas de salud mental que los hombres, nuevamente a causa de la sociedad patriarcal en la que vivimos, lo que podría explicar por qué consumen más psicotrópicos. En algunos contextos culturales, se espera que los hombres sean más resistentes y menos propensos a buscar ayuda para problemas emocionales o de salud mental.

En última instancia, es necesario abordar el problema del consumo de psicotrópicos desde una perspectiva holística y multidisciplinaria. Esto significa explorar las razones detrás de la tendencia de las mujeres a consumir más psicotrópicos que los hombres, abordar las barreras que impiden el acceso a la atención de salud mental y promover alternativas más efectivas y menos peligrosas para tratar problemas de salud mental. También es importante educar a la población sobre los riesgos asociados con el uso indebido de psicotrópicos y fomentar un mayor diálogo y comprensión sobre la salud mental en general. @mundiario 

Comentarios