La marcha de Trump no garantiza el entendimiento de EE UU y China

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping. / EP
El expresidente de Estados Unidos Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping. / EP
La afirmación de Biden de que el eje de su política exterior va a ser beneficiar a las clases medias anuncia una política comercial proteccionista. / Análisis de las posiciones de Javier Solana ante el nuevo escenario global.
La marcha de Trump no garantiza el entendimiento de EE UU y China

Javier Solana, en su conferencia-coloquio organizada por la Fundación Alternativas sobre las relaciones entre Estados Unidos, China y la Unión Europea ha dado algunas posibles claves de por dónde pueden ir los encuentros y los problemas en el futuro.

Solana se va encontrando ahora, en la Administración Biden, con viejos conocidos de su época final de Alto Representante de la Unión Europea para las Relaciones Exteriores y los primeros tiempos de la Administración Obama, en 2009. Personas que ahora retornan a puestos clave de la política estadounidense. Y eso le permite aportar algunas claves a tener en cuenta sobre el futuro.

"No confrontación" pero "extrema competencia"

Sobre Estados Unidos, en primer lugar ha alabado la decisión de Biden de anular las órdenes presidenciales de Trump y el retorno a las plataformas internacionales, como la Conferencia de París sobre Cambio Climático y la OMS. Y ha señalado que, en ese sentido, ve posible la confluencia en un esfuerzo común entre China y Estados Unidos, por ejemplo en relación con el Cambio Climático, teniendo en cuenta las declaraciones del presidente chino, Xi Jinping, en Davos sobre su voluntad de que China alcance en 2050 los requerimientos medioambientales de dicha Conferencia.

Ha resaltado algunas expresiones de Biden en su primera rueda de prensa, tanto en temas generales como en su relación con China.

La declaración de Biden de que la directriz de su política exterior va a ser beneficiar a las clases medias la interpreta en la línea de una política comercial proteccionista, que si no continúa las posiciones de Trump, al menos no las hace desaparecer.

También afirmó que la referencia de Biden a convocar una “cumbre de las democracias” (una idea ya lanzada en su día por la secretaria de Estado Madelein Albright) no ayudaría al multilateralismo.

Cree que se va producir una cooperación en lo que tiene que ver con valores mundiales universales, como el cambio climático y la energía, pero subrayó la afirmación de Biden en relación con China que si bien “no quiere enfrentamientos” va a ser una relación de “extrema competencia”.

Respecto a la relación de la Unión Europea con China opina que la Unión Europea hizo bien en firmar con China el Acuerdo sobre Inversiones de finales de 2020, y piensa que la Union Europea puede ser clave para intentar formar un triángulo UE-EEUU-China para abordar los temas fundamentales a nivel mundial.

Piensa que hay que trabajar “con esmero de jardinero” la actuación diplomática, y asumir la realidad de cada uno en su justa medida.

China tiene ocho veces más capacidad intelectual y tecnológica 

Afirma que China tiene una capacidad de formación intelectual y tecnológica que es ocho veces mayor que la del resto del mundo, y que eso hay que tenerlo en cuenta. Pero hablando del tema tecnológico señala un campo de fricción que puede ser muy delicado: por una parte, las empresas norteamericanas que fabrican microchips están en declive de fabricación y tecnológico, mientras las empresas que lideran ese terreno (que influye altamente en la elaboración de múltiples productos tecnológicos) son las de Corea del Norte y Taiwan, mientras China también tiene carencias al respecto. Y llama la atención para que el papel de Taiwan no genere enfrentamientos con China.

Así, pues, parece que la marcha de Trump no despeja por completo el camino de unas relaciones entre Estados Unidos y China todo lo fluidas que el mundo necesita, ya que la competencia comercial va a seguir existiendo. Y ese desencuentro no parece que sea un buen augurio para el mundo. @mundiario

La marcha de Trump no garantiza el entendimiento de EE UU y China
Comentarios