China arrebata a Japón el título de mayor exportador mundial de automóviles

Interior del coche eléctrico chino BYD. /BYD
Interior del coche eléctrico chino BYD. /BYD
El proteccionismo europeo frente a los coches chinos no se corresponde con la apertura china a los coches europeos y terminará perjudicando a Europa.
China arrebata a Japón el título de mayor exportador mundial de automóviles

En el primer semestre de este año, China ha superado a Japón por primera vez al exportar un total de 2,34 millones de vehículos, de acuerdo con la Asociación de la Industria Automotriz de China. Y todos los expertos y publicaciones de la industria valoran que 2023 concluirá fortaleciéndose la posición de liderazgo de China y convirtiéndola en el mayor exportador de automóviles del mundo. La previsión es que las exportaciones de automóviles del país superen los 5 millones en 2023, estableciendo un nuevo hito.

Esta nueva realidad contrasta notablemente con la situación de hace muy pocos años. En 2010, las ventas de vehículos de China en el extranjero apenas alcanzaban a camiones y autobuses de baja tecnología y dirigidas a mercados mucho menos desarrollados.

¿Cómo ha conseguido China este cambio?

Un vistazo a la industria automotriz en China

La industria automotriz en China es hoy una de las más grandes y dinámicas del mundo. China se ha convertido en el mayor mercado automovilístico del mundo tanto en términos de ventas como de producción de vehículos. Aquí hay algunos puntos clave sobre la industria del automóvil en China:

Mercado de consumo: China tiene una creciente clase media y una población de más de 1.400 millones de personas, lo que ha impulsado la demanda de automóviles. El mercado de automóviles nuevos en China es enorme, uno de cada tres coches nuevos que se vendió en todo el mundo en 2022 fue en China. Con 21,7 millones de vehículos vendidos China superó a Estados Unidos (10,7 millones) y Europa (9,2 millones) juntos. Y es el mercado que crece un 7,4 % en 2022 frente a las caídas del 9,2 % de EE.UU. y del 4,6 % de la UE.

Fabricación: China es también el mayor productor de automóviles del mundo. Numerosas empresas automotrices internacionales tienen plantas de fabricación en China para satisfacer la demanda del mercado local. Además, hay muchas marcas de automóviles chinos que están compitiendo tanto en el mercado nacional como en el internacional. De los 85 millones de vehículos fabricados en el mundo en 2022, 27 millones se produjeron en China (31,76 %), frente a los 10 millones de Estados Unidos o los 7,8 millones de Japón.

Vehículos eléctricos: China ha estado promoviendo activamente los vehículos eléctricos (VE) como parte de sus esfuerzos para reducir la contaminación del aire y combatir el cambio climático. El gobierno chino ha establecido estándares y políticas para fomentar la adopción de VE, lo que ha llevado al crecimiento de fabricantes de VE chinos como BYD, NIO y Xpeng, además de atraer inversiones de compañías extranjeras. En 2022 se matricularon en China 5,4 millones de coches eléctricos que, si los comparamos con las ventas totales en el mundo por debajo de los 10 millones, representan el 59 % de las ventas mundiales de coches eléctricos en 2022.

Políticas gubernamentales: El gobierno chino ha implementado políticas y regulaciones que influyen en la industria automotriz. Estas políticas a menudo se centran en la eficiencia energética, la seguridad y la reducción de la contaminación. También se han establecido cuotas de vehículos de energía nueva (NEV, por sus siglas en inglés) para promover los VE.

Empresas extranjeras destacadas: Las principales empresas automotrices extranjeras se encuentran fabricando en China, tales como Volkswagen, Toyota, General Motors, BMW y Tesla. Operan con total apertura y, por ejemplo, el ranking por marcas en las ventas dentro de China está encabezado por dos fabricantes extranjeros: Volkswagen y Toyota. Significativamente, las ventas de Volkswagen en China representan el 50 % de sus ventas totales mundiales.

Principales empresas chinas de automoción: China cuenta con numerosas empresas automotrices nacionales que han crecido y se han convertido en actores importantes en la industria del automóvil:

* SAIC Motor Corporation es una de las mayores empresas automotrices de China.

* BYD Auto es conocida por su enfoque en vehículos eléctricos (VE) y baterías.

* Geely Auto Group: Geely es una de las compañías automotrices privadas más grandes de China. Ha adquirido marcas extranjeras como Volvo y Polestar y produce sus propios vehículos bajo la marca Geely. También es propietaria de la marca de vehículos eléctricos Lynk & Co, que esta ganando cuota en España.

* Great Wall Motors es conocida por su producción de vehículos SUV y camionetas.

* NIO es una empresa de vehículos eléctricos de lujo.

* XPeng Motors ha ganado reconocimiento por sus modelos eléctricos inteligentes y conectados.

* Li Auto se centra en vehículos híbridos.

* WM Motor dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos.

* Changan Automobile es una de las empresas automotrices estatales más grandes de China.

* JAC Motors fabrica automóviles, camionetas, vehículos comerciales y autobuses.

En resumen, la industria del automóvil en China es un mercado enorme y en crecimiento, con un fuerte enfoque en los vehículos eléctricos y una influencia significativa tanto en el mercado nacional como en el internacional. El gobierno chino desempeña un papel importante en la dirección de la industria a través de políticas y regulaciones que promueven la eficiencia y la sostenibilidad en el sector automotriz.

La movilidad eléctrica en la base del liderazgo mundial de China

El liderazgo mundial de China tiene su origen en el desarrollo de la movilidad eléctrica. Y detrás de este avance se encuentra una visión estratégica del gobierno en favor de la descarbonización y una fuerte inversión temprana y muy importante en investigación de tecnología de baterías, extracción y refinación de minerales y amplios avances en la digitalización móvil y el desarrollo de software para vehículos.

Hoy la manufactura China ocupa una posición dominante en la cadena de suministro de vehículos eléctricos, tanto en lo relativo a la extensión de la cadena como a su alto nivel tecnológico. El número de empresas relacionadas con vehículos eléctricos nos da una idea de la magnitud del sector: más de 400.000 empresas repartidas por todo el país.

Junto con el desarrollo propio de la tecnología, China ha construido más de la mitad de la capacidad mundial de procesamiento y refinación de litio, cobalto y grafito, que son los materiales esenciales para fabricar baterías.

Ya hemos indicado que las matriculaciones chinas de 5,4 millones de coches eléctricos en 2022 han representado el 59 % de las matriculaciones mundiales.

Europa pretende implantar medidas proteccionistas disfrazándolas de investigación contra China por subvenciones ilegales al coche eléctrico

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha lanzado una investigación contra China por subvenciones ilegales a los vehículos eléctricos. De acuerdo con las declaraciones oficiales de Bruselas, China estaría distorsionando los mercados mundiales manteniendo los precios de los coches eléctricos artificialmente bajos mediante ayudas públicas.

En realidad, la Unión Europea está disfrazando un posible establecimiento de barreras arancelarias contra la industria china del automóvil de supuesto “comercio justo” cuando en realidad están motivadas por las preocupaciones sobre el impacto de esta industria china en el sector tradicional de automóviles europeos propulsados por combustible. Las empresas europeas han invertido mucho en la tecnología centrada en los motores de combustión interna y se han quedado atrás en la revolución de los vehículos eléctricos. Pero, por otra parte, los coches eléctricos chinos son solo el 8 % del mercado europeo.

Ahondando en la situación, es Europa quien está aplicando subvenciones a los vehículos eléctricos y no China. Citemos, por ejemplo, el "Plan Industrial del Pacto Verde" de la UE que relaja la regulación de los subsidios industriales, y la "Ley de Industria Verde" del gobierno francés con exenciones fiscales a los fabricantes del 20 al 45 por ciento.

Curiosamente, están siendo las empresas automovilísticas europeas las más reacias a las medidas proteccionistas de la Comisión Europea, seguramente por el riesgo de que China pudiese aplicar en su país las mismas decisiones a las propias empresas europeas dada la fuerte presencia que ya hemos visto que tienen en el mercado chino. Queda patente, una vez más, el sesgo político que algunos dirigentes políticos europeos están tratando de imprimir a las relaciones con China, en detrimento de Europa y solo para consumo de su electorado político. Y son las empresas (Mercedes-Benz, Renault o BMW entre otras) las que se oponen a utilizar medios políticos para socavar el sistema centrado en las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El inicio de actuaciones contra China por parte de la UE carece de fundamento y sólo aumentará unilateralmente el riesgo de disputas comerciales, que se contradice con el deseo oficial de la UE de continuar el diálogo con China en los ámbitos económico y comercial. La UE debe darse cuenta de que actuaciones contrarias a las normas de la OMC no solo deteriorarán la actual relación mutuamente beneficiosa existente entre China y la UE, sino que creará costos innecesarios a su propia economía, impedirá el acceso de los consumidores europeos a coches de alta tecnología y precio ajustado y provocará un retroceso general en los objetivos de transformación verde de la sociedad europea.

Mientras, el nuevo hito que la industria china del automóvil está alcanzando este año muestra como el bloqueo económico y el desacoplamiento que está tratando de impulsar Estados Unidos en Occidente no le impiden a China avanzar en el desarrollo tecnológico de su manufactura. @mundiario

Comentarios