Todo lo que pasará tras la muerte de Isabel II: Operaciones London Bridge y Spring Tide

undefined
Imagen de portada de la web de la Casa Real Británica tras el fallecimiento de la Reina Isabel II. / royal.uk

Esos son los nombres en clave de los planes que se llevarán a cabo durante los días y semanas posteriores al fallecimiento de la reina Isabel II. 

Todo lo que pasará tras la muerte de Isabel II: Operaciones London Bridge y Spring Tide

Esta mañana Buckingham Palace emitía este comunicado:

“Following further evaluation this morning, The Queen’s doctors are concerned for Her Majesty’s health and have recommended she remain under medical supervision.

The Queen remains comfortable and at Balmoral.”

Una información breve y escueta para mostrar la preocupación de los médicos por la salud de la Reina Isabel II a quien mantienen bajo supervisión médica.

Aunque en el propio comunicado se afirma que la reina está cómoda y que permanece en Balmoral, a nadie le ha pasado desapercibido que toda la familia real se ha trasladado a Escocia para estar con la Reina, que la BBC ha alterado toda su programación y sus presentadores empiezan a dar las noticias con corbata oscura, además de los mensajes de preocupación de la clase política británica, empezando por la nueva Primera Ministra, Liz Truss. Una señal de que el estado de la reina puede ser grave.

Mientras se estaba escribiendo este artículo se produjo el comunicado del fallecimiento de la monarca:

 

Pero ¿qué sucederá al fallecer Isabel II? Operation London Bridge

En el caso de fallecimiento de la Reina Isabel II se procederá a lo que se conoce como Operación Puente de Londres, el nombre del dispositivo que se pondrá en marcha durante los días y semanas posteriores a la muerte de la reina, así como la Operación Spring Tide con los detalles del proceso de ascensión de Carlos de Inglaterra al trono.

Todo comenzará con el mensaje que el secretario privado de la reina enviará a la nueva primera ministra comunicándole “London Bridge is down” y que activará la operación. Los ministros y el resto de funcionarios serán informados con un escueto mensaje: ““Dear colleagues, It is with sadness that I write to inform you of the death of Her Majesty The Queen.”

A través de la Oficina de Asuntos Exteriores y la Commonwealth se comunicará la noticia a los  15 gobiernos donde la reina es jefe de estado a través de una línea segura. Y también  se trasladará a las otras 36 naciones de la Commonwealth y a los líderes de todo el  mundo. 

Los medios de comunicación serán informados a través de la BBC y la Asociación de la Prensa. Se interrumpirá la programación de la BBC y se emitirá  un informativo especial. Los presentadores vestirán ropa oscura y también se cambiará la “mosca” roja de la BBC por una negra. Y todos los medios de comunicación ya tendrán preparadas piezas específicas sobre la figura y el reinado de Isabel II.

La web de la Casa Real publicará el comunicado del fallecimiento sobre fondo negro y las webs gubernamentales instalarán también un banner negro en señal de luto y cambiarán a negro sus perfiles de redes sociales.

No se publicará ningún comunicado que no sea de carácter urgente y los retuits están prohibidos a no ser que los apruebe la dirección de comunicación del Gobierno.

La primera ministra será la primera persona en hacer declaraciones oficiales y el resto de miembros del gobierno han recibido instrucciones de no hacer comentarios hasta que la Primera ministra lo haya hecho.

El Ministerio de Defensa organizará las salvas de honor en los distintos acuartelamientos militares y se anunciará un minuto de silencio.  

EL PROTOCOLO DE BUCKINGHAM

Al igual que con otros acontecimientos relevantes para la corona, en las puertas del Palacio de Buckingham se colocará un tablón con el comunicado oficial del fallecimiento de la reina y todas las banderas de los edificios oficiales ondearán a media asta.

Al fallecer su madre, el príncipe Carlos de Inglaterra, como hijo mayor de la reina,  se convertirá en rey y se procederá a comunicarlo a todas las instituciones del país

También habrá un servicio religioso en la Catedral de St. Paul a la que asistirá la primera ministra y su gobierno.

A las 10:00 del día siguiente el Accession Council — que incluye a las figuras más representativas del país, se reunirá en el Palacio de St. James para proclamar a Carlos de Inglaterra como nuevo soberano tras su juramento:

I, [nombre del rey] by the Grace of God of the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland and of My other Realms and Territories King, Defender of the Faith, do faithfully promise and swear that I shall inviolably maintain and preserve the Settlement of the true Protestant Religion as established by the Laws made in Scotland in prosecution of the Claim of Right and particularly by an Act intituled “An Act for securing the Protestant Religion and Presbyterian Church Government” and by the Acts passed in the Parliament of both Kingdoms for Union of the two Kingdoms, together with the Government, Worship, Discipline, Rights and Privileges of the Church of Scotland. So help me God.”

La etiqueta de los asistentes será chaqué con corbata oscura o negra sin condecoraciones.

La  proclamación será leída en  St. James y en el  Royal Exchange de la City de Londres en presencia de su Lord Mayor, confirmando así a Carlos como rey al tiempo que se realiza un salva de 41 cañonazos en Hyde Park.

A las tres de la tarde el nuevo rey se reunirá con la primera ministra y su gabinete tras lo que dará su primer discurso a la nación en una retransmisión oficial a las seis de la tarde.

Los restos de la reina serán trasladado a Buckingham Palace. Como el fallecimiento se produce en Escocia, se activará la Operation UNICORN que programa que si es posible se traslade el cuerpo en tren a Londres, y si no, se activaría Operation OVERSTUDY que transportaría el féretro en avión. En ambos casos, la primera ministra y el gabinete recibirán los restos mortales.

A partir del tercer día el Rey Carlos ( si ese es el nombre elegido para reinar) recibirá las condolencias en Westminster Hall y por la tarde inicará un viaje por todo el reino Unido, empezando con una visita al Parlamento de Escocia y un servicio religioso en la Catedral de St. Giles en Edimburgo. Seguirá a Belfast y Cardiff, antes de regresar a Londres. 

El funeral de la reina se celebrará entre 10 y 12 días después de su fallecimiento. Un día en el que se paralizará de nuevo el país, incluida la bolsa. Ese  día a las 11:00 sonarán las campanas del Big Ben, el país guardará un minuto de silencio y el ataúd será llevado a la Abadía de Westminster, que recibirá a 2.000 invitados especiales de todo el mundo.

Después del servicio religioso, el ataúd se trasladará al Castillo de Windsor y finalmente a la Capilla de San Jorge, donde la reina Isabel II descansará junto a su padre, el Rey Jorge VI. A las 12:00 se decretarán dos minutos de silencio en todo el país.

Después de 70 años de reinado de Isabel II el himno nacional volverá a ser “God save the King”

Tal como sucedió con la entronización de Isabel II, un año después del funeral de su padre, la coronación oficial del nuevo rey tendrá lugar otro día festivo un año después del funeral de la reina más longeva de la historia, solo superada por Luis XIV. @mundiario


Fuentes: Político, Royal Family, BBC, The Guardian.

Todo lo que pasará tras la muerte de Isabel II: Operaciones London Bridge y Spring Tide
Comentarios