A Coruña-Ferrol, dos ciudades, un gran puerto

Puerto exterior de A Coruña. / Mundiario
Puerto exterior de A Coruña. / Mundiario
La agrupación de las dos autoridades portuarias conformaría un gran puerto más competitivo en el arco atlántico.
A Coruña-Ferrol, dos ciudades, un gran puerto

Regularmente los distintos informes sobre la estructura de la economía gallega señalan el escaso tamaño de nuestras empresas como uno de sus principales problemas. Según el Instituto Galego de Estatística, sobre el 85% de ellas cuentan con menos de dos trabajadores. Este factor estructural es un lastre para incorporarse al comercio exterior.

Pero al abordar los problemas y retos de nuestra estructura económica, no podemos dejar de lado la estructura de nuestro sector público, especialmente del tejido público de naturaleza empresarial, de producción de bienes y servicios.

Frecuentemente escuchamos hablar y debatir, no demasiado, sobre el sistema aeroportuario de Galicia, la planta local de nuestro país y la necesidad de acometer fusiones municipales (cuestión siempre aplazada frente a las reformas de nuestros socios europeos) o sobre la coordinación y cooperación en nuestro sistema universitario y de investigación, ámbito en el que se han ido dando pasos relevantes e pesar de la escasa financiación. Pero un sector en el que también en algunas ocasiones, aunque escasas, se ha abierto el debate en Galicia es sobre el propio tamaño y por lo tanto sobre la propia competitividad de nuestros cinco puertos de interés general. Es el sector en el que ahora me quiero fijar desde el arco ártabro. Sector portuario que es lógicamente objeto de análisis económicos, académicos, pero cuya dimensión estructural apenas figura en la agenda pública por parte de los responsables políticos, me temo que para no correr riesgos “localistas”.

Si revisamos los datos que publica Puertos del Estado sobre tráfico portuario al cierre del año 2021, ejercicio en el que el sistema portuario español ya se ha situado en datos prepandemia, vemos que del total de las 544,5 millones de toneladas movidas por los puertos de interés general españoles, A Coruña movió 11,7 millones y Ferrol-San Cibrao operó 9,9. Entre las veintiocho autoridades portuarias de interés general, A Coruña ocupa con estas cifras la posición doce y Ferrol la catorce. A Coruña presenta lógicamente una buena posición (9ª) en graneles líquidos, Ferrol en graneles sólidos (5ª), al menos hasta ese año, situándose ambas autoridades portuarias en posiciones rezagadas en movimiento de mercancía general (posiciones 23 y 25 respectivamente). En pesca A Coruña se sitúa en segunda posición, tras Vigo, y en la décimo novena en pasajeros de crucero, sin que en contenedores presente movimientos, mercancía en la que Ferrol sí ha avanzado posiciones hasta sumar 161.000 toneladas. La suma de toneladas totales movidas en 2021 por los puertos de Ferrol-San Cibrao y A Coruña alcanzarían los 21,7 millones, lo que les situaría en la posición octava del ranking estatal.

Durante los años 2009-2010 el entonces Ministerio de Fomento estudiaba fusionar ambos puertos del golfo ártabro como nueva gran plataforma marítima para un mismo hinterland mediante una gestión unificada, complementando radas y especialidades, teniendo incluso en cuenta la presencia del cada vez más estratégico puerto gasero de Mugardos e incluso la actividad pesquera de Sada. Los estudios técnicos que soportaban esta propuesta calculaban que este nuevo puerto unificado se situaría en la posición quinta del arco atlántico. No deberíamos olvidar que la ruta atlántica es una de las tres rutas más importantes del mundo. No deberíamos olvidar tampoco que la conexión del ramal Galicia al corredor Noroeste de mercancías (Red TEN-T impulsada por la Comisión Europea) es una oportunidad ineludible y obligada para la competitividad de nuestros principales puertos, máxime si tanto el de Ferrol como el exterior de A Coruña en Punta Langosteira tienen ya en marcha sus conexiones ferroviarias. La propia Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante de 2011 ofrece el mecanismo de la agrupación de autoridades portuarias en su artículo 24.

En 2015 Portugal fusionó el puerto de Oporto-Leixoes con el de Viana do Castelo y actualmente está realizando destacadas inversiones para continuar aumentando sus capacidades, configurando así una gestión unificada de toda su Región Norte en el frente Atlántico, frente a los cinco puertos gallegos. Si en Galicia queremos ser más competitivos en el trascendental tráfico marítimo, potenciando nuestros puertos como centros logísticos para la captación de mayores tráficos, deberíamos apostar claramente, sin “visiones” de corto plazo, por agrupar las instalaciones portuarias de nuestras regiones urbanas. 

El golfo Ártabro, que conforma una gran rada portuaria (Portus Magnus Artabrorum para los geógrafos grecorromanos), es una región urbana que debe operar de forma complementaria en los diferentes sectores, también en las infraestructuras públicas. No hacerlo nos hará seguir siendo pequeños en  la cadena de suministros. Galicia tiene una posición atlántica estratégica. Seamos emprendedores abordando también reformas estructurales en nuestro sector público. @mundiario

A Coruña-Ferrol, dos ciudades, un gran puerto
Comentarios