La oposición venezolana le sugirió a EE UU aliviar las sanciones contra Maduro

Juan Guaidó y Mike Pompeo. / @jguaido
Juan Guaidó y Mike Pompeo. / @jguaido

Juan Guaidó afirmó en una entrevista que la opción de retirar sanciones contra el régimen “está sobre la mesa”, concretándose antes de retomar el diálogo con el chavismo.

La oposición venezolana le sugirió a EE UU aliviar las sanciones contra Maduro

La oposición venezolana le ha sugerido a EE UU que flexibilice las sanciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro, con la intención de retomar el diálogo entre ambas partes en México, de acuerdo con Juan Guaidó, líder opositor quien se proclamó presidente encargado de Venezuela en 2019 y que, hasta la fecha, EE UU reconoce como legítimo mandatario del país caribeño.

El plan de levantar las sanciones económicas contra el régimen chavista podría aplicarse incluso antes de que se sienten nuevamente en la mesa de diálogo en México, mientras que la oposición aboga por que se perciba una mejora en las condiciones electorales en el país y un cambio en el sistema judicial.

“Está sobre la mesa, destinado al fortalecimiento de la oposición en su rol de interlocutor y la posibilidad de un acuerdo”, dijo. “La dictadura necesita dar una respuesta”, sentenció el mandatario.

“El levantamiento progresivo de sanciones está y sigue sujeto a cumplir los puntos del Acuerdo. Estamos listos para lograrlo”, dijo en su cuenta de Twitter este viernes.

Parón de las conversaciones

EE UU informó a mediados de enero que “la solución a la situación en Venezuela no está en Washington”, y que estarían dispuestos a aliviar las sanciones conforme el chavismo y la oposición se acercaran de nuevo a México, y que se mostraran “evidencias fehacientes” de que existen gestos a la democratización de los espacios en la República.

Guaidó afirma que esta medida podría incentivar a Maduro y su partido a retomar las negociaciones. James Story, embajador de EE UU para Venezuela había dicho a principios del año que su país estaba dispuesto a cumplirla siempre y cuando se perciba que en realidad se está persiguiendo un cambio en Venezuela, pero nunca afirmó que se dieran antes de sentarse en la mesa, sino lo contrario.

Victoria en Barinas

El régimen de Maduro se separó el año pasado de los encuentros que el Reino de Noruega, los Países Bajos y Rusia auspiciaron para resolver la crisis nacional, después de que el archipiélago africano de Cabo Verde aprobara la extradición del empresario colombiano Álex Saab a EE UU, sobre quien pesan fuertes acusaciones de corrupción como ser el testaferro de altos cargos en Venezuela.

Tras sólo dos reuniones, los posibles acuerdos entre el régimen y los grupos mayoritarios de la oposición, conocidos como el G-4, quedaron en nada. El proceso quedó estancado, con el Gobierno concentrado en las elecciones regionales y municipales donde la oposición logró mejorar su presencia en el país incrementando el número de municipios bajo su gestión aún en medio de un control chavista en la mayoría de las Gobernaciones.

Particularmente, la victoria opositora en la Gobernación del estado llanero de Barinas, bastión y cuna de Hugo Chávez, trajo consigo un atisbo de esperanza después de que los venezolanos perdieran la credibilidad del Consejo Nacional Electoral (CNE) (ente comicial oficial), después de varias elecciones acusadas de fraudulentas.


Quizá también te interese:

Cómo la oposición se hizo con la gobernación de Barinas, la cuna de Hugo Chávez en Venezuela


Fracaso del revocatorio

Esta semana se inició la recolección de manifestaciones de voluntades, firmas que serían colectadas en todas las entidades federales del país para activar el referéndum revocatorio de Maduro en el ecuador de su legislatura.

El CNE informó el viernes 21 que aprobó la solicitud de revocatorio de tres organizaciones civiles, y que sería el miércoles 26 cuando los movimientos promotores del plebiscito recogerían las firmas, con apenas cuatro días de preparación para notificar a los ciudadanos, 1.200 mesas repartidas por el país y 12 horas para alcanzar un poco más de 4 millones de rúbricas.

Las condiciones para realizar la recolección generaron controversias en la sociedad. Según el ordenamiento jurídico, las firmas deben recogerse en un lapso no menor de 15 días después de haber aprobado la solicitud del plebiscito.

Antes de que iniciara la semana, el Movimiento Venezolano por el Revocatorio (MOVER), la principal agrupación que solicitó el plebiscito, había condenado el anuncio del CNE como “un aborto al revocatorio”, e instaron a la ciudadanía a no asistir a la recolección de firmas por ser una “misión prácticamente imposible”.

Maduro se perpetúa hasta 2024

La rectora principal del CNE y antigua magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, Tania D’ Amelio, informó que durante la jornada del 26 de enero sólo se lograron recoger 42.421 firmas en todo el país, insuficientes para considerarse el 20 % del padrón electoral de cada región.

También declaró improcedente el mecanismo, imposibilitando así su solicitud hasta la siguiente legislatura, aproximadamente en 2028 si el mandato presidencial sigue siendo de seis años, y si las elecciones presidenciales de 2024 no se adelantan como derivación de un posible acuerdo, como quiere la oposición.

Nicmer Evans, miembro de Mover publicó en su cuenta de Twitter: “el referendo revocatorio sigue siendo procedente porque el acto del 26E y el cronograma es inconstitucional y por tanto inválido. NO FUERON 40 mil firmas, fueron “0” firmas porque fue un acto nulo. Ningún derecho muere por una farsa o show, ninguno”. @mundiario

La oposición venezolana le sugirió a EE UU aliviar las sanciones contra Maduro
Comentarios