El gobernador de Florida declara la guerra a Disney

Disney World Orlando./  iThemePark
Disney World Orlando./ iThemePark

Ron DeSantis disolvió el distrito especial de los parques temáticos después que Disney se opuso a una ley sobre la orientación sexual y la identidad de género.

El gobernador de Florida declara la guerra a Disney

Confieso que soy un fan de Disney. Como residente de la Florida desde hace tres décadas, llevé a mis hijas a temprana edad a conocer al ratón Mickey, a Pluto y a la sirenita Ariel, a recorrer el castillo de la Cenicienta, a navegar con los Piratas del Caribe y a tomarnos fotos con Blancanieves.

Cada año durante la infancia de mis hijas íbamos de vacaciones a Disney World, en la ciudad de Orlando, en el centro de la Florida. Y no una, sino varias veces. Todavía vamos de cuando en cuando. Puedo ser perfectamente un guía de los parques de Disney. Lo repito: soy un fan del Reino Mágico.

Una ley contra Disney

Pero el gobernador de la Florida, el republicano Ron DeSantis, no parece compartir mi entusiasmo. El pasado viernes 22 de abril, DeSantis firmó un proyecto de ley dirigido contra la empresa The Walt Disney Co. El proyecto elimina el distrito especial de Reedy Creek, que le da a Disney el derecho de autogobierno sobre sus propiedades en el estado, y le permite tener sus propios servicios de policía, de emergencias, de electricidad, viales y medioambientales, al margen de la burocracia del estado. También le permite recaudar impuestos y aprobar códigos de construcción.

Disney abrió Walt Disney World en Orlando, el 1 de octubre de 1971, después que el gobierno de la Florida le concedió el distrito especial que DeSantis disolvió el pasado viernes. Fue un acuerdo favorable para la empresa y también para el estado, que se convirtió en un centro turístico mundial gracias a Disney. Otra ventaja del distrito especial para los floridanos es que los que no se benefician de sus servicios no tienen que pagar impuestos para costearlos. Pero el gobernador ha ignorado esos detalles en su batalla contra Disney, a pesar de que los líderes del condado de Orange, donde se encuentran los parques temáticos, afirmaron que la disolución del distrito especial causaría un desastre financiero, perjudicaría los servicios y causaría un aumento de los impuestos locales.

La guerra del gobernador contra Disney tiene su origen en una ley también promulgada recientemente por DeSantis, que prohíbe la enseñanza sobre orientación sexual e identidad de género desde el kindergarten hasta el tercer grado. Los críticos de la ley la llaman “No digas gay”.

No más donaciones a políticos

La empresa Disney no expresó su opinión mientras el proyecto de ley se debatía en la Asamblea del estado, pero poco antes de que DeSantis firmara la ley, el presidente ejecutivo de Disney, Bob Chapek, anunció que la empresa no daría más donaciones a los políticos en la Florida, entre ellos al mismo gobernador, y que se opondría a medidas similares en otros estados.

“El proyecto de ley HB 1557 de Florida, también conocido como el proyecto de ley ‘No digas gay’, nunca debería haberse aprobado y nunca debería haberse convertido en ley”, expresó Chapek.

Los republicanos sostienen que la nueva ley protege los derechos de los padres, mientras los demócratas y otros grupos sostienen que tendrá un efecto nocivo sobre los maestros, los estudiantes y la comunidad LGTBQ. Los demócratas afirman que la ley es una clara represalia de DeSantis contra una empresa que es un importante motor económico del estado.

En un reciente evento en Portland, en el estado de Oregón, el presidente Joe Biden afirmó que la extrema derecha se ha apoderado del Partido Republicano. “Van tras Mickey Mouse –comentó Biden–. ¿Quién lo hubiera pensado?”. @mundiario

Puedes leer mi ensayo Biden y el legado de Trump y mi novela La espada macedonia, publicados por Mundiediciones.

El gobernador de Florida declara la guerra a Disney
Comentarios