¿Cómo reaccionó América Latina ante la invasión rusa a Ucrania?

Banderas de los países latinoamericanos /  Francisco Puñal
Banderas de los países latinoamericanos / Francisco Puñal

Los aliados regulares de Rusia apoyan incondicionalmente a Putin, cuando pocos países condenan el ataque y la mayoría prefiere guardar las distancias pidiendo el cese al fuego.

¿Cómo reaccionó América Latina ante la invasión rusa a Ucrania?

Desde que la crisis generada por la guerra entre Rusia y Ucrania se desatara este jueves, las potencias mundiales han fijado posición frente al conflicto. Mientras que EE UU y la Unión Europea, y países como Canadá o Japón que forman parte de la élite del G7 anuncian paquetes de sanciones “devastadoras” contra Rusia, las regiones en vías de desarrollo como América Latina se ven entre la espada y la pared.

La región ha sido fuertemente influenciada por Rusia y China en los últimos años, frente a la “desatención” que las administraciones más recientes de los Gobiernos estadounidenses. Ambas potencias ubicadas del otro lado del mundo han penetrado en las relaciones internacionales de los países latinoamericanos.

Después de conocerse la invasión ordenada por el presidente ruso Vladimir Putin, los líderes de la región se han visto contrariados. No existe una posición clara en el conflicto, al menos a nivel de Latinoamérica entera como un bloque, pues mientras los tres aliados regulares de Rusia intensifican su respaldo, los usuales socios de EE UU condenan la intervención militar al mismo tiempo que el resto pide, expectante, el cese al fuego desde los organismos internacionales.

Maduro, Ortega y Díaz-Canel apoyan a Putin

Los mandatarios más afines a las ideologías del Kremlin en la región han mostrado su apoyo a Rusia, no sólo a partir del jueves, sino desde antes, cuando las tensiones en Europa estaban en su apogeo. Cuba, desde entonces, se ha mostrado crítico contra las acciones de EE UU alegando que ese país ha amenazado a Rusia por semanas, y asegurando que Washington ha “aplicado sanciones unilaterales e injustas, y amenazado con otras represalias”.

Por su parte, Nicolás Maduro firmó una serie de acuerdos con el viceprimer ministro ruso, Yuri Borisov, quien visitó Venezuela la semana pasada.  “Hemos revisado el mapa de la geopolítica mundial, el estado de la cooperación bilateral Rusia-Venezuela y hemos abordado con detalle cada uno de los aspectos de la cooperación comercial, energética, financiera, en el campo de la salud, cultura, educación, militar”, subrayó Maduro. El líder de la revolución Bolivariana también defendió la invasión rusa a Ucrania, a través de su cuenta en Twitter, donde aludió que “Rusia saldrá victoriosa de esta batalla”, el 23 de febrero, antes de que Putin revelara ante la opinión pública la operación militar.

 

Mientras tanto, este jueves el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, recibió una comitiva de diplomáticos rusos, entre los que destaca el presidente del órgano legislativo de Rusia, Vyacheslav Volodín, donde se reunirán este viernes con el presidente y su esposa, Rosario Murillo, en Managua, la capital de Nicaragua.

Volodín también visitó La Habana, Cuba, un día atrás, desde donde destacó su “sólidas relaciones” con estos tres países.

Piden el cese al fuego

Sin embargo, otros países de la región han sido críticos contra la actuación de Rusia en el conflicto. El presidente colombiano, Iván Duque, rechazó tajantemente “la agresión injustificada y violatoria del derecho internacional”, y anunció que su país asumiría las sanciones “que amerite la situación”.

 

De igual manera se pronunció el recientemente electo presidente de Chile, Gabriel Boric, quien ha dicho “Rusia ha optado la guerra como medio para resolver conflictos” y condenó la violación del territorio ucraniano y el uso de la fuerza para la desmilitarización de las fuerzas ucranianas. En esa misma línea se pronunciaron los Gobiernos de Uruguay, Perú, Ecuador, República Dominicana, Panamá, Paraguay y el presidente saliente de Chile, Sebastián Piñera.

 

En particular, los Gobiernos socialistas de México y Argentina, también lamentaron los hechos, pero se abstuvieron de denunciar a Rusia como responsable del conflicto, limitándose a pedir que se agoten todas las vías diplomáticas para encontrar una pronta solución al conflicto

Bolsonaro desautoriza a su segundo al mando

En cuanto al gigante sudamericano, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, ha desautorizado ante la prensa las declaraciones ofrecidas, a título personal, de su vicepresidente Hamilton Mourão, cuando el exmilitar afirmó que Occidente debería respaldar militarmente a Ucrania en medio del conflicto.

“Si el mundo occidental simplemente deja que caiga por tierra, la próxima será Bulgaria, después los Estados bálticos y así sucesivamente” señaló el general. Pero Bolsonaro, quien tuvo una sorpresiva reunión en Moscú con Putin la semana pasada, desautorizó indirectamente estas declaraciones, alegando que "Brasil no apoya ninguna intervención militar”.

 

“Con todo el respeto a la persona que dijo eso, está hablando algo que no debe, no es de su competencia, es nuestra competencia”, manifestó Bolsonaro, quien es capitán de la reserva del Ejército. @mundiario

¿Cómo reaccionó América Latina ante la invasión rusa a Ucrania?
Comentarios