Chile quiere un cambio, pero no el que presentaba la nueva Constitución

Gabriel Boric, presidente de Chile, durante la votación de la nueva Constitución. / RR SS.
Gabriel Boric, presidente de Chile, durante la votación de la nueva Constitución. / RR SS.
Los chilenos se han pronunciado y el Rechazo gana con el 62% de los votos con más del 88.08% escrutado.
Chile quiere un cambio, pero no el que presentaba la nueva Constitución

Tras las revueltas sociales del 2019, los chilenos solicitaban un cambio y llegaba a través de una Constituyente para reformar la Carta Magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. Las primeras proyecciones tras más del 88.08% de los votos escrutados, según el Servicio Electoral (Servel), los chilenos votan por el Rechazo con un 68% versus al 38% que está a favor del Apruebo.

La apuesta era reñida desde hace semanas. Los chilenos no terminaban de sentirse a gusto con el texto presentado por la Asamblea Constituyente semanas atrás. El texto había sido recibido con cierta incertidumbre debido a que dejaba fuera muchas cuestiones que preocupaban a los chilenos en temas económicos y de los sistemas previsionales de salud.

Unas 13 millones de personas dentro y fuera de chile han votado en el plebiscito, mientras que a la votación habían sido convocados 15,1 millones de chilenos. Apenas cerraban las mesas, el presidente Gabriel Boric -que claramente se posicionaba a favor del Apruebo- llamó a todos los partidos a reunirse el lunes por la tarde para dar “continuidad al proceso constituyente”. El mandatario, el más joven elegido en el país, pide anteponer un diálogo sobre “los desafíos que debemos enfrentar como país para dar continuidad al proceso constituyente”.

Mientras el presidente se prepara para hablar en cadena nacional a todos los chilenos, el partido a favor del apruebo, reconoce la derrota. "Reconocemos este resultado y escuchamos con humildad lo que el pueblo de Chile ha manifestado", informó Vlado Mirosevic, diputado del Partido Liberal.

En este escenario, Boric sale derrotado. Es un nuevo golpe para la izquierda, que si bien ha llegado al poder en años anteriores, hasta ahora no ha conseguido posicionarse ni ganar el impulso suficiente para lograr sus objetivos. Esto puede verse como una victoria para la coalición de centroderecha que gobernó entre 1990 y 2010, esa que ha gobernado en el país desde la caída de la dictadura. 

Un dato a tomar en cuenta, es que en el 2020, con el plebiscito de entrada, el apruebo ganó en todas las regiones. Ahora en 2022, con el de salida, el rechazo ganó en todas las regiones. ¿Qué ha hecho mal la izquierda para no conseguir un cambio de Constitución?

Desde la salida de Sebastián Piñera de la presidencia, se tenían muchas esperanzas guardadas en Gabriel Boric. El nuevo abanderado de la izquierda que traía ideas frescas y prometía imponer las causas sociales a favor de la población más desfavorecida. A la fecha, con casi siete meses en La Moneda, Boric no ha conseguido contentar a las masas, ni él ni sus ministros, que a lo largo de los meses han enfrentado criticas.

En cualquier caso, Boric mantiene su apuesta por pactar con la derecha para poder gobernar en los próximos años. “Puedo garantizar de que nuestra voluntad y nuestra acción, independiente de cual sea el resultado, será convocar a una amplia unidad nacional de todos los sectores, de las organizaciones, de la sociedad civil de los partidos políticos”, afirmó. @mundiario

Chile quiere un cambio, pero no el que presentaba la nueva Constitución
Comentarios