Castillo decreta el estado de emergencia y el toque de queda en Lima

El presidente Pedro Castillo y el ministro de Economía, Pedro Francke. / Presidencia.
El presidente Pedro Castillo y el ministro de Economía, Pedro Francke. / Presidencia.

El presidente peruano ha suspendido los derechos de movilidad para frenar las protestas por el encarecimiento de los combustibles.

Castillo decreta el estado de emergencia y el toque de queda en Lima

A sus escasos ocho meses en el poder, el presidente peruano Pedro Castillo ha decretado su primer estado de emergencia, en la provincia de Lima y su vecina Callao, que impide que los ciudadanos salgan de sus domicilios a trabajar a excepción de que sean empleados esenciales, en un intento por frenar el paro de los transportistas que protestan por el encarecimiento de los combustibles.

“En aras de restablecer la paz y el orden interno, el Consejo de Ministros decretó el Estado de Emergencia suspendiendo los derechos constitucionales relativos a la libertad y a las seguridades personales, la inviolabilidad de domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en las provincias de Lima y Callao”, dijo Castillo en un mensaje televisado a poco antes de la medianoche en un día laboral.

En este sentido, Castillo ha suspendido las garantías y ha decretado un toque de queda en el área metropolitana de la capital, que entró en vigor a partir de las 2:00 a.m. de este martes hasta las 11:59 p.m. del mismo día. El anuncio tomó por sorpresa a los casi 10 millones de ciudadanos limeños que se enteraron apenas hoy en la mañana, y tuvieron que regresar a sus viviendas o seguir sus rutas a sus trabajos.

El Gobierno ha exceptuado de la prohibición de tránsito al personal de los servicios de salud, agua, saneamiento, energía eléctrica, gas, combustibles, telecomunicaciones, limpieza, funerarias y transporte de carga y mercancías, de igual manera, el transporte público no opera con excepción del metro de Lima, y el aeropuerto de la capital funciona con total normalidad, según reportes de medios locales.

El Gobierno toma medidas contra el alza de los precios

El Ministerio de Educación había comunicado la suspensión de las clases presenciales para este lunes y martes, para proteger a los estudiantes de las fuertes protestas que, hasta ahora, han dejado un saldo de cuatro fallecidos en el país. Asimismo, el presidente informó de que los empleados del sector público y privado sólo harán teletrabajo “conforme a la normatividad de la materia”, tras la aplicación del toque de queda en la capital.

En un intento por apaciguar las protestas en el Perú, el Gobierno decidió eliminar el impuesto a los combustibles este fin de semana, sin embargo, los transportistas continuaron con las manifestaciones en rechazo al encarecimiento de los carburantes este lunes. Se registraron hechos violentos que incluyeron las quemas a casetas de peajes, saqueos a hipermercados y estaciones de servicio en varias regiones como Trujillo o Piura, bloqueos de hasta 44 tramos de carreteras nacionales y 86 restricciones, parciales o totales, según las autoridades viales.

Las protestas dejan cuatro fallecidos

Al menos dos personas han fallecido producto de accidentes de tránsito en medio de las protestas, un menor de edad murió ahogado en un río mientras escapaba de las fuerzas de seguridad y una persona que era trasladada de emergencia a un hospital no pudo llegar, según reportaron medios peruanos.

Desde el mediodía de ayer se hicieron virales los rumores de que los disturbios en las provincias llegarían con mayor intensidad en la capital, y que se estarían produciendo saqueos a locales comerciales en Lima.

Desde mediados de 2021 el costo de la vida ha aumentado en el Perú, debido al crecimiento de la inflación y al alza de productos importados como los fertilizantes y los combustibles, lo que ha generado el descontento de los sectores agrícolas y transportistas, cuyas exigencias fueron arropadas por Castillo durante su candidatura, prometiendo así que, entre muchas otras cosas, reformularía los contratos de los peajes para equiparar las altas tarifas al estado de las carreteras y su seguridad, que, según denuncian los camioneros, están abandonadas y peligrosas.

Castillo está en la cuerda floja

Horas antes del anuncio, la Junta de Portavoces del Congreso había convocado una reunión con el presidente Castillo junto a cinco ministros, “a fin de encontrar una solución a la crisis que atraviesa el país” este martes. Sin embargo, Castillo decretó el toque de queda unilateralmente. Tras el anuncio, la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, recordó que el Ejecutivo no puede impedir las funciones del poder Legislativo, de acuerdo con la Constitución peruana, y que el Congreso continuará con su agenda a pesar de las medidas del presidente de la nación.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo ha calificado la medida de Castillo como “inconstitucional por la ausencia de una debida motivación” y desproporcionada.

Se trata del primer paro de este tipo que enfrenta Castillo durante su mandato, que no se augura que culmine de acuerdo con los actuales sondeos de opinión pública. Una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos, realizada a finales de marzo, indica que el 71 % de los encuestados no cree que Castillo termine su periodo, y el mandatario ha cosechado el 68 % de desaprobación entre los electores.

Este lunes falló en el Congreso el segundo intento de destitución contra Castillo, bajo la figura de “vacancia por incapacidad moral”. En diciembre una primera moción no pudo ser debatida por falta de votos, y este lunes la destitución no prosperó por lo mismo. Sin embargo, la crisis política del Perú continúa agravándose, dado que las investigaciones de la Fiscalía contra Castillo, por un supuesto caso de tráfico de influencias por ascensos de militares, avanza como viento en popa, con las órdenes de captura de dos de sus sobrinos y del secretario general de su partido. @mundiario

Castillo decreta el estado de emergencia y el toque de queda en Lima
Comentarios