La misión Euclid de la ESA despega con éxito para revelar de qué está hecho el Universo

Lanzamiento del telescopio Euclid en Cabo Cañaveral, Florida. / ESA
Lanzamiento del telescopio Euclid en Cabo Cañaveral, Florida. / ESA
El telescopio busca desentrañar la naturaleza de dos componentes misteriosos de nuestro Universo: la materia oscura y la energía oscura, que podrán ayudarnos a comprender el cosmos.
La misión Euclid de la ESA despega con éxito para revelar de qué está hecho el Universo

A las 17:12 de la tarde del domingo, la nave espacial Euclid de la Agencia Espacial Europea (ESA) despegó a bordo de un cohete Falcon 9 de Space X, la compañía del magnate sudafricano Elon Musk, desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral, en Florida. Este exitoso lanzamiento marca el inicio de una ambiciosa misión para desentrañar la naturaleza de dos componentes misteriosos de nuestro Universo: la materia oscura y la energía oscura, cuyo estudio podrá ayudarnos a entender finalmente de qué está hecho el cosmos.

Después del lanzamiento y la separación del cohete, el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) de la ESA, ubicado en Darmstadt, Alemania, confirmó la interceptación de la señal de Euclid a través de la estación terrestre de New Norcia en Australia a las 17:57 horas.

"El exitoso lanzamiento de Euclid marca el comienzo de un nuevo esfuerzo científico para ayudarnos a responder una de las preguntas más apasionantes de la ciencia moderna", ha dicho Josef Aschbacher, director general de la ESA. "Euclid ha sido posible gracias al liderazgo de la ESA, al esfuerzo y experiencia de cientos de instituciones científicas e industriales europeas, y a la colaboración con socios internacionales. La búsqueda de respuestas a preguntas fundamentales sobre nuestro cosmos es lo que nos hace humanos. Y a menudo, es lo que impulsa el progreso de la ciencia y el desarrollo de tecnologías nuevas y poderosas de gran alcance. La ESA está comprometida con ampliar las ambiciones y los éxitos de Europa en el espacio para las generaciones futuras".

"La misión Euclid es el resultado de la pasión y experiencia de quienes contribuyeron al diseño y construcción de este sofisticado telescopio espacial, la competencia de nuestro equipo de operaciones de vuelo y el espíritu inquisitivo de la comunidad científica", dice Giuseppe Racca, gerente de proyecto Euclid de la ESA. "Ha habido muchos desafíos durante el proyecto, pero hemos trabajado arduamente y ahora hemos alcanzado con éxito este hito de lanzamiento junto con nuestros socios en el Consorcio Euclid y la NASA".

El Consorcio Euclid ha contribuido con dos instrumentos científicos altamente avanzados: la cámara de longitud de onda visible (VIS) y el espectrómetro y fotómetro de infrarrojo cercano (NISP, por sus siglas en inglés). La NASA, que también participó en el proyecto, proporcionó los detectores para el NISP.

Euclid mapeará el Universo en 3D

Euclid observará miles de millones de galaxias a lo largo de 10 mil millones de años luz para crear el mapa tridimensional más grande y preciso del Universo. Pero en este caso, la tercera dimensión representa el tiempo mismo. Este detallado gráfico de la forma, posición y movimiento de las galaxias revelará cómo se distribuye la materia a lo largo de distancias inmensas, y descifrará cómo ha evolucionado la expansión del Universo a lo largo de la historia cósmica. Esto permitirá a los astrónomos estimar las propiedades de la energía oscura y la materia oscura, lo que ayudará a los investigadores a mejorar la comprensión científica del verdadero rol de la gravedad y a descifrar de una vez por todas la naturaleza de estas entidades enigmáticas que nunca se han podido ver.

"Hoy celebramos el exitoso lanzamiento de una misión revolucionaria que sitúa a Europa a la vanguardia de los estudios cosmológicos", dice Carole Mundell, directora de Ciencia de la ESA. "Si queremos entender el Universo en el que vivimos, necesitamos descubrir la naturaleza de la materia y la energía oscura y comprender el papel que desempeñaron en la formación de nuestro cosmos. Para abordar estas preguntas fundamentales, Euclid entregará el mapa más detallado del cielo extragaláctico. Esta invaluable cantidad de datos también permitirá a la comunidad científica investigar muchos otros aspectos de la astronomía durante muchos años".

Para hacer frente a la gran cantidad de datos que Euclid previsiblemente recopilará, la red de antenas de espacio profundo de la ESA, Estrack, ha sido mejorada. Estos datos serán analizados por el Consorcio Euclid, un grupo de más de 2.000 científicos de más de 300 institutos en Europa, EE UU, Canadá y Japón, los socios occidentales que colaboran en la Estación Espacial Internacional (EEI), además de la agencia rusa Roscosmos.

Euclid viajará cuatro semanas

René Laureijs, científico de proyecto, ha declarado a la prensa que "este es un gran momento para la ciencia, uno que hemos esperado durante mucho tiempo: el lanzamiento de Euclid, en una misión para descifrar el enigma de la materia y energía oscura. El gran misterio de los constituyentes fundamentales del Universo está ante nosotros, ofreciendo un desafío formidable. Gracias a su telescopio avanzado y a su potente instrumentación científica, Euclid está preparado para ayudarnos a desentrañar este misterio".

A medida que avanza la misión, el telescopio acumulará una gran cantidad de datos que serán compartidos con la comunidad científica global. Anualmente, la información acumulada se dará a conocer con meticulosa regularidad. El Archivo Científico, ubicado en el Centro Europeo de Astronomía Espacial de la ESA en España, servirá como centro de distribución de los datos de Euclid, para asegurar su amplia accesibilidad

En las próximas cuatro semanas, Euclid viajará hasta el punto de Larange 2 (L2), un punto intermedio entre el Sol y la Tierra ubicado a 1.5 millones de kilómetros de nuestro planeta, algo así como cuatro veces la distancia entre la Luna y nosotros, pero en dirección contraria al Sol. Una vez allí, el telescopio maniobrará hasta posicionarse en órbita para que misión de control verifique el funcionamiento de todos los sistemas y, después, activar todos los instrumentos como está previsto en el cronograma. La fase de pruebas durará alrededor de unos dos meses, en los que se calibrarán todos los instrumentos en observaciones de rutina. Unos seis años más tarde, el telescopio Euclid será capaz de proveer un mapa del tercio del cosmos con una sensibilidad y precisión sin precedentes. @mundiario 

Comentarios