Shanghái inicia el relajamiento del confinamiento por covid-19

Hombre con mascarilla mirando a través de una ventana. / RRSS
Hombre con mascarilla mirando a través de una ventana. / RRSS

Las estrictas medidas de la campaña “covid cero” serán ligeramente levantadas en la ciudad que es el núcleo económico de China, a partir del lunes.

Shanghái inicia el relajamiento del confinamiento por covid-19

Tras dos meses confinados, y muchas semanas más para algunos residentes chinos, se ha anunciado un ligero relajamiento de las estrictas medidas sanitarias contra la movilidad impuestas en la ciudad de Shanghái, que pueden suponer el inicio del fin de un drama humanitario en la urbe, que ha permeado económicamente a la nación, con una gradual reapertura comercial.

Los centros comerciales y los supermercados reabren este lunes con limitaciones, como ha indicado el vicealcalde de la urbe shanghainesa, Chen Tong, quien anunció el domingo la reapertura de las farmacias con fuertes y varias medidas para “reducir el flujo de personas”.

Las autoridades también indicaron que se contempla en un inicio permitir que los mercados agrícolas reciban clientes, aunque las transacciones se deberán hacer “sin contacto humano”, con lo que se presumen serán compras en línea. Los restaurantes podrán ofrecer sus comidas, siempre y cuando sea para llevar, aunque como en las barberías, en algunos barrios se permitirá la entrada con un aforo en extremo reducido.

El transporte público, como el subterráneo, fue informado de que no prestará sus servicios de momento, por órdenes del Partido Comunista chino, que mantiene desde marzo de este año fuertes restricciones a la movilidad.

Misión “covid cero”

La decisión ha sido tomada por el aparente control del brote de coronavirus que ha azotado a esta ciudad de 25 millones de habitantes. Este sábado se registraron apenas 1.369 casos, aunque sólo 166 presentaron síntomas, suponiendo el menor número de detecciones desde el 24 de marzo. Sin embargo, en medio de lo que parecen cifras alentadoras, agencias internacionales de noticias reportan que, a pesar de que el relajamiento se dé en algunos barrios, en otras zonas se vivirá lo contrario: el recrudecimiento de las medidas anticovid.

 Desde el decreto del confinamiento, inicialmente por nueve días y que dividiría a la ciudad en dos mitades para evitar la paralización del trabajo, se ha extendido a ser un verdadero drama marcado por la escasez de alimentos. Los residentes, quienes no podían salir de sus casas y eran detenidos al infringir el encierro, han protestado en contra de las autoridades por los abusos cometidos, presuntamente como la separación de padres e hijos contagiados o la “hospitalización” de los positivos en centros de aislamiento con condiciones deplorables e insalubres.

Aunado a ello, algunos ciudadanos han podido obtener un permiso para trabajar, pero la autorización no supone un salvoconducto en sí, pues el Gobierno chino ha implementado un “sistema cerrado”, que implica que los empleados no pueden regresar a sus hogares, sino que deben vivir en sus sitios de trabajo, generalmente oficinas, una medida duramente criticada por la comunidad internacional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha criticado el sistema de confinamiento chino, asegurando que es “insostenible” dado el fuerte riesgo económico y las consecuencias que han acarreado el objetivo de “la eliminación del virus en la sociedad”, como ha espetado el teniente de alcalde Wu Qing en una conferencia de prensa. La meta sería “que los nuevos positivos se darían entre personas ya aisladas”, según recogen medios internacionales, aunque otras ciudades como Pekín, que, aunque aseguran sus autoridades haber controlado el coronavirus, sus residentes miran con temor la posibilidad de entrar en un encierro total. @mundiario

Shanghái inicia el relajamiento del confinamiento por covid-19