¿Por qué podrían desperdiciarse 241 millones de vacunas contra la covid-19?

Las vacunas contra el SARS-CoV-2 tienen un bajo riesgo de presentar eventos adversos graves.
Las vacunas contra el SARS-CoV-2 tienen un bajo riesgo de presentar eventos adversos graves.
La desigual distribución a nivel global provocaría que las dosis contra el virus terminen en el desperdicio total.
¿Por qué podrían desperdiciarse 241 millones de vacunas contra la covid-19?

Durante la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó, en varias oportunidades, la distribución desigual de las vacunas contra la covid-19 a nivel global. Tal parece que esa realidad, sin duda, se refuerza más a partir de un reciente estudio de Airfinity, una empresa de análisis de datos científicos que investiga el suministro de la mismas, que reveló lo siguiente: 241 millones de dosis podrían desperdiciarse. 

Son vacunas que Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón no van a necesitar incluso aunque comenzaran a administrar una tercera dosis de refuerzo, pero que los países más pobres no pueden aceptar a menos que les queden un mínimo de dos meses de caducidad. Y esto coincide en que la mitad de la población mundial no ha recibido ni siquiera una dosis de la vacuna.

Por citar un ejemplo: en América Latina solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la covid-19, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en un informe publicado el 1 de septiembre. Algunas claves podrían explicar lo que sucede con las vacunas. 


Quizá también te interese:

La OMS solicita ampliar la moratoria a las vacunas contra la Covid-19

¿Cuánto ganan las empresas que venden las vacunas contra la Covid-19?

¿Cuáles son los riesgos que se corren con las vacunas contra la Covid-19?


Promesa y entrega

La diferencia entre dosis que se prometieron entregar y las que efectivamente fueron entregadas ha sido abismal. 

En junio, los miembros del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) se comprometieron a donar 1.000 millones de dosis a países pobres durante el año siguiente. Sin embargo, la promesa quedó en eso: promesa.

Londres ha donado algo menos de nueve millones. Por su parte, Washington ha entregado hasta ahora 140 de los 580 millones que prometió. La Unión Europea ha cumplido con el 8% de 250 millones de dosis que se comprometió con el mundo. 

El fallo de Covax

Países de ingresos medios compraron vacunas a través del Covax, el plan global respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que las dosis se distribuyen de manera equitativa.

A través de la alianza se compran y luego se venden vacunas a bajo costo a países de ingresos medios, y son donadas a países pobres. Sin embargo, hay problemas que impiden llegar a ese objetivo. Inicialmente, planeaban distribuir 2.000 millones de dosis en 2021 de una planta de la India, pero una ola agresiva del virus impidió el plan.

El programa Covax se ha basado en dosis donadas por países ricos y el suministro ha sido muy lento. Y tal parece que será así.

Los países ricos

Según el estudio de Airfinity, los fabricantes de vacunas están produciendo actualmente unas 1.500 millones de dosis cada mes. Habrán producido 11.000 millones de dosis para final de año.

Con su reciente investigación, Airfinity espera mostrar a los gobiernos que existe un suministro saludable de vacunas y que no necesitan mantener excedentes. En lugar de eso, pueden donar lo que no necesitan ahora y estar seguros de que se producirán más dosis en los próximos meses.

La semana que viene se celebrará en Nueva York, EE.UU., el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. Su presidente, el embajador de Maldivas, Abdulá Shahid, dijo que planea convocar a una reunión con líderes y expertos para discutir cómo cerrar la brecha en el acceso a las vacunas.

Las miradas también están puestas en una cumbre anunciada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el próximo miércoles para pedir a los líderes mundiales que se comprometan a vacunar al 70% de la población mundial para septiembre del próximo año.

Compromiso necesario

Los fabricantes de las vacunas también deben cumplir con sus compromisos públicos con Covax y darle una prioridad a los acuerdos bilaterales con naciones que ya tienen dosis suficientes. Los fabricantes globales de vacunas están produciendo 1.500 millones de dosis cada mes. Se necesita llegar a los más pobres. @mundiario

 

 

 

 

¿Por qué podrían desperdiciarse 241 millones de vacunas contra la covid-19?
Comentarios