Los pasos que toma la naturaleza para formar a un huracán

Destrucción causada por el huracán Harvey en Texas. YouTube.
Destrucción causada por el huracán Harvey en Texas. / YouTube.

Tras el poderoso huracán Harvey, ahora llega Irma, el segundo huracán más poderoso de la historia que amenaza a las islas caribeñas y al estado de Florida de EE UU. Pero, ¿cómo nacen estos poderosos fenómenos?

Los pasos que toma la naturaleza para formar a un huracán

EE UU y las islas del Caribe se encuentran en alerta máxima gracias a la llegada de Irma, el segundo huracán más poderoso desde que son registrados estos fenómenos. Hasta ahora, los vientos cuentan con velocidades de 298 kilómetros y ya ha tocado tierra dos veces desde que alcanzará la peligrosa categoría 5.

Pero ¿cómo se forman esta clase de fenómenos? La Bbc se encargó de enumerar los pasos que sigue la madre naturaleza para que huracanes como Irma o Harvey tomen forma y fuerza:

1. Calor y tormentas eléctricas: los huracanes empiezan a formarse cuando las tormentas eléctricas se van desplazando hasta las aguas más cálidas que se terminan evaporando, llegan a la atmósfera y dotan de fuerza a la tormenta, desde allí, empieza a convertirse en un huracán que irá tomando forma y potencia, siempre y cuando las aguas calientes sigan evaporándose y formando nubes de lluvia.

2. La elevación: el aire cálido que va desplegando la tormenta empieza a combinarse con la superficie del océano, logrando que se eleve.

3. El giro: luego, los vientos van circulando de formas opuestas y poco a poco, hacen que la tormenta vaya tomando la estructura que conocemos y empiece a girar. Mientras más rápido sean los giros, menor será la presión que ejerce la tormenta sobre la superficie, absorbiendo cada vez más aire cálido.

4. La velocidad: con su paso rápido por el océano, el fenómeno seguirá absorbiendo aire cálido, logrando que la velocidad aumente a medida de que va atrayendo más y más aire.

5. El ojo: finalmente, luego de varias horas, el fenómeno completa su forma y deja en el medio a un ojo, que es el centro del mismo y es en donde se encuentran vientos calmados que a su vez son rodeados de los vientos más fuertes y peligrosos.

A parte de todo esto, también se conocen las categorías que van desde la 1 hasta la 5. La escala Saffir-Simpson fue creada para medir el poder y los destrozos que pueden causar este tipo de fenómenos. La categoría 1 es la menos peligrosa y suele dejar pocas pérdidas materiales, pero la 5, es la más temida porque es capaz de causar grandes destrucciones a viviendas e inundaciones en lugares alejados de la costa.

Los pasos que toma la naturaleza para formar a un huracán
Comentarios