Buscar

MUNDIARIO

Unos 500.000 recién nacidos murieron por la contaminación del aire en 2019

Un estudio publicado en Estados Unidos revela que el 75% de las muertes estuvieron relacionadas con la contaminación del aire en interiores: por combustibles sólidos como el carbón, la madera y el estiércol de animales para cocinar. 
Unos 500.000 recién nacidos murieron por la contaminación del aire en 2019
Niños expuestos a la contaminación. / RR SS.
Niños expuestos a la contaminación. / RR SS.

Ibed Méndez

Periodista.

476.000 recién nacidos murieron en 2019 por la contaminación del aire. Así lo ha dejado claro un estudio publicado en Estados Unidos, que revela que el 75% de las muertes estuvieron relacionadas con la contaminación del aire en interiores: por combustibles sólidos como el carbón, la madera y el estiércol de animales para cocinar.

La investigación, firmada por la organización State of Global Air 2020 y basada en datos de las entidades estadounidenses Health Effects Institute y Institute for Health Metrics and Evaluation, expone que el fenómeno es particularmente alarmante en India y en el África subsahariana: más de 116.000 bebés indios y 236.000 africanos subsaharianos murieron en el primer mes de su vida por la polución. 


Quizás también te interese: 

Estudios vinculan la contaminación del aire con problemas de salud mental en niños

El contacto directo con la polución es fuente de diversas patologías


 

Pero este no es el único dato alarmante que presenta el informe: los autores defienden que existe evidencia suficiente de que la exposición de las madres a la contaminación durante el embarazo, aumenta el riesgo de que los hijos nazcan prematuramente o con déficit de peso. Esto, a su vez, eleva el riesgo de infecciones infantiles, neumonía y otros problemas de salud a corto y mediano plazo. 

“No entendemos totalmente cuáles son los mecanismos en esta etapa, pero causa reducciones en el crecimiento del bebé y, en última instancia, en el peso al nacer. Existe un vínculo epidemiológico, que se muestra en varios países en varios estudios”, ha dicho Katherine Walker, científica principal del Health Effects Institute. “Aunque hay una reducción lenta y constante de la dependencia de los hogares a los combustibles de mala calidad, la contaminación del aire que generan sigue siendo un factor clave en la muerte”, añadía, por su parte, Dan Greenbaum, presidente del Health Effects Institute.

El informe detalla que, en total, la contaminación del aire provocó 6,7 millones de muertes en todo el mundo en 2019, lo que la ubica como la cuarta causa de mortalidad en el mundo, justo detrás del tabaquismo o la mala alimentación. @mundiario