Yolanda Díaz está En Marche, para copiar el modelo de Francia adaptado a la izquierda y a España

Yolanda Díaz. / Frente Amplio
Yolanda Díaz. / Frente Amplio
Su mensaje, simple,  es que no hay partido, que son gente de la calle, un movimiento sin líderes que moviliza a la sociedad desde la sociedad y la escucha permanente de la gente.
Yolanda Díaz está En Marche, para copiar el modelo de Francia adaptado a la izquierda y a España

El panorama político del Estado tiende a replicar, con cierto retraso, los efectos y fenómenos europeos. El caso de Siryza y la adecuación de ese fenómeno en el 15-M y posteriormente en Unidas Podemos es la muestra. El fracaso de la nueva política, a ambos lados del tablero: Ciudadanos y Podemos, es un hecho indiscutible hoy, están en la pelea de los restos electorales,  pero la defenestración y disolución de ambos fenómenos políticos está escrita.

En Francia en 2016 los partidos tradicionales, especialmente la izquierda, también estaban en crisis, en una crisis profunda y lastrada por años de desafección a la política tradicional. El Partido Socialista de Francia pasa de 7 millones y medio de votos en 2012 a 1 millón y medio en 2017. Traducido a escaños pasa de 279 escaños y gobierno a 30 escaños, 249 menos y 4ª fuerza política gala. La clave de esta situación es el movimiento En Marche de un exministro socialista: Macron.  Supo ver la necesidad de un mensaje nuevo y adaptó esa realidad a la creación de un movimiento de corte social.

Macron anticipó la desafección política y el fracaso de una máquina de poder como el PS francés, creando un movimiento que evita las lógicas de los partidos y apela a la sociedad civil. Un éxito de marketing político al mismo tiempo que un golpe a la forma de construir el Estado, la falta de respuesta de Macron a la disciplina del partido es que Macron es el partido mismo.

Ante la crisis de UP y Cs, junto a la mala salud de PP y PSOE conviven en España dos movimientos políticos similares, en esencia e idea, a En  Marche, también llamado La République en marche. El movimiento de la derecha lleva más tiempo trabajando en la sombra, pero con paso firme y pronto será noticia de interés, anticipo aquí los movimientos de un ex asesor político de la derecha, veremos si acierto. Pero en la izquierda, la lista de clase pisa el acelerador, Yolanda Díaz está completamente En Marche, para copiar el modelo de Francia adaptado a la izquierda y a España.

Vende un proceso de escucha democrática

La captación de talento y figuras está en auge en el equipo de Díaz y buscando una cierta transversalidad dentro de la izquierda, en clara intención de captar votos del PSOE. Su mensaje, simple,  es que no hay partido, que son gente de la calle, un movimiento sin líderes que moviliza a la sociedad desde la sociedad y la escucha permanente de la gente. Es mentira. Sorprendente que la opinión pública se crea esa afirmación, viniendo de un perfil de obediencia sindical y comunista en el que el partido y la estructura es la vida. Pero en ese sentido la explicación es fácil, no hay partido solo hay una líder y un dogma de fe: Yolanda Díaz, en este escenario una comunista siempre se siente cómoda.

Yolanda Díaz vende un proceso de escucha democrática y recientemente en Galicia se negó a reunirse con los familiares de los desaparecidos del barco Vila de Pitanxo, alegando no tener competencias. ¿Una Ministra de Trabajo sin competencias en un accidente laboral? ¿Eso es escucha? La escucha de Yolanda  es selectiva y, sobre todo. medida en parámetros de generación de voto.

Díaz no quiere fiestas ni improvisaciones, quiere imagen y quiere ser líder, va por buen camino, sabe usar los tiempos. Está jugando su momento claramente, pero llámenme loco prefiero un sistema de partidos, al menos es un filtro más y una garantía de enmienda, para los egos de algunos. ¿A quién dará cuentas Yolanda Díaz? A nadie, igual que no se las quiso dar a las familias de los trabajadores del Vila de Pitanxo. @mundiario

Yolanda Díaz está En Marche, para copiar el modelo de Francia adaptado a la izquierda y a España
Comentarios