¿Es una opción el voto en blanco para luchar contra la corrupción en España?

La secretaria general del PP.
La secretaria general del PP.

Quienes pretenden deshacerse de Mª Dolores de Cospedal, sin pretenderlo, pueden convertirla en alternativa a Rajoy.Tiene talla y ambición para luchar contra la corrupción desde la presidencia.

¿Es una opción el voto en blanco para luchar contra la corrupción en España?

Los casos de corrupción son tantos y tan variados que luchar contra ellos y alcanzar éxito, no debe ser fácil, pero tampoco imposible. No existe un solo puñado de tierra española que no esté plagado de estas malas hierbas. Se dan como los berberechos y, aunque a éstos puede matarlos el temporal, a los corruptos no hay ciclogénesis  que los zarandee; al menos hasta la fecha, por mucho interés que en aplicar el  antídoto adecuado pongan determinados jueces. Sus raíces están tan profundamente arraigadas que las imputaciones no les afectan. Les yerguen más. Y eso no puede tolerarse, si se pretende dignificar la política; devolver credibilidad a quien la ejerce y generar confianza en los electores. No está el horno para bollos y los partidos políticos son los principales responsables.   

El día 25 de mayo, fecha en la que se celebrarán las elecciones al Parlamento Europeo, debiera de ser una fecha histórica en la lucha contra la corrupción. Todas las fuerzas políticas que tomen la decisión de participar en ellas no debieran de incluir en sus listas candidato alguno que tuviera o pudiera tener relación, por minúscula que fuera, con casos de corrupción o personas e instituciones que estuvieran salpicadas por la misma. Es la más próxima ocasión de que disponen  para renovarse e iniciar la guerra silenciosa, que es la más efectiva, contra este endémico mal que tanto daño está ocasionando. Todos los españoles, según las encuestas más creíbles, se sienten dañados, en mayor o menor proporción; pero todos se sienten menospreciados, lo que genera en ellos ganas de revancha. Cada uno a su manera, pero revancha al fin.

En Madrid, capital de España, el entorno de las grandes fuerzas políticas es un hervidero de rumores. Hay, al igual que en otras capitales autonómicas donde tienen fijadas sus sedes las fuerzas nacionalistas, infinidad de quinielas. En el PSOE ya se sabe quien encabezará la lista; pero en el PP es el secreto mejor guardado, a pesar de las filtraciones interesadas. Determinados peperos,  unos con plaza en el Gobierno de España y otros, en FAES, apuestan por su secretaria general, no porque la consideren la mejor candidata, que también, sino porque se deshacen de quien, en la lucha contra la corrupción, más incordio les está generando. Y todos, porque enviándola a Europa, piensan que la retiran. No recuerdan, porque son muy jóvenes, al menos la mayoría, que así lo hicieron con Fraga enviándolo a Londres. Y a su regreso, fortalecido por los acontecimientos, se ha convertido, entre otras muchas cosas, en padre de la Constitución, fundador del PP y presidente de la Xunta de Galicia.

 No olviden los interesados que no faltan quienes, dentro y fuera del PP, desean que María Dolores de Cospedal pase por el Parlamento Europeo o un importante ministerio, para coger la  experiencia que le falta para, si fuera necesario, convertirse en  la alternativa a Rajoy. Soñar es una de las pocas cosas que no cuesta nada; pero los sueños, a veces, se convierten en realidad. De ser ciertos los rumores y los sueños realidad, España, a través del PP, tendría en Bruselas, un Arias Cañete deseado; un de Guindos experimentado y una de Cospedal, ambiciosa, preparada y con talla más que sobrada para capitanear esa lucha abierta contra la corrupción, desde la mismísima presidencia del Gobierno. Desde la secretaría general del PP, ya lo ha demostrado.

Está claro que por más   que jueces y fiscales lo intenten, sin la colaboración  eficaz de los partidos políticos, de todos, no habrá posibilidad alguna de acabar con la plaga de la corrupción. No son necesarias más palabras; se necesitan hechos. Si en la configuración de las listas de las próximas elecciones se incluyen afectados por ella, habrá que pasar a la acción: el voto en blanco es una opción.

¿Es una opción el voto en blanco para luchar contra la corrupción en España?
Comentarios