Susana Díaz quiere seguir al frente de la Junta aun si gana las primarias

Susana Díaz.
Susana Díaz.

La jefa de Andalucía no está dispuesta a sacrificar un trabajo por el otro, con todo y las voces de sus aliados en la región que advierten sobre posibles rompimientos.

Susana Díaz quiere seguir al frente de la Junta aun si gana las primarias

Todavía no ha presentado su candidatura a las elecciones primarias de forma oficial y Susana Díaz ya estaría planeando cómo administrar su futuro entre Ferraz y Andalucía. Díaz está a día de hoy en una serie de expediciones que la han llevado a celebrar actos públicos con la militancia y privados con dirientes y barones del partido con quienes podría aliarse en la carrera que disputará con Patxi López y, probablemente, también con Pedro Sánchez.

Ante ese panorama, la jefa andaluza ha confiado a su entorno que si gana las elecciones primarias buscaría quedarse también con la jefatura de Andalucía. Algunos dirigentes cercanos a ella confían en que se presente formalmente a la competencia en no más de un mes, en tanto que otros la estarían presionando para que lo haga lo más rápido posible para que sea antes de que el Comité Federal convoque al congreso de junio de forma oficial.

El año pasado, en noviembre, aseguró que era posible mezclar ambos roles, siempre tomando los intereses de la gente como su prioridad. Aquello fue un guiño más al gran despacho socialista. Eso sí, semanas antes había dicho que estaba 100% enfocada en Andalucía.

Esta situación podría llevarle a tener varios frentes abiertos. Su nombre de por sí causa recelo en algunos rincones del partido, y si no se enfoca al 100% en ni una ni otra, su oposición podría usar eso como munición para atacarle.

El gran padrino de Díaz en la Junta, Ciudadanos, ha expresado públicamente que no ven ningún problema en que aquélla ocupe ambas oficinas a la vez. En caso de que Díaz decida dar un paso al costado, el partido de Albert Rivera forzaría la negociación de un nuevo pacto desde cero, advirtió Juan Marín, portavoz de C's en la región.

Alfredo Pérez Rubalcaba es uno de los principales barones susanistas. "El presidente del Gobierno de España es el presidente del Partido Popular. Cuando era presidente del Gobierno, Zapatero era secretario general del PSOE. Quien puede lo grande puede lo pequeño", la defendió recientemente. Rubalcaba es de los que consideran que la presidenta puede compaginar bien ambas funciones, intentando calmar los ánimos de los más críticos.

Dudas sobre la durabilidad

Ya teniendo claro que Díaz está dispuesta a lo que sea con tal de no renunciar a ningún puesto por el otro, su entorno se debate respecto a cuánto tiempo podrá llevar ese ritmo de trabajo. En su favor juega que no hay elecciones generales inmediatas.

Evidentemente, si llega al punto de que tiene que renunciar a un cargo, sería el de la Junta el que le generaría más problemas. El primero sería el inevitable conflicto por su sucesor o sucesora. El PSOE ya tiene varias carpetas sobre la mesa ante la eventualidad. El movimiento sería poner a Juan Manuel Barrios, actual vicepresidente, al mando del despacho y darle el partido a Paco Reyes. Serían dos líderes para la misma región, algo apenas recurrente en el partido.

Dispuesta a correr riesgos

A día de hoy, Díaz pasa por sus manos un presupuesto de 32.000 millones de euros. La Junta es una importante plataforma política, que la protege con poder y con voz. Si renuncia, perdería eso y su representación en el Congreso.

Otro de los frentes abiertos que tendría que encarar sería proteger y defender sus iniciativas políticas. Acudiría a foros como la representante de la región para defender los intereses de la misma, pero a la vez lo haría como líder opositora.

La voz general es que Díaz no tiene otra, si de verdad quiere ser la matriarca del partido, tiene que estar dispuesta a arriesgarse. @hmorales_gt

Susana Díaz quiere seguir al frente de la Junta aun si gana las primarias
Comentarios