Gibraltar y la posición de Pedro Sánchez, una piedra en el zapato para el Brexit

Theresa May, primera ministra británica, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / La Vanguardia.
Theresa May, primera ministra británica, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / La Vanguardia.

El presidente del Gobierno mantiene el veto al acuerdo por falta de "garantías suficientes" sobre Gibraltar, y amenaza con boicotear la cumbre prevista para este domingo. El ultimátum: "Si para el domingo no hay garantías, España vetará", advierte Pedro Sánchez.

Gibraltar y la posición de Pedro Sánchez, una piedra en el zapato para el Brexit

Quién iba a imaginar que Gibraltar sería un obstáculo para el acuerdo y que el Gobierno español levantaría su voz cuando, de hecho, fue el propio presidente del Ejecutivo el que hace poco más de un mes –para ser exactos, el 18 de octubre– aseguró que el territorio británico no sería "un problema en la negociación del Brexit". Pero vaya si no lo ha sido. Y es que todo se ha complicado desde entonces, especialmente en la última semana.

Pedro Sánchez mantiene el veto y amenaza con boicotear la cumbre del Brexit –que estaba pensada precisamente para dar el visto bueno al acuerdo de retirada del Reino Unido–; y todo por una razón: la falta de "garantías suficientes" sobre Gibraltar. Desde una rueda de prensa en La Habana, el presidente del Gobierno afirmó este viernes que, a su juicio, las reuniones de última hora mantenidas en Bruselas no ofrecen las garantías necesarias y que, por tanto, España sostiene su postura, pese a que siguen negociando a todos los niveles.

Es más, Sánchez asegura que, si no hay acuerdo, "muy probablemente el Consejo Europeo no se celebre". Esa fue su contundente respuesta a la última propuesta de la Comisión y el Consejo Europeo, que recogía, primero, su petición de que cualquier decisión futura sobre Gibraltar contase con el aval de España; y segundo, el compromiso del Reino Unido de respetar tal interpretación.

Sobre su asistencia, Sánchez aseguró que acudirá a la cita "si hay acuerdo", aunque, de momento, no se lo plantean y, de hecho, consideran que sin España no se llevará a cabo. "Sería impensable un Consejo Europeo a 26. Nos da igual que la cumbre sea el domingo, el lunes o el martes. Si para el domingo no hay garantías, España vetará", remarcó, dejando así a la propia cumbre en el aire. Aunque el acuerdo del Brexit puede sencillamente salir adelante con mayoría cualificada de los 27, el Gobierno considera que "la declaración política" que lo acompaña "requiere unanimidad".

¿Puede Sánchez realmente boicotear el pacto del Brexit? Pues ese convencimiento del Gobierno español de que sí puede hacerlo se fundamenta, precisamente, en la unanimidad. En concreto, son conclusiones que deben aprobarse por consenso. Tanto así, que si esa unanimidad no es factible, lo más seguro es que se cancele la cumbre.  Sin el respaldo de Sánchez, todo el pacto podría venirse abajo, explica El País. A pesar de todo, el Gobierno mantiene vivas las expectativas de alcanzar a un acuerdo antes del domingo. "Confiamos seriamente en que nos den todas las garantías", asegura el presidente del Gobierno. @mundiario

Gibraltar y la posición de Pedro Sánchez, una piedra en el zapato para el Brexit
Comentarios