Rusia y China se acercan hacia el “nuevo orden mundial” para desplazar a Occidente

Vladimir Putin y Xi Jinping. / RRSS
Vladimir Putin y Xi Jinping. / RRSS

Los ministros de Exteriores de ambas naciones reafirmaron su amistad “ilimitada”, y anunciaron que actuarán con “una sola voz” frente a las democracias occidentales.

Rusia y China se acercan hacia el “nuevo orden mundial” para desplazar a Occidente

La reunión entre los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y China, Serguei Lavrov y Wang Yi, respectivamente, ha puesto nuevamente sobre el tablero geopolítico la instalación de un “nuevo orden mundial”, tal y como han descrito los cancilleres en la antesala a una reunión donde definirán el destino de Afganistán.

Horas después de que se hayan conocido los mejores avances hasta ahora en las negociaciones entre el Kremlin y el Gobierno ucraniano, que supondría que Ucrania adopte un estatuto de neutralidad, Moscú y Pekín han alardeado de su sociedad estratégica, anunciando el advenimiento de un nuevo régimen global y un nuevo juego geopolítico, que desplace a las democracias occidentales y ponga a la cabeza a Rusia y a China, y que sería apoyado por los Gobiernos aliados de este bando, alrededor del mundo.

“Estamos viviendo una etapa muy seria en la historia de las relaciones internacionales”, declaró Lavrov. “Estoy convencido de que al final de esta etapa la situación internacional será mucho más clara, y que nosotros, juntos con ustedes y con nuestros partidarios, avanzaremos hacia un orden mundial multipolar, justo, democrático”, ha continuado el ministro ruso.

El futuro de Afganistán en unas reuniones

Lavrov se han reunido presencialmente en el este chino, en la ciudad de Huangshan, donde se celebrará un foro de dos días para determinar el destino de Afganistán, bajo el control de los fundamentalistas islámicos desde el año pasado. China y Rusia estarán acompañados por Pakistán, Irán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, al mismo tiempo que se llevará a cabo la “Troika Ampliada”, otra reunión entre las potencias con mayores intereses e influencia en Afganistán: China, Rusia, EE UU y Pakistán.

Está previsto que el representante especial de Washington para Kabul, Tom West, sea quien participe, aunque tanto Lavrov como Yi estarían ausentes, limitando su presencia al foro entre los países de asiáticos, donde también intervendrá Amir Khan Muttaqi, el jefe de la diplomacia del régimen talibán en Afganistán.

Bruselas busca disuadir a China

Además, esta reunión entre Pekín y Moscú ocurre 48 horas antes de la pautada entre China y la Unión Europea (UE), socio comercial número dos de Pekín, detrás de EE UU, pero aún por encima de Rusia. En la cita, está pautado que Bruselas trate de disuadir al Gobierno chino de no apoyar a Moscú en el conflicto con Ucrania, mientras que Pekín no ha condenado en ningún momento la intervención rusa.

Bruselas, de acuerdo con fuentes comunitarias, planea influir de alguna manera sobre el Gobierno de Xi Jiping, para que desista de ayudar a Rusia de cualquier modo. La Casa Blanca había revelado que el Kremlin le pidió ayuda militar para usar en Ucrania, y económica para evadir las sanciones occidentales, y aunque China se ha cuidado de materializar su apoyo por miedo a las consecuencias de Occidente, EE UU insiste en que Pekín busca la forma para auxiliar a su socio sin levantar sospechas.

"La cooperación chino-rusa no tiene límites. Nuestra búsqueda de la paz es ilimitada, nuestra defensa de la seguridad es ilimitada, nuestra oposición a la hegemonía es ilimitada", afirmó un portavoz de la Cancillería china, Wang Wenbin. @mundiario

Rusia y China se acercan hacia el “nuevo orden mundial” para desplazar a Occidente
Comentarios