La reválida de la ESO será residual y la de bachillerato, una selectividad

íñigo Méndez de Vigo. / pp.es
íñigo Méndez de Vigo. / pp.es

La cartera de Educación ha enfilado un nuevo proyecto que ya hizo llegar al PSOE y con el que se salta el ya firmado en el mes de junio.

La reválida de la ESO será residual y la de bachillerato, una selectividad

La cartera de Educación empieza a aclarar cuáles son sus ideas respecto a las polémicas reválidas en su camino hacia el pacto educativo. El día de ayer por la tarde compartió, de acuerdo a fuentes internas, el plan de Real Decreto que ya había anticipado el mismo ministro en el Congreso el martes pasado. El destinatario fue el PSOE, partido con el que se negocia el pacto mencionado.

En el documento compartido se hace oficial que ni la ESO ni el Bachillerato tendrán valor académico hasta que los partidos lleguen a un acuerdo definitivo. Aparte, las pruebas de secundaria pierden su valor censal inicial (forzoso para todo estudiante) y serán únicamente muestrales, lo que quiere decir que cada región elegirá una sede para hacerlas y no servirán para titular. Agregado a eso, los exámenes de Bachillerato sólo tendrán contenidos del último curso y no del ciclo completo.

El número de evaluacioes también disminuirá respecto a lo previsto originalmente. En total, ahora serán seis exámenes: cuatro asignaturas base (todas las modalidades las tienen) y dos de opción. Según el pacto anterior, los estudiantes tenían que examinarse de ocho materias en solamente cuatro días.

Una de esas era Filosofía, una asignatura de primero, la cual examinaba a los jóvenes de un tema que todavía no habían visto. Con la PAU también se examinaban de forma obligatoria de Historia de la Filosofía, pero Lomce se encargó de eliminarla del currículum del último curso de Bachillerato.

El panorama quedará así por un tiempo prudencial no definido, avisan desde el Ministerio. Según ha trascendido, ese tiempo será negociado por el mismo ministro y los consejeros autonómicos el próximo 28 de noviembre durante la Conferencia Sectorial de Educación. El texto será anunciado durante la primera semana de diciembre.

El próximo paso es la creación de una subcomisión que estará creada para el 1 de diciembre. De este séquito, al que los partidos le han dado el visto bueno, se desprenderá el diálogo en el que Méndez de Vigo pondrá sus esperanzas en que se alcance un "proyecto de ley" de consenso.

Dos nuevas materias para la Lomce

Según explicó Méndez de Vigo tras la sesión del Consejo de Ministros la Lomce no se va a cargar nada. La ley se mantendrá vigente en todos los cursos, pero este ha sido el primer año en que ha sido implantada  completamente. El único inciso por revisar es el del "efecto académico" de las reválidas puesto que las normas lo postergaron para el curso entrante, es decir el 2017-2018. Eso ya no pasará después del proyecto de Real Decreto que se dio a conocer este viernes que toma forma sobre el papel el anuncio de investidura de Mariano Rajoy.

Méndez de Vigo confía en que las sustitutas de la Lomce estén preparadas en seis meses. Luego iniciará un proceso parlamentario que no hará posible llegar al próximo curso con una nueva norma impuesta sobre las aulas. Por lo tanto, la ley Wert se mantendrá cuando menos en los dos próximos cursos.

La Lomce será así la ley educativa más efímera de la historia. Pese a que su periplo inicio en 2014 no fue sino hasta este año cuando finalmente se materializó.@hmorales_gt

 

 

 

La reválida de la ESO será residual y la de bachillerato, una selectividad
Comentarios