El presidente de la Cámara de Representantes le da la espalda a Donald Trump

Paul Ryan, líder del Partido Republicano.
Paul Ryan, líder del Partido Republicano.

Paul Ryan, máxima autoridad del partido conservador en la Cámara Baja, abandona a su suerte al candidato presidencial en vistas de los precipitados acontecimientos y el debate del domingo.

El presidente de la Cámara de Representantes le da la espalda a Donald Trump

A 29 días de las elecciones Donald Trump se está quedando sin quién le apoye. Personalidades del calibre de George W. Bush, Condoleezza Rice y Arnold Schwarzenegger han dado su espalda al que es el candidato del partido del que ellos siempre fueron fervientes miembros y líderes. A la lista de las fuerzas rebeldes antitrump se ha unido públicamente este lunes quien es, tal vez, el más pesado de la lista: Paul Ryan, congresista republicano y presidente de la Cámara de Representantes. Ryan confesó que deja a su suerte al empresario mas no aclaró si va a retirarle su voto.

Con el partido en su contra, Ryan era por sí solo una munición muy poderosa en el cada vez más menguado arsenal de Trump. Considerado el republicano más poderoso de Washington, este legislador deja en evidencia que a estas alturas el Partido Republicano se desentiende de la persecución de la Casa Blanca, tal y como ya hizo por ejemplo el Comité Nacional Republicano, que ordenó cancelar toda la propaganda a su nombre en apoyo a Trump y destinar esos recursos a las campañas de los senadores. El partido derechista reconoce que la luca por la residencia presidencial está casi perdida en manos de Hillary Clinton, un nombre prohibido en sus despachos, por lo que ahora su interés, o urgencia tal vez viendo el panorama, se centrará en no perder el poder en las dos cámaras del Congreso, en las que tienen más representantes que el Partido Demócrata.

La reacción de Trump llegó rápido y fue muy a su estilo. "Ryan debería dedicarle más tiempo a equilibrar el presupuesto, los empleos y la inmigración ilegal” en vez de “perder el tiempo luchando contra el candidato republicano", escribió en Twitter el empresario, quien parece no darse por aludido de la rebelión a la que régimen tiránico y sin rumbo ha motivado.

El anuncio que agitó los cimientos del partido lo hizo el propio Ryan en privado a sus colegas de la cámara por medio de una conferencia telefónica, de acuerdo a diversos medios estadounidenses. Ninguna fuente oficial ha confirmado la noticia, pero tampoco extraña considerando el roce que existía desde hacía meses entre ambas partes. "Tenéis que hacer lo que sea mejor para vuestro distrito", habría dicho Ryan a sus subalternos congresistas. "El speaker va a pasar el resto del mes centrado totalmente en proteger nuestras mayorías en el congreso", confirmó Ash Lee, portavoz de Ryan. Kevin McCarthy, otro de los grandes líderes del partido conservador en la cámara baja, motivó a sus compañeros a que "espiren hondo y se centren en su propia carrera electoral".

Lo que vale decir es que este anuncio ya se esperaba. Nunca hubo un consenso ni paz de ninguna forma entre ninguno de los dos. Ryan tardó mucho en hacer pública su bendición al empresario -esa misma que hoy retiró- y lo cierto es que, con todo y ese apoyo, nunca hubo sonrisas ni abrazos como sí los hubo, por ejemplo, entre la familia Obama y los Clinton. El sábado pasado Ryan canceló un evento público junto al candidato presidencial luego de que se filtrara el famoso vídeo de declaraciones sexuales del segundo. Eso fue el preludio de lo que se confirmó este lunes y del que se interpreta que el Partido Republicano ha tirado la toalla con su aspirante al Despacho Oval.

Trump está más sólo que nunca y en los últimos días corrió el rumor de que podría renunciar a su candidatura. Desamparado, ve cómo Clinton le come en las encuestas toda vez su populismo y xenofobia ya no lo pueden rescatar de las profunidades en que está. Su única esperanza es que Bill Clinton, ese que es su versión demócrata y con quien solía -suele- jugar golf en algún campo de lujo le eche una mano. @hmorales_gt

El presidente de la Cámara de Representantes le da la espalda a Donald Trump
Comentarios