Poder de la mente y la amnesia de la condesa entusiasta del PSOE

2016072507165072191 [640x480]
La escritora que se dice condesa

Esta señora bendice los actos de Sánchez y reserva su crítica solamente para el PP, cubriendo con capa pluvial las propias inmoralidades de los del PSOE.

Poder de la mente y la amnesia de la condesa entusiasta del PSOE

La escritora María Mir-Rocafort ha publicado en su blog un artículo de apoyo a Pedro Sánchez que entusiasma a sus seguidores y al que éstos están dando amplia difusión. Esta señora es, según ella misma resalta, Condesa de Triago, Pallars Sobirà. Nacida argentina, escribe de sí misma. “Fui extranjera en todas partes hasta septiembre de 1993. Desde entonces, Condesa de Triago, Pallars Sobirà, por mis reales, vivo en mi castillo, a 1 km de Sort, el pueblo de la suerte y de las brujas; el paraíso para mi padre que, además de su casa, me legó su amor obsesivo por lo que él llamaba su país”. Me imagino que habla en serio.

Aunque esta señora no milita en el PSOE, pródiga escritora, explica de este modo su entusiasmo por el partido de Pedro Sánchez: “Mi campaña a favor del PSOE obedece a mis convicciones". Es sin duda una mujer culta, que escribe con soltura y sencillez y cultiva diversos géneros, e incluso con apreciable sentido del humor. Yo la leo con agrado. Ha publicado varios libros interesantes sobre el poder de la mente y la biografía del profesor Fassman: “Fassman, la biografía. El poder de la voluntad” es sin la menor duda una polígrafa comprometida con sus ideales.

El artículo que entusiasma en el PSOE se titula “La antimoral de los difamadores”. Doña María se deja llevar por las emociones, pero pierde la objetividad crítica que se supone al poder de su mente, cuando escribe sin más: “Sánchez accedió a la presidencia del gobierno cuando la corrupción del PP y el presunto perjurio de Mariano Rajoy parecieron intolerables a todos los diputados excepto a los de Ciudadanos”. Aludir a la corrupción, cierta del PP, entendiendo que el PSOE es un partido regenerador de la moral pública no resiste la crítica objetiva, dado el pasado y presente de los chanchullos de la casa. La alusión genérica a la bonhomía de los diputados, salvo los de Ciudadanos y el propio PP, no es ni decente ni seria por dos motivos: primero, porque según el portavoz del PSOE, José Luis Ábalos,  como declaró en enero de este año, nunca se aceptaría formar gobierno con los votos de los independentistas porque tienen otro concepto de España, ni tampoco con los de Podemos como reiteró en 2017, el ex ministro socialista Jordi Sevilla, asegurando que un gobierno PSOE-Podemos era algo que “nunca se iba a dar”. O sea, que era el propio PSOE quien rechazaba de entrada los viáticos de una parte significativa de esos diputados.

Lo legal y lo moral

La elección de Sánchez fue legal, sin duda; pero fue moralmente deleznable por las propias manifestaciones del propio Pedro Sánchez de que nunca se aliaria con Podemos y de sus propios portavoces, no sólo en ese sentido, sino aceptar llegar a la Moncloa con los votos de Bildu-ETA y los independentistas catalanes. Y eso no supone que, si Rajoy tuviera que ser removido, sino que Sánchez cumpliera su compromiso de devolver la voz a los españoles y convocar elecciones, cosa que no hizo. La condesa emite su análisis y si aludir para nada al proceso tal y como fue, arremete contra la “prensa” en general como colaboradora pertinaz con las fuerzas del mal, obviamente Ciudadanos y el PP, coaligados en campaña con el hombre de bien que venía a regenerar España, obviamente, sin entrar en detalles de los consocios que lo subían al Falcon.  Esta señora, que se dice socialdemócrata, no entiende que la crítica a Sánchez puede soplar en otro sentido, el verdadero socialismo, los principios en que se basa este partido; de modo que criticar a Sánchez es alistarse en el bando del mal, recordar sus contradicciones y mentiras es ser un perverso difamador.

el-poder-de-la-mente-ediciones-nueva-lente-3-tomos-487811-mla20634688146_032016-f [640x480]El libro de la señora Mir-Rocafort.

Las biografías de Casado y Sánchez se parecen, ya que ninguno de los dos ha trabajado realmente en nada en la vida (me temo que la breve experiencia docente de Sánchez donde lo hicieron doctor es poco consistente como un trabajo de verdad). Son diferentes los matices, pero parecidos los perfiles. Cierto que hay matices entre la tesis de Sánchez y el master de Casado, pero ambos comparten el espacio de que uno y otro se lucraron de la misma tolerancia, dejadez y falta de rigor. No son el mismo caso adminstrativo-juridico, pero no se hallan tan lejos en cuanto a la moral. Lo que esta señora olvida es el compromiso de Sánchez con la sociedad, sobre quiénes serían sus socios para gobernar, la pronta convocatoria de elecciones. Nada dice de los errores, rectificaciones, puestas en riesgo (como el futuro de Navantia) y virajes del Gobierno regenerador que, en cien días ya tuvo que apear por cosas feas a dos de sus ministros. Nada dice de los compromisos incumplidos de Sánchez sobre la forma de gobernar, de la publicación de la lista de beneficiarios de la amnistía fiscal, o de que declare “secreto de Estado” el uso de un Falcon para ir a un concierto, disfrazado de reunión de trabajo para salvar la cara.

Resulta insólito que esta condesa aluda a las mentiras de la derecha y tape con capa puvlial las del PSOE. Alude a la prensa en general como maligna organización levantada en arma contra un paladín de compromiso, la verdad y la equidad, como hace Trump. Ciega la propia memoria del modo en que Sánchez nos fue engañando en cosas más graves que su tesis. Que cien tesis. @mundiario

Poder de la mente y la amnesia de la condesa entusiasta del PSOE
Comentarios