Le Pen busca la redención en su segundo debate contra Macron

Marine Le Pen y Emmanuel Macron. / RR SS
Marine Le Pen y Emmanuel Macron. / RR SS

La candidata de la extrema derecha busca redimirse de su desastrosa última actuación, cuando terminó por hundirse contra Macron en segunda vuelta en 2017.

Le Pen busca la redención en su segundo debate contra Macron

Marine Le Pen, candidata de la extrema derecha francesa y Emmanuel Macron, actual presidente y candidato por el centrismo, se batirán en el único debate de toda la campaña electoral de 2022 para marcar territorio y consolidar sus posturas con la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina.

A tan sólo cuatro días de conocer el nombre del vencedor, quien se convertirá en presidente de la República francesa por los próximos cinco años, Le Pen y Macron se disputan un asiduo combate, en el que la candidata del partido Reagrupación Nacional (RN), busca redimirse de su última actuación en 2017, cuando Macron fue considerado el ganador del encuentro ante una distraída y agresiva contrincante.

El debate, según explican los analistas expertos citados por El País, es una especie de última baza a la que se atienen los candidatos para consolidar su electorado, o hundirse más en el proceso. “Se requiere competencia, concentración, autocontrol. Jamás parecer agresivo. El combate es duro. Porque solo hay un debate. Y a tres o cuatro días de la segunda vuelta. No hay posibilidad de recuperarse en otro debate, como en EE UU. En Francia, no hay red de seguridad”, asegura Gérard Courtois, un veterano periodista político.

En la última oportunidad, Le Pen había conseguido entrar a la segunda vuelta, pero quedó desplazada en las urnas al conseguir el 34 % de los votos, cuando Macron se hizo con el Elíseo duplicando sus cifras, con un 66 %. Aquel Se trata de una repetición del encuentro del 2017, con las mismas personalidades, aunque el contexto no es el mismo.

Un debate reñido

Le Pen ha estado limando las aristas más polémicas de su partido desde entonces, ha trabajado una figura empática, cercana con los franceses, al mismo tiempo que simula que sus ideales ya no son tan radicales. El mismo surgimiento de otros candidatos con fuerza de extrema derecha entre los electores, como Eric Zemmour, han logrado que la imagen de Le Pen se viera menos radical e incluso atemorizante.

En cambio, el presidente Macron ha labrado un nicho de detractores que le consideran un. A pesar de seguir siendo el favorito a ganar, debe atravesar una colina algo inclinada, la cual “es confirmar, ante las personas que lo ven de este modo, su imagen de superioridad, de arrogancia, de sabelotodo”, sostiene Courtois. Añade que ese “es el problema del primero de la clase: una parte de la clase lo admira, pero la otra no puede más con este tipo que tiene respuesta para todo y que siempre se sale con la suya”.

Según los sondeos previos al debate, Macron habría ampliado su distancia de Le Pen, en consideración a los resultados que se obtuvieron en la primera vuelta del pasado 10 de abril. Para este domingo, el instituto Ifop y el Ipsos auguran una horquilla de votos para Macron entre el 55-56,5 %, mientras que Le Pen obtendría una de entre 43,5-45 % del voto.

Macron conseguiría la victoria, pero Le Pen recortaría asombrosamente la distancia que los separa. En la primera vuelta, con hasta 12 candidatos, el actual presidente sacó un 27,8 % mientras que la lideresa del RN el 23,1 %. El debate podría indicar por quién podrían votar los 7.7 millones de franceses que eligieron al representante de la extrema izquierda, Jean-Luc Melénchon, en primera vuelta, quien obtuvo la tercera boleta más votada. Sin embargo, el político llamó a no dejar que Le Pen llegue al Elíseo, sin pedir el voto para su contrincante explícitamente, aunque sí dejó claro que desea que los franceses lo escojan como primer ministro, en una coalición de cara a las elecciones legislativas de este año, para contrarrestar a la presidencia. @mundiario

Le Pen busca la redención en su segundo debate contra Macron
Comentarios