¿Quién es quién en las elecciones presidenciales de Francia 2022?

Candidatos a las elecciones presidenciales de Francia, Emmanuel Macron, Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon / RRSS
Candidatos a las elecciones presidenciales de Francia, Emmanuel Macron, Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon / RRSS

El presidente Macron se bate a duelo con otros siete hombres y cuatro mujeres, por la presidencia de uno de los principales motores políticos de la UE este domingo.

¿Quién es quién en las elecciones presidenciales de Francia 2022?

Para este domingo está pautado que los franceses acudan a las urnas, con motivo de elegir a quién será el próximo presidente de la República, en medio de una campaña marcada por la reactivación económica tras la pandemia y la actual guerra en Ucrania, lo que hace la que la decisión de seleccionar al líder de uno de los países más influyentes del mundo sea más importante e histórica.

En la primera vuelta, los electores tienen un catálogo de lo más amplio, con 12 candidatos, ocho hombres y cuatro mujeres, que abarcan distintos grupos de todo el espectro político. Se trata de un abanico de posibles presidentes, con opciones ideológicas de lo más diversas, del cual lo más probable es que se impongan dos sobre el resto, teniendo que competir en una segunda ronda, estipulada para el 24 de abril, en la que definitivamente se conocerá el nombre del mandatario de Francia por los próximos cinco años.

De hecho, el actual presidente francés, Emmanuel Macron, parte como favorito, acumulando un total del 26,5 % de la intención de voto, cuando su principal rival, la ultraderechista Marine Le Pen le sigue muy de cerca al desmarcarse de los demás candidatos, pudiendo entrar a una segunda vuelta contra Macron, si obtiene el 21,5 % que le augura el sondeo del Ipsos-Sopra Steria.

Emmanuel Macron busca la reelección

A pesar de haber iniciado su campaña apenas en marzo, debido en parte al actual contexto político bélico que se libra en Ucrania, Macron es sin duda el que lidera las encuestas. El especialista en inversión bancaria, centrista y europeísta resulta ser la opción más segura para los franceses. Fue primero ministro del socialista François Hollande, pero supo desvincularse poco a poco del partido hasta conformar su propia plataforma política: La República en Marcha (LREM).

Con 39 años, se alzó en una segunda vuelta contra Le Pen en 2017, a pesar de haber constituido su partido unos meses antes de los comicios. Desde entonces, su mandato ha estado marcado por las protestas de los “chalecos amarillos”, la pandemia por coronavirus, la recuperación económica y ahora la guerra de Ucrania.

Tras el estallido del conflicto, Macron ascendió hasta seis puntos en los sondeos, una vez que llegó a dejar de lado la campaña y comenzó a fungir de intermediario entre los gobiernos de Rusia y Ucrania, alcanzando el 30 % de la intención del voto, aunque la cifra parece haberse estancado. Entre sus propuestas nacionales se encuentran realizar una mayor inversión en defensa, extender la edad de jubilación por encima de los 65 años y convertir a Francia en la primera nación de la Unión Europea que salga de la dependencia de los hidrocarburos.

El tercer intento de Marine Le Pen

La candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen, se presenta por tercera vez consecutiva para unas elecciones presidenciales, tras perder ante Hollande y el propio Macron. En las recientes elecciones regionales su partido, Agrupación Nacional no ha conseguido gobernar en ninguna entidad. Sin embargo, ahora se consolida en una cómoda segunda posición que le arrebata el sueño al partido LREM.

La política de 53 años, hija del líder ultranacionalista Jean-Marie Le Pen, apuesta por endurecer aún más las políticas migratorias, así como la erradicación del islamismo de Francia. Aún mantiene una fuerte postura contra la UE, pero se ha retractado de sus propuestas por abandonar el club comunitario.

Su partido ha sido conocido por su antisemitismo, su postura xenofóbica, la nostalgia nazi o los coqueteos hacia el presidente ruso Vladimir Putin, de los que Le Pen en esta campaña ha tratado de suavizar para impactar de una manera más “amena” en el electorado. A pesar de las críticas por sus elogios hacia Putin, el contexto económico actual, marcado por el aumento de los precios calzan con su política proteccionista y veladora por el poder adquisitivo de los franceses.

La izquierda francesa recaen en Mélenchon

Hasta ahora sólo uno de los candidatos de izquierda parece superar los dos dígitos en las encuestas. Jean-Luc Mélenchon, con apenas un 15 % se convierte en la esperanza de la muy debilitada izquierda francesa. El líder de 70 años, del partido de extrema izquierda Francia Insumisa, es definitivamente el mejor posicionado de esa ala del espectro para poder llegar a una segunda vuelta, aunque tiene duros rivales por vencer.

Fue senador y ministro por el Partido Socialista, pero comenzó a estirarse más hacia la izquierda, creando su propio partido. A pesar de su no muy favorable tercer puesto, ha logrado arrebatárselo en cuestión de semanas al periodista de ultraderecha Éric Zemmour, por lo que su potencial no ha sido descartado del todo. Fue sentenciado a tres meses de prisión en 2019 por intimidar a agentes de la Policía, mientras estaban registrando su oficina por una investigación por presuntas irregularidades financieras.

Mélenchon apuesta por la salida “por etapas” de Francia de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y está en un rotundo desacuerdo respecto a la entrega d armas a Ucrania para que sus tropas se defiendan de los ataques rusos. Ha prometido invertir en las energías verdes, reducir aún más la edad de jubilación, aumentar a 1.400 euros el salario mínimo e imponer altos impuestos a los ricos para distribuir la riqueza.

Los representantes de la derecha

Como se ha mencionado anteriormente, son 12 candidatos los que concurren en estas elecciones. En un cuarto lugar figura el polémico periodista Éric Zemmour, que es candidato de otra formación ultra y amenaza con quitarles voto s a Le Pen y por eclipsar a la derecha moderada. Zemmour es partidario de las teorías del “gran reemplazo”, que creen que los migrantes musulmanes acabarán por suplantar a los ciudadanos europeos. Ha sido detenido por alentar a la discriminación.

La candidata por la derecha moderada del partido de Los Republicanos, Valérie Pécresse, está al mando de la región de París Île de France desde 2015, fue asesora de Jacques Chirac y ocupó cargos ministeriales en el gobierno de Sarkozy. Se alzaba como una dura contrincante, pero su popularidad ha descendido. Es partidaria de la aprobación de cuotas para la recepción de migrantes y de “robustecer” los requisitos para adquirir la nacionalidad.

Los últimos candidatos

El grupo político Europa Ecología Los Verdes (EELV) ha apostado por el eurodiputado Yannick Jado, propugna acabar con la ganadería intensiva y por realizar la transición a las energías verdes, así como la imposición de tributos a los activos financieros que inviertan en los combustibles fósiles. Su partido, después de la pandemia, ha logrado un aumento importante al entrar a los gobiernos de ciudades como Marsella, Lyon o París y se le augura el 5 % de los votos.

El Partido Comunista francés, que generalmente apoya a Mélenchon, ha apostado por el periodista Fabien Roussel en estos comicios. El partido Resistamos, que defiende el mundo rural y el ecologismo concurre con el diputado Jean Lassalle, quien propugna también la salida de la OTAN, la legalización del cannabis o políticas de fortalecimiento de las relaciones con todos los territorios de ultramar bajo administración francesa.

La actual y primera alcaldesa de París, Anne Hidalgo, por el tradicional Partido Socialista (PS) no enfrenta buenos momentos. De hecho, la opinión pública local habla del declive del partido, que sacó un 6 % de los votos en 2017 y ahora se le augura el 2 %. Sólo está por delante del ultraderechista Nicolas Dupont-Aignan y los candidatos de extrema izquierda Philippe Poutou y Nathalie Arthaud. @mundiario

¿Quién es quién en las elecciones presidenciales de Francia 2022?
Comentarios