En Occidente es donde la mujer ve cumplidos con mayor relevancia sus derechos

Dibujo de Zuleta, de Colombia.
Dibujo de Zuleta, de Colombia.

No sucede igual en los países árabes o musulmanes. Y no es por causa de la fe y los valores morales que el Islam guarda, sino por causas que explica esta analista.

En Occidente es donde la mujer ve cumplidos con mayor relevancia sus derechos

El señor Laarbi Mateis, presidente de la UCIDCE, ha vuelto a pronunciarse como oráculo secular de todo lo que dice representar, perorando sobre los precios de las carnes de vacuno, ovino y ... de mujer.

Cuando este hombre coge impulso ni él mismo puede parar. Ahora compara a la mujer como género con las viandas, que antes han sido ganado y, desde luego, animales.

Muy preocupado, está tan atento a las vejaciones que sufre la mujer que no se le escapa ni aún lo que ocurre en lejanas tierras como las de Sudamérica, sin embargo, nunca dice nada acerca de prácticas en tierras más cercanas que son no sólo una vejación para la mujer, sino un atropello para niñas, como los matrimonios arreglados de menores de edad con señores de nevadas barbas.

La verdad es que este mundo que todos habitamos no es perfecto, aunque haya mucha gente que se empeñe a diario en hacerlo mejor, pues han llegado a tomar conciencia de que la perfección no es una cualidad que pueda predicarse de seres contingentes como los humanos, sino que éstos deben buscarla de forma constante, aunque nunca la conquisten de forma definitiva.

Lejos de un modelo cerrado

En esa tarea todos mejoramos y el mundo con nosotros. Sin embargo, esta tarea está lejos del modelo cerrado que nos proponen señores como Mateis o Benaisa, aunque el primero advierta de que ‘hay que ser muy cuidadoso en la interpretación de los dichos del profeta’ -Dios le bendiga y le de paz- considerando ‘el lugar y el tiempo en que fueron dichos porque las circunstancias cambian’.

¿Si esto es así cómo por parte de ciertos predicadores quiere hacerse ver a todos, musulmanes y los que no lo son, que ni el paso del tiempo ni el cambio de lugar pueden modificar la literalidad de lo transmitido? Éste es un gran problema, porque si esta contradicción no se corrige por parte de ciertos señores, el resultado es la imposición de un concreto paradigma cultural a todo el mundo y no la transmisión de una escala de valores morales, un pensamiento ético de vocación universal.

Lamentablemente, en este sentido no podemos ir muy lejos con personas como el señor Benaisa, que nos ha revelado que en la Biblia se dice que ‘las mujeres no hablen en misa’. Es de suponer que si este señor atropella como lo hace los hadices y el Corán con sus interpretaciones, cómo no iba a atropellar la Biblia, donde nada se apunta en ese sentido, ya que en los llamados Antiguo y Nuevo Testamento, no aparece la misa, como rito religioso.

Problemas graves

Cuando se tapan o se obvian los graves problemas que tienen, por ejemplo las mujeres, en no pocos países árabes y socialmente musulmanes con justificaciones de carácter religioso, apoyándose en textos, se hace un flaco favor a la fe del Islam, pues éste no puede nunca constituir la justificación del tutelaje de la mujer.

No es necesario que relacione prácticas indeseables y abiertamente criminales practicadas en países de mayoría musulmana como la lapidación, los crímenes por honor, los ataques con ácido, la infibilación, la ablación del clítoris, etcétera, sin tener, por fuerza moral, que referirme también al maltrato físico y psicológico, además del asesinato, que sufren las mujeres en países occidentales.

Lo que no es justificable es mirar hacia Sudamérica para no observar la coherencia y tener la honradez de denunciar lo que se tiene mucho más cerca, por aquello de ‘zapatero a tus zapatos’.

Libertad en Occidente

A pesar de los problemas que, específicamente, sufren las mujeres en nuestro ámbito y otros que comparten con los hombres, no se puede tapar el sol con la mano y reconocer que, justamente, en el mundo occidental es donde la mujer ve cumplidos con mayor relevancia sus derechos como ser humano y ciudadana.

Desgraciadamente, no es así en los países, ni árabes ni musulmanes, y ello no es por causa de la fe y los valores morales que el Islam guarda, sino por la perpetuación anquilosada de unas estructuras sociales justificadas en la religión por un orden esencialmente patriarcal, machista, rígido e injusto.

Para vivir ese orden no tiene por qué el señor Mateis desplazarse a ningún lado, puede hacerlo en Ceuta y sin dejar de ser español. Pobre recurso y más triste conclusión.

Existe un cuadro realizado en 1568, llamado 'Parábola de los ciegos', expuesto en el museo di Capodimonte, en Nápoles, cuyo autor es Peter Brueghel el Viejo, donde de forma muy descriptiva se narra el dicho de Isa recogido en el Evangelio de Mateo al decir 'Dejadlos: son ciegos que guían a ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo'. Es lo que les está pasando a los musulmanes de Ceuta, que se están dejando guiar por ciegos, en vez de por líderes sabios, ecuánimes y con visión de un futuro de convivencia.

En Occidente es donde la mujer ve cumplidos con mayor relevancia sus derechos