El Ministerio Público aprecia indicios de delitos en los gastos electorales de Podemos

Unidas Podemos. / RR SS
Unidas Podemos. / RR SS
El Ministerio Público considera que el contrato sellado con Neurona pudo ser simulado y, por tanto, concurrirían dos tipos de delitos: uno de fraude electoral y otro de falsedad documental.
El Ministerio Público aprecia indicios de delitos en los gastos electorales de Podemos

El Ministerio Público ha apreciado indicios de delito en los movimientos contables de Podemos de las elecciones generales del pasado 28 de abril del 2019.

De acuerdo con El País, la Fiscalía genera sus sospechas en el contrato firmado por Podemos con la consultora Neurona, que desde julio también está siendo objeto de las pesquisas del juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, tras recibir una denuncia de supuesta financiación irregular por parte de un antiguo abogado del partido y donde se imputó a la fuerza política por malversación.


Quizá te pueda interesar

Corinna Larsen lanza conjeturas sobre supuestas cuentas del rey emérito en el mundo


En tal sentido, el Ministerio Público considera que el contrato sellado con Neurona pudo ser simulado y, por tanto, concurrirían dos tipos de delitos: uno de fraude electoral y otro de falsedad documental.

Esta presunción adquiere una gran relevancia, ya que es la primera vez que el ministerio público duda de las cuentas de la fuerza política liderada por Pablo Iglesias y pide que se investigue. Por otra parte, profundiza en las sospechas vertidas por el propio Tribunal de Cuentas en su último informe sobre los comicios del 28-A, donde rechazó subvencionar como gasto electoral la facturas con dicha consultora al no haberse acreditado “suficientemente” que elaborara los vídeos de campaña y los carteles de publicidad que dice que le hizo.

En ese documento, el órgano fiscalizador exigía al partido, detalles sobre estas facturas, incluyendo un “presupuesto detallado” con los distintos servicios prestados y su valor económico. Podemos respondió enviando un contrato por “importe de 363.000 euros, firmado electrónicamente el 6 de mayo de 2019″.

A partir de ese momento, el Tribunal mostró entonces sus dudas: la factura de ese contrato se había firmado el 5 de abril de 2019; en el acuerdo no consta una “valoración económica individualizada de lo contratado”; y la empresa proveedora se había inscrito en el registro mercantil el 19 de marzo de 2019, “no coincidiendo su objeto social con las prestaciones contratadas”.

Unos hechos que “permiten fundamentar la existencia de la comisión de un delito de falsedad de documento mercantil y un delito electoral”, según escribe el fiscal jefe del Tribunal de Cuentas, Miguel Ángel Torres, en un escrito. El Tribunal de Cuentas carece de competencias para analizar tales presuntas infracciones penales, por lo que el ministerio público debe valorar si reenviarlas a un juzgado de Madrid.

La formación de izquierdas ha negado siempre estas acusaciones. Defiende que los trabajos contratados a Neurona se ejecutaron y que, incluso, varios miembros de la consultora viajaron a España para sumarse al equipo liderado por el director de la campaña para la cita con las urnas del 28 de abril, Juan Manuel del Olmo, imputado por el magistrado Escalonilla tras la declaración de Calvente. En la oposición se frotan las manos y enfilan contra Podemos y la coalición de Gobierno. “No puede pasar ni un día más sin que Pedro Sánchez dé la cara tras conocerse que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas ve delito en las cuentas de Podemos, el partido de su vicepresidente”, ha afirmado el PP. @mundiario

El Ministerio Público aprecia indicios de delitos en los gastos electorales de Podemos
Comentarios