Marruecos “reconsiderará” su relación con la Eurocámara tras el voto de condena

Parlamento Europeo. / Xurxo Lobato
Parlamento Europeo. / Xurxo Lobato
El Parlamento marroquí ha rechazado la resolución europea que condena el deterioro de la libertad de prensa y las presuntas implicaciones de Rabat en el escándalo de los sobornos del Qatargate.
Marruecos “reconsiderará” su relación con la Eurocámara tras el voto de condena

El Parlamento marroquí ha rechazado con unanimidad la resolución de condena de la Eurocámara, en la que instaba al país magrebí a respetar la libertad de prensa, liberar a los periodistas encarcelados y se les vetaba a los representantes marroquíes del hemiciclo de Estrasburgo por la presunta implicación de Rabat en la trama de corrupción del ‘Qatargate’ que sacudió a las instituciones europeas.

Durante un pleno extraordinario celebrado el lunes y que ha reunido a ambas Cámaras, el Parlamento ha acordado “revisar sus relaciones con el Parlamento Europeo” tras la “inaceptable resolución que ha destruido la relación de confianza”. De hecho, Marruecos advierte que el voto de los eurodiputados pondrá en riesgo “los logros que se han producido en varias décadas” de relaciones bilaterales estratégicas.

El presidente del Legislativo marroquí, Rachid Talbi El Alami, ha leído un comunicado conjunto al final de la sesión para condenar la “campaña maliciosa a la que está expuesta nuestro país”, y ha lamentado que la resolución “socava los cimientos de confianza y cooperación” entre ambos hemiciclos. El resto de partidos políticos igualmente ha cargado contra la Eurocámara, al que han acusado de “injerencista”, de “violar la soberanía marroquí” y de propagar un discurso “colonialista”.

Los representantes políticos marroquíes han lanzado duras críticas y ataques contra el Parlamento Europeo, aludiendo a un posible “chantaje”. Más de un diputado ha hecho alusión a que la condena de Estrasburgo “huele a gas”, en referencia a que Argelia pudo haber interferido para que la resolución saliera adelante, aunque ningún parlamentario ha acusado directamente a su vecino magrebí.

“No tenemos ni gas ni petróleo para comprar ni corromper, pero sí un gran amor a esta patria. Les llamamos a dejar en paz a Marruecos y no obrar por chantaje”, ha expresado Mohamed Ghiat, representante del partido Reagrupación Nacional de Independientes. Más tarde se ha preguntado “si el frío y el gas han remplazado a la declaración de derechos humanos”.

El Parlamento marroquí agradece al PSOE por su apoyo

La resolución de la Eurocámara ha sido adoptada por 356 votos a favor, 32 en contra (incluyendo el voto de 17 socialistas españoles) y 42 abstenciones. “Saludamos la postura de los socialistas españoles y del jefe del Gobierno español que mostraron su desacuerdo”, ha agradecido Ahmed Touizi, representante del Partido Autenticidad y Modernidad, el segundo mayoritario en el hemiciclo.

Sin embargo, la condena expresaba las preocupaciones de los Veintisiete “por las sospechas de que responsables marroquíes hubieran intentado sobornar a eurodiputados” y vetaba la presencia de representantes marroquíes en el Parlamento Europeo, así como se acordó con los cataríes. Ambas naciones protagonizan el escándalo de los sobornos en el que ya hay al menos unos cuatro imputados.

El texto votado por la Eurocámara también exigía a Rabat a cesar los ataques contra la prensa, para que se “respete la libertad de expresión de los medios de comunicación” y se “ponga fin al acoso a los periodistas”. También se pide a las autoridades que cesen con el espionaje contra los informadores a través del uso del polémico software israelí Pegasus, el mismo que habría sido usado para espiar al propio Pedro Sánchez y sus ministros de Defensa e Interior, según la investigación del Citizen Lab.

El Parlamento Europeo además ha denunciado el uso “indebido” de las acusaciones de agresiones sexuales para encausar a periodistas, por lo que ha pedido la liberación inmediata de algunos imputados de delitos por violación y espionaje como Omar Radi (condenado a seis años de prisión), Tofik Buachrin (15 años) y Suleiman Raisuni (cinco años). @mundiario

Marruecos “reconsiderará” su relación con la Eurocámara tras el voto de condena
Comentarios