Lula exhibe su músculo tras declarar en Curitiba por el caso Petrobras

Lula da Silva.
Lula da Silva.

El expresidente de Brasil prestó su primera declaración arropado por miles de seguidores. A estas alturas, es el favorito para ganar las elecciones presidenciales de 2018.

Lula exhibe su músculo tras declarar en Curitiba por el caso Petrobras

El caso Petrobras tiene contra la pared a muchos de los más refutados y famosos políticos de Brasil, quienes han ido cayendo uno por uno desde 2015 acompañados incluso de nombres como Dilma Rousseff y Luiz Inácio da Silva, ambos expresidentes del país sudamericano. Precisamente el segundo prestó declaración este miércoles por las acusaciones que le señalan como uno de los altos mandos de esta red de sobornos. El exmandatario habló durante cinco horas ante el juez Sérgio Moro en Curitiba, en el Estado de Paraná. Concluida su declaración, el carismático líder izquierdista se dirigió a una plaza en la que cinco mil seguidores se congregaron para mostrarle su apoyo. "Si la élite de este país no sabe arreglarlo, a lo mejor va a tener que hacerlo un metalúrgico con estudios de primaria", proclamó ante la enardecida multitud.

Pero sus palabras no van de acuerdo a su situación actual. La del miércoles fue la primera declaración por cualquiera de las tres imputaciones que tiene por el caso Petrobras, que ya es considerada a nivel nacional como una de las vergüenzas más grandes en la historia. Lula, como es conocido da Silva, ha tenido que enfrentar las acusaciones de hace ocho años aceptó una vivienda de tres plantas que pertenecía a una constructora privada en retorno por haberles concedido millonarios contratos públicos. El patriarca del malogrado Partido de los Trabajadores (PT) ha negado esta acusación hasta el cansancio y llegó incluso a decir que no lo hizo porque a su esposa "no le gusta la playa".

Pero este hombre no hace nada por gusto, por algo es uno de los políticos más famosos del país, tanto para lo bueno como para lo malo. La ciudad de Curitiba es una en la que los índices de rechazo hacia su figura son notablemente altos, pero en los días previos a su declaración las calles de la misma se fueron llenado de simpatizantes suyos que provenían de distintos puntos del país, agrupados en sindicatos y movimientos sociales, redacta El País. Esta muchedumbre era ya de miles cuando su guía espiritual llegó el miércoles al medio día. Fue tal la sensación causada por su llegada que los medios de comunicación transmitieron en vivo su periplo del aeropuerto a los juzgados. Cuando llegó a su destino, se bajó del vehículo y fue ovacionado por los suyos mientras portaba orgulloso una bandera de su país. Tras haber declarado, celebró esa suerte de mitín con su gente mientras sus detractores se juntaban en otro punto de la ciudad. Según la policía local, este segundo grupo llegaba apenas a la centena de integrantes.

Encima de todo, la declaración también sirvió como un pulso entre Lula y Moro, quien se ha convertido en héroe nacional por su proceder ante este caso de corrupción. Con las campañas para las elecciones presidenciales de 2018 ya en camino, este evento podría ser un parte aguas. Si el exmandatario es declarado culpable no podrá acudir a los comicios en cuestión como candidato tal y como ha manifestado que planea hacer. No obstante, si se presenta lo haría con la convicción de que ganará por amplio margen, basado eso en encuestas recientes.

Lula exhibe su músculo tras declarar en Curitiba por el caso Petrobras
Comentarios