El laborismo apunta a bloquear la propuesta de Johnson sobre el Brexit

Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista.
Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista.

Un nutrido grupo de diputados de la formación de Jeremy Corbyn apunta a sacar al flamante primer ministro de Downing Street para frustrar su plan de ejecutar la salida de la UE a la mala y sin un acuerdo.

El laborismo apunta a bloquear la propuesta de Johnson sobre el Brexit

Boris Johnson no lo tendrá nada sencillo para ejecutar su promesa de la salida de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre. El Partido Laboralista planea sacar al flamante primer ministro británico de Downing Street pues no desean un Brexit duro y a la mala que pueda tener consecuencias económicas para el país en el futuro. Para lograr ese propósito, los diputados de la formación liderada por Jeremy Corbyn se encuentran inmersos en una ronda de negociaciones con los independentistas de Escocia. Si logran sus apoyos, entonces apelarían a una moción de censura en el Parlamento tras el verano.

Después de presentar la moción de censura contra Johnson y si, finalmente, se logra la aprobación en la Cámara de los Comunes, entonces el laboralismo apuntaría a su siguiente objetivo: forzar las elecciones legislativas y así aprovechar la debilidad del gobernante Partido Conservador. Sin embargo, el panorama electoral debe cambiar para la formación de Corbyn. Según las últimas encuestas, las ciudades donde tiene una gran influencia política aún desconfían de la posición del líder máximo del laboralismo respecto a la salida de la UE.

Como sea, el punto central de la posición del laboralismo para desbancar a Johnson es que estaría dispuesto a “no bloquear” la convocatoria de un nuevo plebiscito soberanista a cambio de forjar una alianza poselectoral con los independentistas escoceses del SNP en el caso de que hubiera comicios anticipados. Ya se ha dicho que Corbyn no desea imitar el modelo del Partido Conservador de designar a su elegido para liderar Downing Street. Al contrario: el líder del laboralismo desea formar una Administración de unidad nacional.

Ante los intentos del laboralismo, la respuesta no tardó en llegar del Gobierno británico. El principal asesor de Downing Street, Dominic Cummings, ha señalado a Johnson que si pierde una moción de censura no se sentirá obligado a abandonar el cargo inmediatamente. En su mano estaría la convocatoria del calendario para nuevas elecciones legislativas, que fijaría para después del 31 de octubre y una vez ejecutado el Brexit a lo salvaje. Sea como fuese el asunto, el funcionario parece no medir que si se apela a esta vía provocaría, entonces, una gran crisis institucional en el Reino Unido. @mundiario

El laborismo apunta a bloquear la propuesta de Johnson sobre el Brexit
Comentarios