La invasión no prevista de Ceuta revela un nuevo fracaso del CNI

Paz Esteban López.
Paz Esteban López.
La operación de invasión de Ceuta por miles de marroquíes tuvo que ser preparada. ¿Cómo es que el CNI no se enteró para que el Gobierno español tomara las medidas adecuadas?
La invasión no prevista de Ceuta revela un nuevo fracaso del CNI

Una operación de la envergadura de la actual invasión de Ceuta por miles de marroquíes, la mayor parte de ellos jóvenes en edad militar, tuvo que ser previamente diseñada y divulgada para que al mismo tiempo miles de personas se lancen al mar para pasar a territorio español. ¿Cómo es que al CNI no se enteró y permitió que el Gobierno español tomara las adecuadas medidas previsoras? Ver ahora las fotos del Ejército español transformado en una ONG de acogida son la expresión de ese fracaso y de la propia ineficacia de lo que debería haberse conocido de antemano. ¿O es que miles de personas decidieron al unísono lanzarse al mar por las buenas el mismo día y a las mismas horas?

No deja de ser una paradoja la lectura de la propia del CNI donde este organismo explica sus funciones. Copio:

“Ante los nuevos retos del escenario nacional e internacional, era necesario disponer en España de un Servicio de Inteligencia especializado y moderno con capacidad para afrontarlos con eficacia. La respuesta a tal necesidad es el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Organismo público responsable de facilitar al Presidente del Gobierno y al Gobierno de la Nación las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones. (Art. 1 Ley 11/2002)”.

Además de su presupuesto ordinario, que aprueban las Cortes Generales, el CNI “para el desarrollo de sus actividades informativas, el CNI tiene una asignación de gastos reservados, cuyo empleo está regulado por la Ley 11/95 de 11 de marzo sobre uso y control de los créditos destinados a gastos reservados. Con la utilización de estos gastos reservados se pretende preservar identidades, acontecimientos, lugares o fechas relacionados con actividades o fuentes del Centro. Pero esto no quiere decir que no haya controles sino que existe un sistema especial de justificación y control que excluye -eso sí- la publicidad”, dice la propia agencia. Ya vemos con qué eficacia.

Falta una explicación

La directora del CNI, Paz Esteban, le debe, junto con el Gobierno, una explicación a la nación. Las últimas noticias que llegan de Ceuta dan cuenta de que miles de marroquíes deambulas por las calles de la ciudad. ¿Dónde se alojarán, de qué van a vivir, dónde comerán?

Esto es una segunda Marcha Verde o peor, ya que se trata de una invasión en toda regla del territorio nacional, de forma pacífica, si, salvo en la valla, pero una invasión. Unos 1.500 de las personas que llegaron a Ceuta son menores de edad, con lo que su acogida es inmediata y no van a ser devueltos, en el caso de que el resto de los invasores lo sean.

La voz de que el mismo día se debía pasar a España tuvo que circular ampliamente del otro lado de la verja, de ahí que insistamos en preguntarnos para qué está el CNI, que tiene como misión precisamente “facilitar al Presidente del Gobierno y al Gobierno de la Nación las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones”. @mundiario

La invasión no prevista de Ceuta revela un nuevo fracaso del CNI
Comentarios