¿Está España preparada para defender Ceuta y Melilla, que Marruecos reivindica de nuevo?

1a (640x480)
Pedro Sánchez con Mohamed VI.
El apoyo de los Estados Unidos a la anexión del Sáhara por Marruecos, pese al referéndum pendiente que la ONU apadrina, ha dado alas a la reivindicación de este país sobre Ceuta y Melilla
¿Está España preparada para defender Ceuta y Melilla, que Marruecos reivindica de nuevo?

El apoyo de la Administración norteamericana al Reino de Marruecos ha complicado siempre los efectos de las relaciones de España con los Estados Unidos e interferido en los propios contenciosos hibernados entre el país alauita y España. El reconocimiento de que el Sáhara pertenece a Marruecos, sin esperar a que se celebre el pendiente referéndum sobre lo que quieren ser los saharauis ha alimentado la vieja pretensión marroquí de ocupar Ceuta y Melilla. En ese sentido, la deslealtad de los Estados Unidos hacia España en este tipo de cuestiones ha sido continuada.

El teniente general Díez Alegría, que en su día llegó a romper las negociaciones con los Estados Unidos, en una de las fases de la renovación, me contó en una entrevista cuya grabación se encuentra depositada en el Arquivo Sonoro de Galicia, las frecuentes tomaduras de pelo a España que, en una de esas fases pretendían entregar como nuevo un lote de material pendiente de la etapa anterior. Aparte, ese material no pudo ser empleado en la guerra de Ifni y hoy sería dudoso que se permitiera utilizar el últimamente cedido en el caso de un conflicto con Marruecos.

Embajadora convocada

Como es sabido, el Gobierno tuvo que convocar de urgencia a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, para pedirle aclaraciones sobre las declaraciones del primer ministro marroquí, Saadeddine El Othmani, en las que augura Ceuta y Melilla “son marroquíes como el Sáhara”. Y mientras esto ocurre miles de jóvenes marroquíes, de buen aspecto, en edad militar, con el pasaporte en regla, llegan por oleadas a Canarias y sin alojados en hoteles o consiguen trasladarse a España, sin el menor control, mientras se suspende la cumbre hispano-marroquí que debería celebrarse entre ambos países, por parte de Rabat a escasos días de que se celebrara. Todo eso, sin olvidar que el Parlamento marroquí ha aprobado la ampliación de sus aguas jurisdiccionales, a partir del Sahara, lo que afecta al mar territorial de España en torno a las Canarias.

el-gobierno-enviara-la-policia-a-cataluna-si-torra-no-garantiza-el-control-de-la-calle (640x480)

Pedro Sánchez y el primer ministro marroquí Saadeddine El Othmani,

Tras el anuncio de Estados Unidos de que reconocía como marroquí el Sáhara Occidental, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, sostuvo que la solución al problema del Sáhara Occidental “no depende de la voluntad o de una acción unilateral de un país, por muy grande que este país sea», sino que «el centro de gravedad está en la ONU”. Sin olvidar que ese reconocimiento marroquí fue la contraprestación de un pacto para que Marruecos reconozca a Israel y mantenga relaciones diplomáticas con este país.

La defensa de Ceuta y Melilla

El primero de nuestros potenciales conflictos que estudian nuestros especialistas ha sido siempre la defensa de Ceuta y Melilla. Y el asunto renace cada vez que se anuncia, como ahora que, al conmemorarse el 45 aniversario de la “Marcha Verde”, el reino Alauita vuelto a traer al escenario internacional la reivindicación sobre lo que en Marruecos llaman las “ciudades cautivas”, que asegura volverán a ser suyas como lo es el Sahara, con el respaldo norteanericano.

Durante muchos años el plan español de defensa de las que antes se llamaron “Plazas de soberanía en el Norte de África” se denominó “Plan Ballesta” y contemplaba un desembarco de tropas aerotransportadas y paracaidistas detrás de las propias líneas marroquíes, además del ataque por mar y aire a alguna de sus ciudades para reducir la presión sobre las ciudades españolas, antes de recuperarlas. La invasión de Perejil fue un ensayo para ver qué haría España. Mucho criticaron Aznar por hacer lo que hizo, muchos piensan que, si llega a ser hoy, los marroquíes seguirían allí, y se abriría un diálogo.

Hay dos incógnitas, no demasiado favorables a España. Donde las cosas pintan peor es en una hipotética ayuda de Europa, dada sus vinculaciones e intereses comerciales de Marruecos con Francia, su protectora. Otro de los problemas viene del acuerdo de adhesión a la OTAN. Ambas plazas y sus islotes quedaron fuera del Tratado. En caso de amenaza, España no podría pedir ayuda aliada en base al artículo 5, utilizado tras el 11-S por EEUU, según el cual los países aliados están obligados a ayudar en la defensa de uno de los miembros. Quizá nos pudieran servir de alguna ayuda Argelia o los propios saharauis.

3 (640x480)

Los regulares de las guarniciones de Ceuta y Melilla

No podríamos fiarnos de los Estados Unidos: No olvidemos que cuando en 1957 el Ejército Real Marroquí, disfrazado de bandas armadas, atacó Ifni, España no pudo emplear en la defensa de aquel territorio el material de origen norteamericano cedido a nuestro país como consecuencia de los acuerdos de 1953. Nuestros paracaidistas se lanzaron desde los viejos Junkers alemanes de la II Guerra Mundial y la infantería se batió con los mosquetones “Modelo Coruña” de 1945.

El papel de los gallegos

En el “Plan Ballesta” tendría destacado papel una unidad gallega, la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable “Galicia VII”, de guarnición en Figueirido, Pontevedra, y Siero, Asturias, con la Caballería en Valladolid, ya que debería ser rápidamente trasladada al escenario del conflicto y asegurar una posición de fuerza dentro de la propia retaguardia marroquí. Con una guarnición, que entre ambas plazas ronda los 6.000 efectivos, según los cálculos más optimistas, y un elevado porcentaje de soldados de origen marroquí, se cuenta con que Ceuta y Melilla tendrían pocas posibilidades de resistir por sí solas.

En cada una de estas plazas se cuenta con un regimiento de Caballería Acorazado, un grupo de Regulares, un regimiento de Artillería Mixto, un batallón del Cuartel General de la Comandancia General, un regimiento de Ingenieros, un Tercio de la Legión y Unidad Logística. Si bien este dato nunca se ofrece de manera concreta por quien puede darlo, se calcula que 4 de cada 10 soldados es musulmán y en buena medida de origen marroquí.

Posesiones españolas en el Norte de África (640x480)

Los enclaves y ciudades españolas del Norte de África

Hace ahora diez años, el diario “El País” publicó una amplia investigación sobre el futuro de ambas ciudades, augurando un crecimiento exponencial de la población musulmana, de modo que para el 2020 será mayoría, si bien desde las propias organizaciones islámicas se afirma que ya lo son ahora. La comunidad que más crece es la de origen marroquí, como era de esperar. Pero en ambas ciudades, además de cristianos, coexiste una importante presencia judía, en gran parte descendiente de los expulsados por los Reyes Católicos

La información como elemento clave

Los expertos de nuestro Estado Mayor sostienen, como parece lógico, que el éxito en la defensa de Ceuta y Melilla se apoya en disponer de información previa para estar listos ante el ataque y desplegar los medios de defensa hasta la llegada de refuerzos o el contrataque desde la península. Los movimientos de tropas hostiles deberían ser alertados por el satélite de observación Helios, cuyo centro de operaciones está en la Base de Torrejón en Madrid, pero España sólo dispone del 13% del tiempo de observación. Asimismo, el Ejército del Aire cuenta con el programa Santiago, para el que dispone de escasos medios aéreos de espía. A este medio se unirían los aviones de observación RF-4C Phantom que cubrirían amplias zonas, mientras que desde la costa actuaría la Armada. España reaccionaría enviando cazas F-18, F-1, Harrier, el Grupo Alfa de la Armada y la Fuerza de Acción Rápida: la Legión, la Brigada Paracaidista y la Brigada Ligera Aerotransportada, como queda dicho.

El citado diario daba ya entonces un dato escalofriante: Un informe militar reservado titulado "Vulnerabilidades y amenazas permanentes" de Ceuta, aseguraba que los musulmanes ceutíes serán mayoría en un plazo de 13 años, y que de esa comunidad sólo un 40% era proespañol declarado. Los claramente "promarroquíes" los cifraba en el 10%. Entre las acciones futuras se reclamaba destacaba un "especial seguimiento a los militares musulmanes y el control del integrismo en los cuarteles".

Plan de evacuación

Abundan los datos que en España se ignoran, como el hecho de que la Comandancia General de Ceuta hubiera elaborado planes y mapas estratégicos reservados en los que se marca la línea para evacuar a la Península a la población civil, unas 70.000 personas, en el supuesto de una agresión militar marroquí. Entre los argumentos que Marruecos puede esgrimir para hacerse con ambas ciudades, según el informe de Defensa, destacan pretendidos “derechos históricos y la voluntad mayoritaria de la población”. Pero otros muchos creen que se impondrá la fuerza normativa de los hechos y que los propios musulmanes de origen marroquí o no preferirán seguir siendo españoles.

A una bereber amiga mía le pregunté qué harían sus hermanos de Melilla si sus primos del otro lado atacan. Su lógica me tranquilizó: “Pues pensarán cómo se vive en Marruecos y cómo en España y, sólo por eso, no dudo que elegirán quedarse con España”.

El rearme de Marruecos

Los observadores en materia de defensa han señalado varias veces que, con ayuda americana, Marruecos lleva a cabo un amplio programa de rearme en todos los ámbitos. La última compra destacada fueron 25 nuevos cazas F-16 y la modernización de otros 23. EEUU es el principal proveedor de la gran mayoría de sus últimas adquisiciones, las fuerzas armadas marroquíes se están dotando de material occidental con un elevado nivel tecnológico. Oficialmente todas estas ventas de armamento de "penúltima generación" son para modernizar su ejército y contrarrestar la también importante escalada armamentística de otros vecinos, como Argelia.

Hay que recordar que el Gobierno de Pedro Sanchez aprobó en el año 2019 una partida de nada menos que de 32 millones de euros de todos los españoles para supuestamente ayudar a Marruecos económicamente para controlar la inmigración ilegal, en las fronteras de las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla. Marruecos se gastará más de 5.000 millones de dólares en armamento de última generación y recibirá 36 helicópteros de ataque AH-64E Apache, a lo que hay que añadir todo el equipamiento y misiles de combate, por valor de 4.200 millones de dólares. Pero España le manda efectivo y una flota de modernos vehículos policiales, que no están sirviendo para mucho. @mundiario

¿Está España preparada para defender Ceuta y Melilla, que Marruecos reivindica de nuevo?
Comentarios