La hegemonía del PP, en peligro ante la creciente fuerza del BNG en Galicia

Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda. / Mundiario
Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda. / Mundiario
A tan solo una semana de las elecciones autonómicas, una encuesta de 40dB. para El País y la Cadena SER revela que la mayoría absoluta del PP en Galicia, liderado por Alfonso Rueda, está en entredicho.
La hegemonía del PP, en peligro ante la creciente fuerza del BNG en Galicia

La contienda política en Galicia ha tomado un giro inesperado a medida que nos acercamos a las elecciones autonómicas del 18 de febrero. La encuesta realizada por 40dB. para El País y la SER revela que la mayoría absoluta que ostenta el PP, que parecía sólida hace un mes, ahora se encuentra en una posición más frágil. Aunque la candidatura de Alfonso Rueda sigue siendo la favorita, su tendencia a la baja en la segunda mitad de la campaña podría poner en riesgo la hegemonía que su partido mantiene desde hace 15 años en el Parlamento autonómico.

Los populares, que parecían encaminados hacia una victoria similar a la de 2020, han perdido dos puntos en intención de voto desde enero, situándose en un 45,2%. La encuesta sugiere que la mayoría de 38 diputados necesaria para asegurar la continuidad en la Xunta ya no está garantizada. Con una proyección entre 36 y 40 escaños, el PP se enfrenta a la posibilidad de perder su posición dominante.

El auge del Bloque Nacionalista Galego (BNG) es uno de los elementos más destacados de esta encuesta. En un mes, han experimentado un crecimiento de más de cinco puntos, alcanzando un 30% de intención de voto. Ana Pontón, líder del BNG, ha consolidado su posición, amenazando con superar claramente al PSdeG-PSOE. La encuesta coloca al BNG en una horquilla de entre 22 y 25 escaños, lo que los convertiría en una fuerza crucial en cualquier alternativa de gobierno.

La campaña, que ha visto un cambio en el clima político, refleja un interés creciente de los votantes en un Gobierno de coalición de izquierda. Un 46,5% de los encuestados prefiere esta opción, superando significativamente a aquellos que desean que el PP continúe en solitario (29%) o que forme una alianza con Vox (7,5%).

El liderazgo de Ana Pontón se destaca en la encuesta, ya que se sitúa en segundo lugar detrás de Alfonso Rueda en las preferencias para presidir Galicia. Mientras Rueda lidera con un 33,2%, Pontón le sigue de cerca con un 30,4%. Además, Pontón cuenta con una aprobación significativa, con casi la mitad de los encuestados expresando una opinión favorable hacia ella, en comparación con el 38% de Rueda. Incluso entre los votantes del PP, más del 21% tiene una opinión positiva de la líder nacionalista.

Los socialistas, liderados por José Ramón Gómez Besteiro, enfrentan una situación desafiante. La encuesta indica que el PSdeG-PSOE podría experimentar los peores resultados históricos, pasando del 19,4% al 15,6% de los votos, quedándole entre 10 y 13 diputados. La movilización del electorado socialista se presenta como un desafío, ya que no alcanza el 60% la porción de votantes seguros de acudir a las urnas, a diferencia de otras fuerzas políticas que superan el 70%.

La última semana previa a las elecciones será crucial para definir los resultados finales. El respaldo del presidente Pedro Sánchez a Gómez Besteiro destaca la importancia que el PSOE otorga a este proceso electoral en el contexto político nacional.

Sumar, la coalición que busca superar la barrera del 5%, se enfrenta a una competencia intensa, especialmente por parte del BNG. Yolanda Díaz, en apoyo a su candidata, Marta Lois, apuesta por un Gobierno tripartito y destaca las diferencias entre su opción y las posturas de Bloque y PSOE.

En este momento, el PP modifica su estrategia, alejándose de la polarización nacional. El viraje se refleja en la evolución de Feijóo, que inicialmente presentó la elección como "o Rueda o Sánchez". Sin embargo, ahora destaca que "Galicia es mucho más que Sánchez". La estrategia inicial de llevar la campaña al terreno de la política nacional parece perder fuerza, y la encuesta sugiere que esta táctica no está teniendo un impacto significativo.

La próxima semana será decisiva para la configuración del nuevo gobierno gallego, con el PP luchando por mantener su mayoría, el BNG consolidando su crecimiento y el PSdeG-PSOE enfrentando una situación complicada. Los resultados finales dependerán de la movilización del electorado y de cómo los partidos gestionen las alianzas y coaliciones en un escenario político cada vez más impredecible. @mundiario

Comentarios