La fuerza de las eléctricas demanda su nacionalización y cambios en el Gobierno de Rajoy

¿Avanzamos hacia un modelo energético sostenible?
¿Avanzamos hacia un modelo energético sostenible?

El choque patronal con el Gobierno, las divisiones dentro del mismo, los enfrentamientos de los ayuntamientos y universidades con la Xunta y la corrupción, caldo de cultivo para una explosión social.

La fuerza de las eléctricas demanda su nacionalización y cambios en el Gobierno de Rajoy

El ministro de industria, José Manuel Soria, asegura, con la contundencia que la caracteriza (? ) que la subasta para fijar los precios del fluido eléctrico, para los próximos tres meses, fue  una “clara manipulación… para modificar los precios” y, por ello, ha tomado la decisión de intervenir, anular tal subasta y poner a la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia a trabajar para saber exactamente lo qué ha pasado en los prolegómenos de la misma para obtener los resultados alcanzados y que conllevan a una subida de la energía eléctrica, superior al once por ciento. El ministro se siente arropado por el Presidente, aunque a todos les pasa lo mismo cuando están en apuros.

Por su parte,  las eléctricas, con fuerza inusitada en patronales, afirman que lo que realmente ha puesto de manifiesto esta subasta “es el fracaso de la reforma eléctrica emprendida por el ministro Soria”, el mismo día que fue aprobada. Pero no se quedan ahí, sino que entran, se supone que con conocimiento de causa, en la acusación directa al ministro de ser el responsable del actual  precio de la luz, pues, según ellas, “lo que pagan los consumidores a través de su tarifa  sirve para costear los errores políticos de las Administraciones y no para cubrir los costes del suministro eléctrico”. Reconocen además que la actual situación es “insostenible”. Por supuesto que sí; pero mucho más para la totalidad de los consumidores, sean personas individuales o jurídicas, que no entienden, primero el recibo de la luz y después el por qué se hacen las subastas si no sirven para determinar los precios… ¿A qué se está jugando? ¿Por qué no se acude a la fiscalía?

Con las posturas de unos y otros totalmente enfrentadas, el Gobierno de España completamente dividido ante éste y otros muchos temas y los consumidores impotentes de hacer frente a tremendas subidas mientras los que suben, se forran, - las eléctricas tienen extraordinarios resultados- es urgente darle una solución al tema y no como pretende el Gobierno, ahora de forma transitoria y más adelante ya se verá. Porque lo transitorio, pasa el tiempo y se convierte en definitivo. Los consumidores expectantes, a través de sus asociaciones, ya han puesto el grito en el cielo, mientras los expertos independientes comienzan a pensar que, a la vista de las posibles y supuestas irregularidades cometidas en las subastas  realizadas en los últimos años y dadas por buenas por parte de la Administración, convendría estudiar, con urgencia, no fijar el precio último o más alto a cobrar, sino proceder a la nacionalización de todo el sector eléctrico y a apartar del Gobierno a aquellos ministros, que por haches o por bes, pudieran no estar  interesados en cortar por lo sano. Son muchos los problemas que acumula ya el actual Gobierno por más que sea, o por eso mismo, el tercero más duradero de la democracia, para seguir perdiendo el tiempo.

Pero si las cosas a nivel del Estado no marchan  como era de esperar, a nivel autonómico la cosa no está mejor. El número de alcaldes, en contra del incremento de tasas por parte de Sogama, aumenta  notablemente, porque saben que no pueden repercutirlo y la empresa  no da alternativas; el lío tremendo que la Consellería de Educación, para contentar a los poderes fácticos de A Coruña con parte de la Facultad de Medicina, ha generado entre las universidades de Santiago, A Coruña y Vigo, actuando esta última de comparsa, y el Sergas, no por viejo, sino por eso mismo, no hay quien lo entienda; las pérdidas permanentes de los tres aeropuertos, por falta de capacidad coordinadora en el ente competente y las divisiones  dentro de las diferentes fuerzas políticas, son  problemas que unidos a los propios de cada familia, porque todos o la mayor parte de sus miembros están en paro, y a los de la corrupción  en casi todos los ayuntamientos de ciudades importantes del Antiguo Reino, forman el caldo de cultivo ideal para una imparable explosión social que se sabe como empieza, pero no como termina. Evitarla, que es posible, corresponde a hombres con altura de miras.

¡Feliz Navidad desde MUNDIARIO!

La fuerza de las eléctricas demanda su nacionalización y cambios en el Gobierno de Rajoy
Comentarios