Decálogo editorial de MUNDIARIO para América Latina con México en el punto de mira

Trump, Peña, Santos y Macri.
Trump, Peña, Santos y Macri.

Sea cual sea, la relación entre México y Estados Unidos tomará un nuevo rumbo en seguridad, cooperación y prosperidad. MUNDIARIO considera fuera de lugar las advertencias y amenazas del republicano Donald Trump.

Decálogo editorial de MUNDIARIO para América Latina con México en el punto de mira

MUNDIARIO ha fijado recientemente su posición editorial sobre las agendas políticas de España y Estados Unidos, coincidiendo con las elecciones de Mariano Rajoy y Donald Trump. En esta ocasión lo hace sobre América Latina, igualmente mediante un decálogo que pivota sobre México, ya que este país no sólo es el más poblado del área latinoamericana sino el que está más en el punto de mira, a raíz de las amenazas de Donald Trump. En la campaña que le llevó a la presidencia de los Estados Unidos, el republicano Trump fue muy duro contra México y los mexicanos. Prometió revisar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte, que es el motor de las exportaciones mexicanas; construir un muro entre los dos países, y deportar a inmigrantes ilegales. Donald Trump ya ha acordado reunirse con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tras la toma de posesión de enero. Sea cual sea, la relación entre México y Estados Unidos tomará un nuevo rumbo en seguridad, cooperación y prosperidad. MUNDIARIO considera fuera de lugar las advertencias y amenazas de Trump.

En general, la democracia actual en América Latina se sitúa frente a una crisis de representación, delegación y participación. Cada vez son más los ciudadanos que se perciben lejos de sus representantes, cuestión que ha motivado niveles de abstencionismo en los procesos electorales que alcanzan picos elevados, lo cual deviene y genera ciudadanos con escasa formación, o ningún interés en la participación política.  A ello se ha sumado la ausencia de proyectos de carácter programático con los que los partidos políticos sean capaces de generar adhesión en los electores, razón por la cual se vota cada vez más por figuras personalistas y no por las organizaciones partidarias. Estos hechos han reducido los partidos a máquinas electorales que se ponen en marcha únicamente en tiempo de elecciones. Es este contexto el que tiende a favorecer prácticas de carácter populista en la región.  Por ello, desde MUNDIARIO consideramos que la responsabilidad de los medios de comunicación no debe limitarse a informar, con veracidad, sino también a analizar a fondo el proceso político de los países latinoamericanos, velando por el correcto cumplimiento de los valores democráticos, las normas, y el irrestricto respeto a los derechos humanos en la región.

Enrique Peña Nieto y Donald Trump. / CNN
Enrique Peña Nieto y Donald Trump. / CNN

 

Este Decálogo editorial de MUNDIARIO para América Latina es parte de un ejercicio de transparencia y respalda en sí mismo una serie de criterios entre los que prima el valor de la democracia y el apoyo al marco general de reglas, procedimientos, participación, delimitaciones y requisitos para consolidarla. Incluye los siguientes diez puntos:

> PARTICIPACIÓN. Procede fomentar el carácter participativo de la democracia en los distintos países de América Latina, tomando en cuenta los diferentes ámbitos de la actividad pública que contribuyan a la consolidación de los valores democráticos y la libertad de los pueblos, partiendo siempre de escenarios de paz. En ese sentido, América Latina puede sentirse orgullosa de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha sido galardonado con el Premio Nobel de la Paz 2016 por sus esfuerzos en el proceso para poner fin a la guerra acordado con la guerrilla de las FARC.

> MODELO PRODUCTIVO. Parece aconsejable estimular un modelo basado en la solidaridad y la cooperación del aparato productivo de cada Estado, sobre la base de un crecimiento económico y un desarrollo social que estén fundados en la justicia y la equidad, cuyos ideales son comunes y se refuerzan mutuamente.

> MEDIO AMBIENTE. Enfatizar que un entorno natural íntegro es crucial para el desarrollo integral del ser humano, lo que a su vez contribuye a la democracia y la estabilidad política, nos parece básico. Además de ello, abanderamos la explotación responsable de los recursos naturales de América Latina por parte de compañías nacionales y/o multinacionales extranjeras. 

> EDUCACIÓN. América Latina precisa garantizar la educación como un medio eficaz para fomentar la conciencia de los ciudadanos con respecto a su país, y de esa manera poder avanzar en el logro de una mayor participación ciudadana. El proceso de toma de decisiones que tiendan al desarrollo de los recursos humanos para el logro de un sistema democrático sólido no puede ser ajeno a la educación.

> SEGURIDAD SOCIAL. Un objetivo irrenunciable pasa por perseverar en el fortalecimiento de un sistema de seguridad social que se mantenga firme en el combate contra la pobreza, especialmente en lo que respecta a la eliminación de la pobreza extrema, ya que su consecución es cardinal para la consolidación de la democracia en la región.

​> HOMBRES Y MUJERES. Equiparar social y económicamente a mujeres y hombres, en el marco de un plan contra la violencia sexista, es otro objetivo compartido.

> ORGANISMOS REGIONALES. América Latina precisa fortalecer la asociación de sus países tanto en materia política como económica, enfatizando los beneficios de la integración efectiva como un bloque común que se desenvuelve en un mundo globalizado. 

> INCLUSIÓN. Respetar la diversidad étnica y cultural de los distintos países de América Latina, reconociendo su situación especial como un subcontinente multilingüe y multicultural, forma ya parte del ideario de este periódico. 

> CIUDADANÍA. Desde MUNDIARIO confiamos en mejorar la representatividad de los ciudadanos, por lo que procede regular la rendición de cuentas de los diputados, funcionarios y cualquier representante electo ante sus electores.

​> CORRUPCIÓN Y LIBERTADES. Luchar contra la corrupción y fiscalizar las cuentas de los partidos políticos y de los grandes contratistas de la Administración parece otro objetivo irrenunciable, del mismo modo que evitar las desviaciones de poder, respetar la separación de poderes y garantizar la libertad de expresión.

Este decálogo complementa el Decálogo de Principios de MUNDIARIO.COM, orienta la línea editorial de MUNDIARIO en América Latina y compromete a sus redactores y colaboradores, que deberán tenerlo siempre en cuenta, con independencia de los gobiernos de turno. En ningún caso eso supondrá que MUNDIARIO renuncie a publicar opiniones discrepantes con algún punto de su propio decálogo, siempre que sus autores lo hagan mediante críticas razonadas. MUNDIARIO hace público este decálogo por respeto a sus lectores, a quienes se debe en todo momento.

Decálogo editorial de MUNDIARIO para América Latina con México en el punto de mira
Comentarios