Tres versiones del problema catalán que complican su solución

Inés Arrimadas.
Inés Arrimadas.

Según Eduardo Mendoza, un escritor catalán con muchos premios en su haber, el problema catalán es diferente visto desde Cataluña, desde el resto de España o desde el extranjero.

Tres versiones del problema catalán que complican su solución

Para un catalán secesionista el problema está en que España sigue anclada en el franquismo y que la oposición en Cataluña está dirigida por un falangista llamado Albert Rivera y comandada por una xarnega llamada Inés Arrimadas. Podría parecernos sencillo desmontar un argumento tan simple pero no lo es, y no lo es porque así como en Alemania, Francia, Italia, o cualquier otro país europeo su manera de construir nación ha sido olvidar el pasado corriendo una cortina que refleje la luz hacia el futuro, aquí se nos ha dado por la memoria histórica y tratar incluso de juzgar los crímenes del franquismo, los realizados por aquellos que hoy en día están muertos o no bajan de cien años, y por supuesto no juzgar los crímenes del bando contrario.

El Gobierno ha permitido que se adoctrine al que no sabe con falsas promesas y hechos históricos creando una utópica realidad

Esa forma de manejar el odio y resentimiento por la izquierda, PSOE y Podemos, ha calado en aquellos que no han vivido en el franquismo ni saben siquiera lo que representó mas allá de unos cuantos tópicos que han oído contar (no olvidemos que los menores se 43 años nacieron con Franco muerto aún sin contar que el dictador ya llevaba muchos años con la dictadura tornada en dictablanda. Esta triste manera de trazar barreras dibuja a una España franquista heredera del fascismo como si los catalanes fuesen la reserva democrática de España cuando la realidad es que ninguna región ha dado mas homenajes y premios a Franco que Cataluña, claro que para quien cambia la Guerra de Sucesión entre carlistas y felipistas en una guerra de secesión todo es posible. 

Como nos dice Fátima de la Fuente, prestigiosa investigadora y escritora, hay que "enseñar al que no sabe y no confundir al que no entiende", justo lo contrario de lo que ha acontecido aquí donde el Gobierno ha permitido que se adoctrine al que no sabe con falsas promesas y hechos históricos creando una utópica realidad que ahora muchos no quieren abandonar. Así es como se percibe en el resto de España que no acaba de comprender que dos millones de catalanes se hayan creído lo que les enseñaban en el colegio, la universidad, o en la TV3 controlada por los independentistas.

Para esta parte de España es algo tan inexplicable como creer hoy que el universo tiene 7.000 años de antigüedad. Todos los políticos con experiencia - Felipe González, Guerra, Aznar, Roca, Vargas Llosa, etc.- no entienden que no haya sido posible un diálogo dentro de la legalidad pero la realidad es los sediciosos solo quieren hablar del referéndum y los partidos constitucionalistas solo quieren diálogo dentro del Estatuto y la Constitución, aunque solo sea para modificarlos.

La tercera visión es la del exterior. Tanto la ONU como la UE han dejado clara su postura en contra de que la secesión pueda hacerse legalmente, incluso la consulta reclamada incumple casi todos los requisitos del Comité de Venecia, organismo que se encarga de la consultas en Europa. Hay que reconocer que los sediciosos nunca han abandonado su lucha y han conseguido hacerse visibles logrando apoyos en otros partidos secesionistas, de extrema derecha y de Maduro, el Presidente de Venezuela al que le hace felíz complicarle la vida a Rajoy, mientras el Gobierno de Rajoy ha abandonado completamente la obligación de explicar que es lo que está sucediendo en Cataluña, tanto es así que la siempre responsable Inés Arrimadas ha decidido ir a Bruxelas para contar otra versión muy diferente a la dada por Puigdemont y los suyos, algo que probablemete convencerá porque ya ha convencido a toda España que ella es la que siempre acierta y Rajoy el que deja que las cosas se compliquen hasta la situación actual.

Nos decía Felipe González en su entrevista con Jordi Évole que él se mantiene en contacto con múltipkes dirigentes internacionales y que todos los gobiernos tienen muy clara la situación real. La realidad es que nuestra Constitución tiene lagunas y se olvidó de prohibir expresamente la secesión, eso que han hecho todas las constituciones del mundo menos el Reino Unido que por sus características no tiene. Ese pequeño detalle es lo que permite que en esos paises sea delito conspirar y por lo tanto los partidos independentistas están ilegalizados.

Ahora no se ve otra salida que mantener el 155 hasta que haya un Govern que se comprometa a seguir los cauces legales para gobernar e incluso endurecerlo si no se corrigen las claras irregularidades

Aquí, gracias a tener una Constitución de las más democráticas y abiertas, hay que resolver el problema creado con nuestras garantistas leyes en la mano. Dice Felipe González  que se tendría que haber dado una solución política al margen de las diligencias que pudieran hacer los jueces.y como ejemplo menciona que el 155 se tendría que haber aplicado cuando Artur Mas convoca el referéndum del 9-N, una ilegalidad y una insumisión, y de no haberlo hecho, aplicarlo el 7 de septiembre como pidió Ciudadanos cuando se aprueba la Ley de Transición, algo intolerable políticamente. No se hizo por ese tancredismo de Mariano Rajoy y llegó el 1-O y todo lo que vino a continuación.

Ahora no se ve otra salida que mantener el 155 hasta que haya un Govern que se comprometa a seguir los cauces legales para gobernar e incluso endurecerlo si no se corrigen las claras irregularidades en TV3, RadioCat, y los Mossos. Y si Rajoy no quiere tomar iniciativas, que apoye las de Inés Arrimadas y Ciudadanos, el partido que ganó las elecciones en votos y en escaños, y que está pidiendo cosas tan lógicas como que los fugados de la justicia no puedan ser electos. No olvidemos que cuando se tienen los escaños pero no la mayoría de votos, se debe gobernar para todos, algo que siempre es obligatorio pero en esas circunstancias aún más. @mundiario

Tres versiones del problema catalán que complican su solución
Comentarios