La ultraderecha y la izquierda disputarán una segunda vuelta de presidenciales en Chile

Elecciones en Chile. Twitter
Elecciones en Chile. / Twitter
El ultraconservador José Antonio Kast se impone en los comicios, pero no escapa al balotaje con el izquierdista Gabriel Boric para definir al sucesor de Sebastián Piñera. 
La ultraderecha y la izquierda disputarán una segunda vuelta de presidenciales en Chile

La ultraderecha y la izquierda disputarán una segunda vuelta de presidenciales en Chile. El ultraconservador José Antonio Kast ha logrado imponerse en los comicios de este domingo, pero no con la suficiente ventaja como para escapar del balotaje con el izquierdista Gabriel Boric. El sucesor de Sebastián Piñera en el Palacio de La Moneda se definirá el próximo 19 de diciembre.

15 millones de chilenos estaban llamados este domingo a escoger al próximo mandatario y renovar buena parte del Parlamento, en unos comicios marcados por el estallido social de 2019, que cambió de raíz el escenario político en la nación más próspera de la región. 

En total, eran siete los candidatos que se habían postulado para ocupar el Palacio de la Moneda y que debían obtener más del 50% de los votos en la jornada para ganar en primera vuelta, algo que se antojaba complicado en el contexto actual. Las últimas encuestas publicadas ya anticipaban un duelo final entre el ultraderechista José Antonio Kast, y el izquierdista Gabriel Boric. 

"En los últimos 30 años, tuvimos siete elecciones presidenciales aburridas, pero Chile dejó de ser un país predecible y ahora estamos sumidos en la máxima incertidumbre", ha afirmado Raúl Elgueta, experto en ciencias políticas de la Universidad de Santiago. Cristóbal Bellolio, doctor en filosofía política y profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez, coincide: "Desde el año 1989 a la fecha, en Chile siempre supimos quién iba a ser el próximo presidente con dos años de anticipación. Ahora, la incertidumbre es total". 

Propuestas extremas, mejor posicionadas 

Como reflejo de la reciente agitación en Chile y de una política cada vez más polarizada de América del Sur, las propuestas más extremas son las que han quedado mejor posicionadas: por primera vez queda fuera de la discusión el centro, ya sea escorado hacia a la derecha (con Sebastián Sichel, el independiente que representa a la derecha oficialista de Piñera) o la izquierda (representada por la senadora democristiana Yasna Provoste, hija política de la desaparecida Concertación de partidos que gobernó Chile ente 1990 y 2010).

Así, la contienda parece reducida a dos candidatos principales que representan visiones de gran contraste. De un lado, Boric, el ‘izquierdista millennial’, militante del Frente Amplio que ha hecho alianza con el Partido Comunista, que lideró  las protestas hace una década y que cuyo proyecto está basado en la ampliación del papel del Estado hacia un modelo de bienestar “similar al de Europa”.  

Del otro, Kast, el derechista que no ha cortado con el legado de la dictadura de Augusto Pinochet, cabeza visible del recién formado Partido Republicano, que promete “la recuperación de la paz perdida”, menos Estado y más libertad económica, la reducción de los impuestos corporativos y la burocracia gubernamental, con un discurso aderezado por la política antiinmigrante, contrario al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo  y que defiende el papel de la religión en las escuelas.

Los dos aspirantes han intentado restar importancia al radicalismo en el pulso por ocupar la Presidencia chilena, con la esperanza de atraer a los votantes moderados y a los indecisos, que constituyen el grueso del electorado.

Gabriel Boric y José Antonio Kast en un debate. Twitter

Gabriel Boric y José Antonio Kast en un debate. / Twitter

La recuperación tras la pandemia, las demandas sobre los pagos de jubilación, los altos costos de la educación privada, las brechas entre los servicios de salud públicos y privados, la desigualdad o el aumento de la inmigración, así como la aprobación o el rechazo al texto de la nueva Carta Magna, son algunos de los retos que deberá afrontar el nuevo Gobierno chileno. 

En la jornada de este domingo se eligen, además, los 155 miembros de la Cámara de Diputados, 27 de los que serán 50 senadores y los consejeros regionales, conformando así el tablero político para los próximos años, a la espera de los resultados del trabajo de la Convención Constitucional. @mundiario
 


 

La ultraderecha y la izquierda disputarán una segunda vuelta de presidenciales en Chile
Comentarios